Esconder archivos en una imagen

Con esta herramienta podrás esconder archivos en una imagen o en cualquier otro fichero. Oculta tus datos privados tras la apariencia de todo tipo de ficheros.

La privacidad de la información de tu ordenador siempre es motivo de preocupación. La cantidad de software espía disponible te hace vulnerable, y aunque las últimas noticias en el mundo del software dan por sentado que la NSA lo sabe todo sobre ti y que no tienes forma alguna de impedirlo (ni tan siquiera encriptando los datos, algún día hablaremos de las conspiraciones y las puertas traseras), no está de más que te protejas, aunque sea de las miradas furtivas de tu madre o de la curiosidad de tus amigos.

La seguridad electrónica nunca está garantizada, pero siempre hay margen de mejora. Para hoy te presentamos Camouflage, un sencillo programa para Windows cuyo principal cometido no es otro que ocultar archivos. Claro que lo hace de una forma particular.

Con Camouflage puedes cifrar un archivo y esconderlo dentro de otro, es decir, le puedes dar una apariencia totalmente distinta de la que tendría por naturaleza. Imagina por ejemplo que tienes una fotografía que nadie debe ver. Podrías encriptarla y adjuntarla como un archivo oculto tras un documento de texto, un ejecutable o cualquier otra cosa que se te ocurra.

Camufla tus archivos

Todo lo que tienes que hacer es seleccionar el archivo o los archivos que quieres ocultar y pulsar el botón derecho del ratón. En el menú contextual de Windows habrán dos nuevas entradas, "Camouflage" y "Uncamouflage", que como ya intuirás sirven para camuflar los ficheros o para sacarlos nuevamente a la luz.

Menú contextual con las entradas de Camouflage

Cuando te dispongas a camuflar tus archivos podrás ver sus detalles. La información visible en esta primera ventana se puede personalizar desde la configuración del software, lo veremos un poco más abajo, aunque ya puedes ver que tienes un acceso directo sobre la misma interfaz.

Confirmación del archivo a camuflar

El segundo paso consiste en elegir el fichero al cuál debe parecerse el original, el que quieres ocultar. Lo puedes hacer bien arrastrándolo y soltándolo sobre la ventana o navegando a través de los directorios de tu sistema operativo. En este caso ocultaremos un ejecutable EXE como un documento de texto.

Archivo cuya apariencia cabe imitar

Antes de finalizar tendrás que elegir el directorio de salida de tu nuevo archivo encriptado y su nombre. Además, y muy importante, debes escribir una contraseña que puede evitar que los más listos del lugar descubran el engaño.

Introducción de una clave de seguridad para camuflar el archivo
Recupera los archivos camuflados

Cuando necesites recuperar ese archivo oculto sólo necesitas pulsar el botón derecho del ratón de nuevo en el archivo que sirve como tapadera y seleccionar la opción "Uncamouflage".

Introducción de una clave de seguridad para descamuflar el archivo oculto

Tendrás que escribir la clave de acceso que definiste en un principio, así que guárdala a buen recaudo si no quieres encontrarte en la peor de la situaciones: perder el archivo que querías ocultar por culpa de tu mala memoria.

Contenido oculto en el archivo a la vista

Camouflage te mostrará entonces el contenido oculto. Simplemente selecciona los ficheros que quieres sacar de su escondrijo y pulsa en la parte inferior de la interfaz "Next". Tras elegir el directorio de destino tendrás tu archivo nuevamente visible.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?