Sony DPP-FP 75

En la actualidad estamos acostumbrados a las impresoras fotográficas de inyección de tinta, que producen magníficas fotografías para uso doméstico y con una gran variedad de tamaños, pero tradicionalmente, para la impresión en pequeño formato de gran calidad, se utilizan las impresoras de sublimación de tinta. Este proceso está basado en la aplicación de calor con alta precisión mediante un cabezal desplazable sobre una cinta plástica en la que hay depositadas impregnaciones de tintas sólidas, que por efecto del calor se vaporizan (sublimación = paso directo de sólido a vapor) y se depositan sobre un papel adecuado. Las fotografías obtenidas, son más resistentes al paso del tiempo conservando los colores originales y menos sensibles a la grasa y huellas de dedos.0p>

La impresora que nos ocupa, utiliza este sistema y es capaz de dar una resolución equivalente a 4800x4800 ppp con tres colores o 3810x3810 ppp con seis colores de una impresora de inyección. Se trata de una impresora para formato 10x15 cm. o inferiores con calidad profesional. Su peso es de 1,1 Kg. y dimensiones de 180x66,8x137 mm., lo que la hace muy manejable. Incorpora una pantalla LCD de 3,5” para la visualización de las fotos, que pueden ampliarse hasta un 500%.

El manejo puede hacerse desde un PC, mediante conexión USB, obteniendo todas las ventajas del software que le acompaña, pero también puede utilizarse independientemente desde una cámara conectada o mediante tarjetas del tipo CFI, CFII, MD, MS Pro, MS Dúo, SD, mini SD, MMC y memorias USB. También es compatible Bluetooth, mediante el adaptador correspondiente, para enviar fotografías directamente desde un teléfono móvil. Incorpora botones que permiten el manejo de la fotografía, incluso la supresión de ojos rojos.

Sin duda se trata de una solución muy útil para la creación rápida de fotografías de alta calidad, que se pueden obtener mediante la pulsación de un solo botón y sin necesidad de ordenador.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?