P2P

Hoy en día existen numerosas aplicaciones que nos permiten compartir con otros usuarios nuestros archivos y a su vez obtener los archivos que estos usuarios están compartiendo, estas aplicaciones se basan en las redes P2P.

El nombre proviene del inglés “peer to peer”, lo cual se suele traducir libremente como “de igual a igual”, estas redes carecen de servidores y clientes fijos, sino que el ordenador de cada usuario que accede a la red actúa como un nodo, es decir, hace las funciones de cliente y servidor simultáneamente respecto al resto de ordenadores que estén en la red.

El fundamento de estas redes se suele basar en el libre compartimiento de archivos, es más, los usuarios que más archivos comparten suelen alcanzar un mayor status y gozar de mayores privilegios al acceder a archivos situados en otros nodos, como mayor velocidad.

Normalmente la velocidad de transferencia de los archivos depende directamente de la de los nodos a los que estamos accediendo, es decir, cuantos más nodos nos estén transfiriendo el archivo mayor será la velocidad, por norma general. Otra ventaja de este tipo de redes es que están totalmente descentralizadas, y excepto en casos muy concretos, la desconexión de uno de los nodos afecta mínimamente al conjunto de la red.

Estas redes suelen tener graves problemas de seguridad, ya que al no haber un control directo sobre su contenido puede usarse para la distribución de archivos infectados con virus, por lo que se recomienda el uso de un programa antivirus si se van a hacer uso de estas redes. Otros problemas graves a los que se enfrentan estas redes es a la nula protección de los derechos de autor para los contenidos que se distribuyen y el acceso a contenido totalmente ilegal, como pornografía infantil o películas “snuff”.

Algunas de las redes y programas relacionados con ellas que veremos en futuras entregas incluyen: BitTorrent, Gnutella, Ares, eDonkey, Kad o Usenet.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?