El futuro de los portátiles

Las cifras de ventas a nivel mundial del mercado de ordenadores lo dicen bien claro, cada vez se venden más portátiles en detrimento de los equipos de sobremesa, y esto irá a más. Pero así como en el mercado de los sobremesa, exceptuando los servidores, todos los ordenadores son iguales, es decir con mayores o menores prestaciones y mayor o menor potencia, en el mercado de los portátiles, hay grandes diferencias, dependiendo del segmento de mercado al que van destinados, el profesional o el de consumo. Vamos a exponer muy someramente las diferencias.

Segmento profesional

Lo importante es la productividad y la movilidad. Hay que disponer de libertad de movimiento sin perder la productividad, que es lo que requiere la empresa. Los equipos serán cada vez más ligeros, aún a costa de la reducción de tamaño de pantallas y teclados. Inclusión de discos duros de estado sólido, que aunque de menor capacidad, son más rápidos y menos sensibles a golpes. Mayor autonomía, en base al desarrollo de baterías con mayor rendimiento y reducción del consumo de los microprocesadores, memorias y dispositivos de almacenamiento. Y sobre todo, conectividad. Por supuesto WI-FI y Bluetooth, pero también 3G y HSPDA, que poco a poco se irán imponiendo. El precio, que por supuesto siempre es importante, no es algo definitivo en este caso.

Segmento de consumo

En este caso, el portátil casi viene a sustituir al equipo de sobremesa, pero con una importantísima ventaja, el espacio. Cada vez, es más difícil disponer de espacio en una casa para implementar el puesto fijo que requiere un equipo de sobremesa, y los periféricos pueden estar en cualquier hueco utilizando la tecnología WI-FI. Se requieren pantallas cada vez de más alta resolución y tarjetas gráficas con buenos motores. Procesadores muy potentes, se empiezan a instalar unidades de cuatro núcleos y bajo consumo (tecnología de 45 nanometros). Memorias generosas en cuanto a capacidad como velocidad. En discos duros, aquí si que se utilizarán de la mayor capacidad posible (pronto se llegará al TB). La autonomía tiene menos importancia, ya que el equipo va a trabajar la mayor parte de su tiempo conectado a la red eléctrica, y aunque se trabaje con batería, las autonomías actuales, son más que sobradas. Unidades de lectura/escritura Blu-Ray, que se incorporarán masivamente antes de lo que nos imaginamos. Lectores de tarjetas, que nos permitirán (como ahora), compartir información, incluidas nuestras fotografías digitales. Conectividad inalámbrica, WI-FI y Bluetooth para mover periféricos o teléfonos y como no, conectarnos a Internet mediante nuestro router inalámbrico. Y en este caso, el precio si que es importante, pues si bien la diferencia entre equipos de sobremesa y portátiles se ha reducido considerablemente, aún es apreciable, no obstante haber en el mercado actualmente equipos de prestaciones importantes a precios asequibles.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?