The Dark Eye es uno de los juegos de rol de mesa más exitosos entre los creados en Alemania, similar a lo que aquí en España podría ser Aquelarre. Con 5 ediciones ya publicadas en el mercado, ahora nos llega su más reciente adaptación al ocio electrónico gracias a Randon Labs y este Drakensang.

Drakensang

El juego, que aparecerá a lo largo de 2009, sigue el modelo de juego de rol de acción en tercera persona con cámara desde atrás visto en gran cantidad de juegos actuales, Mass Effect o Fable por poner dos ejemplos, y nos pondrá en la piel de un aventurero en la ciudad de Ferdoc, en el mundo de Aventuria. En ella se están produciendo numerosos y brutales asesinatos que rompen con la paz habitual de la población; será nuestro deber investigar estos crímenes y su relación con otros sospechosos acontecimientos que se vienen dando a lo largo y ancho del mundo.

El juego nos ofrecerá una gran cantidad de opciones de personalización, algunas de las cuales se pueden observar en la demo que ya hay disponible, pudiendo elegir además de nuestro nombre y género, una de entre 25 clases de personaje cada una de las cuales estará vinculada a una o más de las tres razas (elfos, enanos y humanos). Entre ellas podemos encontrar algunas clásicas como Guerrero o Mago, pero también combinaciones de estas o algunas más peculiares, como el Charlantán.

Una vez dentro del juego, el control es de lo más habitual, siendo nuestro personaje manejado combinando las teclas WASD con el ratón, además de los números del 0 al 9 como accesos directos a diferentes habilidades y objetos que poseamos. El interfaz es muy cómodo y completo, siendo la ficha de personaje increíblemente detallada y con una cantidad de información inmensa, permitiendo saber prácticamente cualquier detalle de nuestro personaje con un simple golpe de vista, sin dejar de cuidar el aspecto gráfico.

Además de las habilidades centradas en el combate y la magia, nuestro personaje podrá también ser maestre en tres artesanías ofrecidas por el juego, alquimia para la realización de pociones y ungüentos, herrería de armas y armaduras, y flechería, para la fabricación de nuestros propios arcos y sus correspondientes proyectiles.

El combate, que se activará en cuanto nos encontremos con un enemigo, será similar también a otros juegos del género basados en homónimos de mesa, tiempo real pero que podremos pausar para planificar mejor nuestras estrategias de combate con el fin de obtener una mayor efectividad en la batalla.

Por lo que parece por lo visto en la demo, el juego es bastante lineal, no pudiendo explorar el mundo a nuestro antojo y debiendo de seguir continuamente el argumento (no como se pudo ver en Oblivion o en Fallout 3, que dejaban más libertad). Aun así, al menos el mundo mostrado goza de una gran calidad, colorido y detalle, incluso los fondos; lo que hará que la experiencia de juego sea una delicia a la vista.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?