DropBox vs ZumoDrive

El otro día os hablé de un servicio de almacenamiento online que me dejó encantado, DropBox, que no es ni de lejos el único que existe. De hecho hay otro del que últimamente se está hablando mucho, y que responde al nombre de ZumoDrive. ¿Os suena?

La fórmula de ambas herramientas es parecida: un diseño atractivo, integración a las carpetas del sistema, posibilidad de acceder al contenido a través de su sitio web...

Pero en el fondo ambos servicios son muy diferentes, por no decir antagónicos: mientras Zumodrive solamente usa nuestras máquinas locales como caché y apenas ocupa espacio en nuestros discos locales, DropBox descarga realmente los archivos en ellas.

Esto es bueno y malo a la vez. En ZumoDrive los archivos no existen en nuestro disco duro, simplemente aparece su imagen cacheada, por lo que necesitamos invariablemente una conexión a Internet decente, mientras que en DropBox no es necesario si los archivos ya están sincronizados, lo que nos permite trabajar con ellos sin necesidad de estar conectados a Internet.

DropBox vs ZumoDrive

Por contra, en discos duros pequeños como los que llevan los llamados ultraportátiles o laptops, el uso de ZumoDrive nos permite ahorrar espacio, mientras que DropBox necesita configurarse expresamente para ello.

Otra diferencia interesante es su servicio web. Mientras ZumoDrive es una página escrita en flash, la de DropBox es una elegante web en java, bastante más accesible e intuitiva.

Un punto a favor de ZumoDrive es que en su versión para Mac puede importar automáticamente a iTunes todas las canciones que coloquemos en su carpeta virtual. En DropBox también se podría hacer creando un script, pero para ello hay que saber hacerlo. Además, la gente de ZumoDrive han lanzado enseguida un cliente para iPhone, algo que aún falta en DropBox.

DropBox vs ZumoDrive

Como véis, ZumoDrive es ideal para entornos de trabajo con conexión a Internet y dónde necesitemos ahorrar espacio. En cambio DropBox se vuelve imprescindible si preferimos trabajar con los archivos a modo local sin tener que preocuparnos por el espacio que ocupen ni de si funciona bien nuestra conexión a Internet. Como podéis suponer, mi recomendación es suscribirse a los dos servicios y hacer uso de ellos según convenga. Bon apetite.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?