Chrome

No ha tardado demasiado en aparecer una primera variante de Google Chrome, o al menos eso dicen sus desarrolladores que es la primera versión de Iron: un navegador basado en Webkit sólo que en una versión más moderna del motor del navegador.

La seguridad y privacidad son los aspectos principales que se presentan en Iron, eliminando toda esa serie de identificaciones e informes que Chrome manda a los servidores de Google y que tanto han molestado a los celosos guardianes de su initimidad digital. Por lo demás, el aspecto es muy parecido y mantiene las características de Chrome, su velocidad, sistema de pestañas independientes y formas minimalistas, aunque, por ejemplo, en Iron haya desaparecido el Updater del navegador, con lo que para ir subiendo de versión o tapando agujeros de seguridad habrá que acudir a SRWare... y esperar que lo hayan solucionado.

Iron es una muestra de lo que pueden dar de sí los distintos forks de Chrome que irán apareciendo a partir de ahora, sumándose al campo de batalla en el que parece haberse convertido el desarrollo de navegadores.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?