Windows 10, ¿qué hay de nuevo, viejo?

Es imposible no ponerle las manos encima a Windows 10 sin esbozar una sonrisa, sin sentir el gusanillo de los momentos importantes y sin ver cumplidas todas nuestras expectativas, amor de verano le llaman. Pero si de algo debe huir quien busca el amor verdadero es de esos primeros besos, de los amigos que te dicen lo guapa que es tu nueva conquista y de los positivos mensajes de la suegra. Siempre y cuando se quiera conocer con frialdad qué se lleva uno realmente al catre...

Podría decir que Windows 10 es la repanocha, que me encanta su propuesta y que será todo un éxito entre los consumidores. Pero sería una verdad a medias, porque como se han encargado de recalcarnos a fuego desde Microsoft, esto no es más que una Technical Preview que permite ver una parte del todo, un disfraz que esconde el verdadero potencial del nuevo Windows (del que dan pocas pistas). Qué mejor que despejar nuestras dudas preguntando directamente al pretendiente de nuestro escritorio.

De primero, Windows 10

Windows 10, Windows 10, Windows 10... Imposible creer que en Microsoft no supieran que el nombre traería cola y que ocuparía más portadas que el sistema operativo en sí, lo que también puede considerarse un acierto. Es importante vender el producto, incluso antes de que no esté a la vista. Así vimos pasar nombres y sugerencias de forma más o menos velada, buscando señales divinas en los mensajes de la compañía o tirando de inventiva (por aquello de cazar tráfico, ya saben ustedes) para hacer desaparecer el número, convertir un Threshold en un TH o equiparar un 10 a una X de Mac OS...

¿Debía haberse llamado Windows 9? Bueno, también muchos padres ven correcto castigar a sus hijos con su mismo nombre. En definitiva, ¿qué importa cómo se llame mientras haga bien su trabajo? Al bautizarlo como Windows 10 Microsoft reconoce su voluntad de no relacionarlo con Windows 8 y cambiar así la percepción que sus usuarios tienen del penúltimo lanzamiento. ¿Significa eso que Windows 8 funciona mal? No. ¿Significa que no cumplió con las expectativas? Sí.

Un brindis por los escritorios múltiples y la vista de tareas

Las limitaciones de Windows en el trabajo con escritorios múltiples no eran adecuadas para el producto del que estamos hablando. Copia o no, está ahí, y como se suele decir... Más vale tarde que nunca. Otra cosa será si ya metidos en harina cumple con vuestras expectativas. Con las mías sí, pero reconozco que mis exigencias son básicas. En cualquier caso, ha llovido mucho desde que KDE introdujo para los usuarios de Linux esta función allá por 1998.

Se puede decir lo mismo de la vista de tareas. Hay quien hace comparaciones con Exposé en Mac aparecido en 2003. Bueno, no ganarán el premio a la innovación con estas dos cosas, pero se agradece que las incluyan. Será cuestión de comprobar en la versión final si su rendimiento cumple con lo esperado y compararlo con el de la competencia.

El plato principal, un clásico de la casa

Reconozco que el nuevo menú inicio es una de las cosas que más dudas me generan. Y no porque me parezca inapropiado recuperar la piedra angular de Windows a lo largo de la historia atendiendo a las opiniones de los usuarios, sino por el cambio de rumbo que supone respecto a la propuesta de Windows 8 o mejor dicho, por lo que parece un mix de concepciones que acabarán dando el resultado esperado, pero que indican desconcierto y confusión en la estrategia. Nadie en su sano juicio, ni tan siquiera en Microsoft, puede pensar en vender la vuelta del dichoso menú como el mejor activo de Windows 10. Para encontrar eso habrá que buscar en otras partes del sistema.

De postre, suflé de Cortana

Los que hayáis probado la Technical Preview habréis visto la lupa que hay junto al botón del menú inicio. También ha suscitado todo tipo de opiniones sobre su utilidad, pero a su favor debo decir que las previsiones apuntan que esa lupa finalmente no estará ahí. La versión definitiva de Windows 10 integraría justo ahí a Cortana, el asistente de voz ya disponible en Windows Phone. Como bien apuntaba en The Verge Tom Warren, quienes han tenido acceso al desarrollo han podido comprobar como ahí se ubica un menú de opciones relacionadas con esta función, lo que aportaría un grado de integración entre los escritorios y los móviles todavía mayor del que ya se presupone con el concepto multidispositivo de Windows 10.

La sobremesa, Lumia y puro

Desde Microsoft España se han encargado de tranquilizarme ante la complejidad del ecosistema de dispositivos y por tanto de aplicaciones optimizadas para ellas que habrá con la llegada de Windows 10. ¿Logrará el usuario el mejor rendimiento de una aplicación Metro en un escritorio tradicional? ¿Dispondrá la suite Office de todas las opciones de escritorio en el Lumia? ¿Cómo convivirán realmente ambas concepciones bajo la misma propuesta? ¿Cuál será el papel definitivo de Cortana en la integración de todos estos aparatos. Lo que está "clarinete" es que Windows Phone desaparecerá tal y como existe ahora mismo.

Exactamente. Vamos a tener un sistema operativo común, tanto en teléfonos como en otro tipo de dispositivos. Windows 10 es un SO que busca ofrecer una experiencia familiar, consistente y compatible en toda gama de dispositivos, que van desde el Internet of Things hasta pantallas de 80 pulgadas como las Microsoft PixelSens.
Windows 10, ¿qué hay de nuevo, viejo? - imagen 2La gama Lumia tiene mucho que ofrecer a Windows 10

Qué queréis que os diga, me parece una decisión acertada teniendo en cuenta el impacto real de Windows Phone entre los usuarios de telefonía móvil. ¿Por qué no potenciar un SO minoritario en el mercado con la firma de tu mejor producto buscando la unificación? Javier Castro, responsable del departamento de dispositivos de Microsoft España y Portugal, se encargó de desvelarme las claves con su respuesta institucional: Microsoft ha comprado los derechos de uso de la marca Nokia Lumia durante 10 años. O dicho de otra forma, cambiaremos el nombre de los teléfonos si queremos (que va a ser que sí) que para eso hemos pagado.

Más allá de lograr que triunfe Windows 10 y que la rama móvil compita en cuota de mercado al menos con iOS, Microsoft tiene por delante una misión todavía más importante, que es demostrar al usuario que realmente tiene claros sus objetivos y por tanto es capaz de mostrar una propuesta coherente en los entornos más variados. Con la idea parecen haberlo conseguido, falta ver si en la práctica también lo logran.

Relacionados

Otros relacionados

Opiniones de los usuarios

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?