Braid

El mundo de los videojuegos hoy en día está plagado de títulos de poca originalidad que copian conceptos de otros o que se centran demasiado en un despliegue tecnológico, alejándose de conceptos originales que podrían resultar arriesgados. Existen excepciones, como es el caso que hoy comentamos: Braid.

Este juego está planeado que llegue a nuestros PCs a finales de este mismo año, aunque desde el pasado agosto podemos disfrutarlo en Xbox360 gracias a Xbox Live Arcade. Y gracias a esta versión también podemos haceros un adelanto de lo que nos encontramos en nuestros compatibles.

El juego es un plataformas clásico, controlamos a Tim, un curioso personaje que recorre hasta seis mundos diferentes resolviendo puzles y recogiendo piezas de rompecabezas con el fin de encontrar a una princesa a la que perdió por un error que cometió, y que intenta o bien enmendar o bien hacer que nunca haya pasado. La relación entre estos personajes es bastante difusa y se nos va aclarando poco a poco según vamos avanzando, hasta culminar en un final, que sinceramente no ata todos los cabos.

Antes he mencionado que nuestro personaje intenta que el error nunca haya pasado, ¿cómo es posible esto? Durante el juego nuestro avatar no solo será capaz de realizar las acciones clásicas de los juegos de plataformas, sino que también será capaz de retroceder en el tiempo para remendar las acciones que haya cometido, lo que implica que no podemos morir siquiera, ya que siempre podremos volver atrás.

Pero no solo eso, cada mundo que visitemos tendrá su propio flujo temporal, el primer mundo el tiempo avanzará normal, en el segundo los objetos no retrocederán en el tiempo con nosotros, en el tercero el tiempo avanzará o retrocederá en función de la dirección en que nos movamos, en el cuarto dejaremos una sombra de nosotros mismos que repetirá las acciones que hemos llevado a cabo antes de retroceder en el tiempo, en el quinto poseemos un anillo que podemos dejar en el suelo y que ralentiza el tiempo a su alrededor y en el sexto el tiempo va al revés, con que si retrocedemos realmente avanzamos.

Todo el juego está aderezado con una cautivadora banda sonora que ayuda a introducirse rápidamente en el contexto del juego, creando una experiencia de juego fascinante. Una pequeña obra maestra que da un soplo de aire fresco al panorama de juego actual.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?