5+1 consejos para elegir una distribución de Linux

Nunca está de más seguir una serie de consejos básicos antes de decidirse a instalar una distribución de Linux en nuestro equipo. Es fundamental documentarse bien sobre lo que vamos a instalar y sobre nuestras capacidades y las del equipo del que disponemos.

Existe una amplia variedad de distribuciones de Linux. La mayoría de ellas están diseñadas con un propósito por lo que en muchos casos, sobre todo en aquellos que acaban de decidir dar el paso a este sistema operativo, puede suponer una disyuntiva peliaguda. Aquí vamos a ofrecerte 5+1 consejos para que si te encuentras en este caso puedas elegir la que más se aproxime a cubrir tus necesidades.

1. Identifica tu nivel de conocimientos de Linux

En primer lugar debes reconocer cuáles son tus niveles de conocimientos usando Linux porque el manejo de algunas distribuciones puede ser complejo para usuarios inexpertos. Debes tener claro esto porque si estás acostumbrado a usar Windows y/o Mac quizá te interese introducirte a este mundo por distribuciones como Linux Mint, Ubuntu o Elementary OS, que harán más sencillo tu aterrizaje.

Captura del escritorio de Ubuntu

Ubuntu es una distribución adecuada para recién llegados a Linux

Estas disponen de una interfaz que se asemeja al sistemas operativos de Apple y Microsoft y disponen de una serie de aplicaciones orientadas a satisfacer las necesidades de cualquier usuario doméstico, aunque luego evidentemente puedes ampliar el abanico.

En cambio, si tus conocimientos dan para meterte en camisas de once varas, vas a disponer de un elenco mucho mayor de distribuciones que agenciarte y en la que entran distintos aspectos en juego que ya mismo comentamos.

2. Ten claro el uso que le das a tu ordenador

Si a tu ordenador le das un uso específico pero no tienes conocimientos en Linux vas a tener una difícil adaptación al entorno. Conseguirás manejarte con él pero te va a costar más que con distribuciones como Ubuntu que son, digamos, para un uso general. Para usuarios experimentados que quieren dar a Linux este tipo de uso disponen de Fuduntu que es ideal para portátiles o Slackware, Gentoo, Xubuntu, CentOS, Debian o Fedora para equipos de sobremesa.

Distintas distribuciones de Linux

Usuarios experimentados no tendrán problema con ninguna distribución

¿Le das un uso específico? Pues, como ya decimos, necesitarás ciertos conocimientos. Pero el esfuerzo en adaptarse valdrá la pena porque encontrarás distribuciones para trabajar con aplicaciones científicas o de diseño CAD, para convertir tu ordenador en un media center, para sacar el máximo partido a las aplicaciones online y a la nube o para la edición multimedia.

3. Recuerda que la disponibilidad de software es distinta entre distribuciones

Hay distribuciones que tienen una oferta mayor de software disponible entre el que elegir en sus repositorios. Esto viene condicionado en algunos casos por si los programas tienen licencias privativas o no, por lo que según tus intenciones éste puede ser un aspecto importante a tener en cuenta. El de Ubuntu, por ejemplo, es muy amplio porque incluye software privativo pero en el lado opuesto está gNewSense que sólo se ciñe a programas 100% libres.

4. No olvides las capacidades con las que cuenta tu ordenador

Una de las ventajas incuestionables de Linux frente a Windows y Mac es que puedes disfrutar de él sin tener un equipo especialmente potente gracias a que hay distribuciones de bajo consumo de recursos. Es obvio que si vas a trabajar con proyectos de CAD las exigencias van a ser altas y difícilmente puedas hacerlo con menos de 2Gb de RAM o un procesador que no sea de 64 bits (siempre y cuando quieras contar con las distribuciones y el software más actual, claro).

Linux funciona con equipos antiguos

Hay distribuciones que funcionan en 386 y 486

Pero quizá todavía no te has deshecho de tu antiguo Pentium II y quieras darle un uso... En ese caso encontrarás distros como Lubuntu cuyos requisitos son similares a los de Windows 98 o Puppy, capaz de funcionar en un Pentium MMX con 128 Mb de memoria.

5. Considera la disponibilidad de soporte técnico

Cuantos más usuarios utilicen una distribución mayor será el número de ellos a los que les habrá surgido problemas como los que puedes tener tú. Si quieres contar con una comunidad grande de usuarios que puedan resolver cualquier duda debes decantarte por distribuciones muy utilizadas como Ubuntu, Debian o Fedora.

Soporte técnico para Linux

Además, cuanto mayor sea el número de usuarios también mayor será el número de aplicaciones que encontrarás. Ahora bien, es cierto que si sólo nos decidimos por distribuciones que son utilizadas de manera masiva quizá estemos dando la espalda a otras de excelentes prestaciones y que se quedan sin continuidad por el miedo (lógico, todo sea dicho) del usuario a no contar con un respaldo mayor a la resolución de sus problemas.

5+1. Un consejo universal: experimenta siempre con gaseosa

Esto, aunque parezca obvio no todo el mundo lo tiene en cuenta y en realidad se puede extender a innumerables campos de la vida. Si no estás muy seguro de la distribución que quieres instalar es mejor no perder tiempo y no correr riesgos innecesarios con tu equipo. Para ello puedes descargar alguna de ellas en versión LiveCD y virtualizarla con un programa como VirtualBox. Así sabrás qué te ofrece y si te interesa o no, todo ello sin alterar lo más mínimo el funcionamiento de tu equipo.

Relacionados

Opiniones de los usuarios

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?