Final Fantasy XI

Final Fantasy XI es un juego de basado en los mundos de la famosa saga de RPG de la ahora conocida como Square-Enix, como suele ser habitual en sus entregas, no tiene nada que ver con ninguna otra más allá de los nombres de algunas cosas, como clases de personaje, hechizos o algunas criaturas.

El juego apareció en 2002 en Japón, aunque no fue hasta 2004 que llegó a Europa. En él podíamos elegir una de las 5 razas disponibles, habitante de una de las tres naciones del mundo de Vana’diel (Windurst, San d’Oria o Bastok) y que además tenía una clase de personaje determinada, la cual podía cambiarse a placer del usuario acudiendo a la “casa” del personaje, y conservándose los progresos que hubiera realizado hasta el momento. El juego poseía además de las clases básicas, clases avanzadas que podían desbloquearse mediante misiones especiales al alcanzar el nivel 30; pudiendo además tener una segunda clase de “soporte”, siempre a la mitad de nivel de nuestra clase principal, tras realizar una misión a nivel 18.

El juego destacaba por su complejidad, y su gran profundidad, teniendo una historia digna de un RPG offline e incluso su propio sistema de calendario y de ciclos de día y noche (con incluso fases lunares), que afectaban a la creación de objetos y a los efectos de los hechizos. Aunque sin duda no era un juego destinado a un público “casual”, ya que para alcanzar el máximo nivel (75), se necesitaban un gran número de horas de dedicación y de trabajo en grupo, ya que era prácticamente imposible subir de nivel en solitario a partir de nivel 10. Un punto en contra es que el proceso de subir de nivel es extremadamente repetitivo en ocasiones, ya que se limitaba a formar el grupo y a esperar a que el “puller” fuera acercando monstruos. Aun así, muchos considerarán que esto se veía compensado por las misiones especiales que se realizaban en ocasiones. Esto unido al hecho de que el control no era el más adecuado para un juego de PC, ya que era un port casi directo de PlayStation 2 y no resultaba demasiado cómodo, además de que algunas batallas contra jefes de alto nivel podían prolongarse durante horas y horas (sin exagerar, una batalla de este tipo podía durar entre 2 y 8 horas).

En definitiva, un juego que no tuvo mucho alcance en nuestro país y no apto para todos los estilos de juego y gustos, pero con buenas ideas de las que otros juegos podrían aprender. El juego cuenta actualmente con 4 expansiones, Rise of the Zilart, Chains of Promathia, Treasures of Ath’Urgan y Wings of the Godess, y segun Square-Enix se están preparando más.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?