Ghostzilla

Muchas veces, por razones más o menos honradas o decentes, necesitamos navegar por Internet sin que posibles observadores nos puedan cazar haciéndolo. Hasta ahora la tarea de navegar secretamente requería de un gran esfuerzo y velocidad. Eso es historia gracias a Ghostzilla.

Ghostzilla es un navegador que se adapta a cualquier aplicación que estemos ejecutando, así si por ejemplo estamos escribiendo un documento con un procesador de texto y deseamos visitar nuestro correo sin que nuestro jefe se dé cuenta, solo tendremos que hacer clic en el fichero de Ghostzilla, un clic en el lado izquierdo de la pantalla del programa, arrastramos el ratón hasta el lado derecho, de nuevo al izquierdo y se abrirá el navegador.

Como es lógico, no mostrará las páginas web tal y como son, Ghostzilla ocultará las imágenes (mientras no mantengamos el ratón sobre el lugar donde se sitúan) y cambiará los colores a un sencillo blanco y negro, lo que hará parecer que no estamos navegando. En caso de que ojos indiscretos se acercaran demasiado a la pantalla, podemos ocultar el navegador con un sencillo movimiento de ratón: sacándolo del área del navegador. Volviendo a realizar el movimiento de ejecución, reaparecerá.

Como es lógico, el navegador no permite la aparición de pop-ups y permite la navegación por pestañas; además su sigilo se ve completado con la ausencia de instalación y de cualquier rastro en el registro de Windows. No genera archivos temporales y los que necesite crear (como archivos de configuración) lo hará en un archivo oculto y encriptado. Mientras esté oculto no aparecerá en la barra de tareas.

El navegador está basado en el motor de navegación de Mozilla: Gecko, y tiene por definición como motor de búsqueda a Google. Puede ajustarse a 6 niveles de camuflaje, siendo 1 el más vistoso y 6 el más discreto (este último es el que viene ajustado por definición).

En definitiva, nos encontramos ante un programa cuanto menos curioso, que nos permitirá realizar pequeñas consultas en la red sin tener que preocuparnos por sorpresas y sobresaltos.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?