Aion

NCsoft es una compañía bien conocida por su trayectoria creando MMORPGS, habiendo sido la encargada de llevar al mercado títulos como Guild Wars, City of Heroes/Villains o Tabula Rasa. En el futuro, en una fecha aún no aclarada nos traerán el juego que hoy os avanzamos, Aion: The Tower of Eternity.

Aion nos presenta un mundo homónimo en cuyos orígenes gobernaban 5 Señores Dragón, estos con el tiempo fueron volviéndose crueles por sus ansias de más y más poder; para ello Aion creó a los 12 Señores Imperiales, que combatieron a los Dragón en una épica batalla que desembocó en la división del mundo en dos mitades, una sobre la otra. Los Señores Imperiales se dividieron, los que quedaron abajo se convirtieron en los Elyos, criaturas de la luz similares a elfos; mientras que los que habitaron la mitad superior evolucionaron en Asmodianos, seres de la oscuridad. Los Señores Dragón habitaron el espacio entre mundos, llamado Abismo, donde se convirtieron en los Balaur.

Nuestro personaje deberá tomar parte en una de las dos facciones de los Señores Imperiales, pudiendo personalizarlo a un alto nivel en lo que a rasgos físicos se refiere. Al comienzo solo podremos elegir entre cuatro clases de personaje: guerrero, mago, explorador o sacerdote. Puede parecer poca variedad, pero al alcanzar el nivel 10 y tras una serie de misiones que nos harán ganarnos la divinidad, podremos elegir una especialización entre las dos que se nos ofrecerán (haciendo un total de 8 clases de personajes). Además de obtener un preciado regalo que ampliará los horizontes del juego: un par de alas.

La capacidad de vuelo del personaje será de gran importancia para la realización de misiones del juego, que se pretende contengan mucha más trama y trasfondo de lo que estamos acostumbrados hasta ahora, siguiendo una línea histórica general y con la inclusión de escenas de vídeo (algo parecido a lo visto en Guild Wars o en Final Fantasy XI). El verdadero desafío comenzará al alcanzar el nivel 20, momento en el cual seremos capaces de volar al Abismo, donde deberemos capturar Fortalezas junto con nuestros aliados con el fin de beneficiar a nuestra facción, pero no será fácil: no solo nos veremos asaltados por enemigos humanos de la facción opuesta, si no que los Balaur también nos atacarán como monstruos controlados por el ordenador.

El juego se mueve gracias al motor basado en el Cry Engine, utilizado en juegos como Far Cry o Crysis, lo que genera unos escenarios y personajes dotados de una belleza nunca antes vistos en un juego del género y que son fácilmente apreciables en las imágenes y vídeos que han aparecido de este juego.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?