¿Cómo te afecta la compra de WhatsApp por parte de Facebook?

En el día de ayer saltaban los titulares: Facebook compra WhatsApp por 19.000 millones de dólares; la red social de Mark Zuckerberg compraba el popular servicio de mensajería móvil. Pero tras el furor inicial, toca analizar la operación: ¿La compra afectará a los usuarios de WhatsApp? ¿Qué tiene pensado hacer Facebook con el servicio? ¿Habrá fugas hacia otras aplicaciones de mensajería?

12.000 millones de dólares estadounidenses en acciones, 4.000 millones en efectivo y 3.000 en acciones para los fundadores y empleados tienen la culpa de que WhatsApp haya pasado a manos de Facebook.

La red social por excelencia y la aplicación de mensajería instantánea convertida prácticamente en estándar, con 450 millones de usuarios y 1 millón de usuarios nuevos cada día, se han unido y permanecerán juntas, pero no revueltas. Con estas cartas sobre la mesa, llega el momento de analizar la jugada...

¿Cuál es el futuro de WhatsApp? ¿Cómo puede afectar a los usuarios esta compra?

Pues a priori, no cambiará nada. Tanto Facebook como WhatsApp, tras el anuncio de la compra, dieron respuesta a quizás la mayor preocupación que tenían los usuarios de la aplicación verde: WhatsApp no cambiará. Rotundos y sin condicionales, así se mostraron, ¿pero nos podemos fiar?

Nota manuscrita de Jan Koum, creador de WhatsApp

Nota manuscrita de Jan Koum, creador de WhatsApp: Sin publicidad, sin juegos, sin trucos

Pongámonos en antecedentes. En 2012, hace prácticamente dos años, el gigante de las redes sociales compró la aplicación fotográfica estrella, Instagram, por 1.000 millones de dólares. Pese a que la aplicación ha continuado funcionando de forma independiente y más o menos sin cambios notables, sí se han introducido cambios en cuanto políticas y condiciones del servicio —con la sonada huida de usuarios temerosos de que sus fotos fuesen vendidas a terceros— y la introducción de publicidad que si bien en Estados Unidos se hace notar, en otras latitudes cuasi ni la hemos visto.

Con estos precedentes recientes, ¿qué cabe esperar?

Sin duda, el funcionamiento independiente de WhatsApp, sin supeditaciones de ninguna clase. No hay que esperar cambios como la necesidad de tener cuenta en uno de los servicios para usar el otro ni viceversa. Tampoco la integración de ambos. Mucho menos la desparición de WhatsApp e integración en Messenger.

Todo eso parecen tenerlo claro en Facebook: WhatsApp seguirá funcionando del mismo modo.

¿Cambios en las políticas, condiciones y términos de uso de WhatsApp?

Haciendo memoria, seguro que recordaremos el revuelo que causó el cambio en las normas de Instagram y la supuesta potestad de la red social de fotografía, en manos de Facebook, para vender las fotos de sus usuarios a terceros. Aquel extremo, que fue desmentido por la compañía hasta la saciedad, finalmente no supuso una pérdida importante de usuarios, pero sí una polémica de gran relevancia.

Términos de uso de WhatsApp

¿Cabe esperar algo similar en WhatsApp? Si de la experiencia han aprendido, pensamos que no.

La seguridad y privacidad en WhatsApp, ¿empeorará?

Y llegamos a una cuestión que enlaza de cierto modo con la anterior; si la seguridad y la privacidad en WhatsApp siempre han sido motivo de queja y un problema que preocupa a una importante cantidad de usuarios, con la compra del servicio por parte de Facebook, ¿qué puede ocurrir en este aspecto?

Una mejora sustanciosa, cuasi sin lugar a dudas. Es comprensible que si los de Zuckerberg detectan que estos asuntos pueden llegar a ser un grave inconveniente para la aplicación de mensajería, los solventen como han hecho con su red social, aunque las soluciones sean discutibles.

La publicidad, la gran ausente

Lo primero que pensó más de uno tras el anuncio de compra fue que muy pronto empezaríamos a ver entre nuestras conversiones de WhatsApps anuncios al más puro estilo Facebook. Error. Según Facebook, la hoja de ruta marcada por el fundador de WhatsApp, Jan Koum, no cambiará un ápice.

Sin publicidad, sin juegos, sin trucos reza una nota manuscrita en la mesa de trabajo de Koum y de ahí parece que no se van a mover. Ni para monetizar en un futuro.

Y los beneficios...
Crecimiento de WhatsApp desde su nacimiento

Crecimiento de WhatsApp desde su nacimiento

Nuestra estrategia principal para los próximos años pasa por crecer y conectar a todo el mundo. Tras esto, cuando tengamos mil, dos mil o tres mil millones de usuarios, pensaremos en monetizar.

Así de claro se mostró Zuckerberg en la conferencia de prensa en la que anunció la operación: los beneficios a un lado hasta que WhatsApp domine al completo la comunicación móvil global.

 

Visto bueno
Ventajas
  • WhatsApp, desde ahora, dispone de recursos ilimitados gracias a Facebook.
  • El servicio de mensajería puede hacerse más potente, si cabe, gracias a la fuerte implantación de Facebook en todo el planeta.
  • Pueden llegar aplicaciones para otros sistemas y dispositivos que hagan a WhatsApp totalmente multiplataforma

 

Visto malo
Inconvenientes
  • Facebook, con WhatsApp, pasará a controlar no sólo la actividad de la red desktop, sino toda la actividad del móvil, con una escucha global sin igual.
  • La aplicación verde puede acabar perdiendo usuarios y potencial si Facebook aplica sus habitualmente polémicas políticas y términos de uso.
  • Una eventual integración de WhatsApp con Facebook podría provocar una desvirtuación del servicio y una fuga masiva de usuarios.

Las dudas que queden por despejar puede que sean disipadas —esperemos que con información adicional— la próxima semana en las sendas conferencias del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, y el cofundador de WhatsApp, Jan Koum, en el Mobile World Congress de Barcelona.

Mientras tanto, ¿qué decís vosotros? ¿cambiará WhatsApp? ¡Os esperamos en los comentarios y en nuestros perfiles sociales!

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?