Firefox

Navegadores como Firefox y Opera, tienen grandes ventajas sobre el clásico navegador de Microsoft, Internet Explorer, como por ejemplo, la velocidad y el mejor soporte que hacen de los estándares W3C.

Firefox hace gala de una estupenda estabilidad, buena aceptación de los estándares, una gran capacidad de personalización gracias al enorme número de complementos disponibles, una elevada fiabilidad y por supuesto, una excelente velocidad (eso sí, siempre que no lo saturemos con la instalación de demasiados complementos). Pero, si quieres perfeccionar su rendimiento, sigue los siguientes pasos:

  • Habilitar la transferencia de datos segmentada, de forma que se ejecuten varios procesos al mismo tiempo con el consiguiente aumento de la velocidad. Esta opción en Firefox, se conoce como pipelining. Para habilitarla, accedemos a las opciones de configuración del navegador, escribiendo en la barra de direcciones "about:config". De la larga lista de opciones que aparece escogemos "Network.http.pipelining" y "Network.http.proxy.pipelining", y las ponemos como True, y "Network.http.pipelining.maxrequests", a la que le aumentaremos el valor.
  • A partir de la versión 3.1 beta ya podemos disfrutar del nuevo y esperado motor para JavaScript de Mozilla: TraceMonkey, que permite una navegación "privada" y un importante incremento de la velocidad, aunque recordemos que todavía no es una versión estable. Si aún así te atreves, asegúrate de tenerlo activado, poniendo a True: "javascript.options.jit.content" y "javascript.options.jit.chrome".
  • Si tienes espacio en disco suficiente, otra opción es habilitar la caché. De esta forma, las páginas que visites se almacenarán en tu disco duro evitando conexiones con los servidores y ahorrando tiempo la próxima vez que las consultes. Para ello, pinchamos con el botón derecho en cualquier lugar pantalla después de haber entrado en las opciones de configuración. En el menú contextual, seleccionamos Nuevo >> Entero. En la ventana que aparece ponemos "browser.cache.memory.capacity" y después introducimos como valor, por ejemplo, "65536".
  • Si lo que te hemos planteado hasta el momento no te parece suficientemente contundente y quieres conseguir velocidad por encima de todo, todavía hay algo que puedes hacer, pero para ello, algo deberás sacrificar. Se trata de evitar la interacción con la página cuando se está descargando. Si estás dispuesto a ello, vuelve a acceder a las opciones de configuración, haz click con el botón derecho y selecciona Nuevo >> Lógico, introduce "content.interrupt.parsing" en la ventana y luego como valor pon False.
  • Por último, puedes emplear un truco válido para cualquier navegador que consiste en emplear Toonel.net, una aplicación basada en Java que comprime los datos de la red reduciendo el tráfico necesario para obtener a cualquier información o contenido. Es ideal para conexiones que tienen limitada tanto la velocidad de descarga como el volumen de datos. Para usarla, simplemente descarga la aplicación y configura el navegador para conectarte a través de proxy con los siguientes datos: IP: 127.0.0.1 y puerto: 8080.

Configura Firefox y siente de verdad la velocidad del navegador que, dicen los expertos, está llamado a destronar a Internet Explorer en un futuro no muy lejano.

Relacionados

Opiniones de los usuarios

  • Muy interesante la explicación. Yo utilizo Opera por su velocidad, pero si quiero plugins tengo que pasarme a Firefox, probaré a ver si se nota de verdad que corre más si lo configuras así. Salu2

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?