La elección de un escáner

Con la llegada hace tiempo de los equipos multifunción (impresora, escáner, fotocopiadora y fax), se ha generalizado el uso del escáner en el campo doméstico. Sin embargo, y salvo algunas excepciones, sus características son de tipo medio y no nos permiten un uso más profesional. En este caso, conviene recurrir a equipos independientes de mejores prestaciones en función de la aplicación que se le vaya a dar.

Fundamentalmente, la utilización es para el tratamiento de documentos, o para trabajos con imágenes o fotografías. En el caso de documentos, será importante considerar la velocidad, tanto de escaneo como de calentamiento inicial, siendo menos importante la resolución y profundidad de color. En el caso de fotografías, será justo lo contrario. Vamos a ver las posibilidades de estos dispositivos.

  • Resolución. La resolución de un escáner, no es necesariamente un sinónimo de calidad, sino de tamaño. A mayor resolución, mayor tamaño de imagen a igualdad de calidad. Para documentos nos sería suficiente una resolución de 600 ppp (1.200 mejor si se hace OCR), y para fotografías, nunca bajar de 4.800 ppp.
  • Color. La profundidad de color habitual es de 24 bits, más que suficiente para la gestión de documentos. Para fotografía convendría llegar a 48 bits, cosa que algunos escáneres hacen mediante software. Es muy importante tener en cuenta que con independencia de la profundidad de color, la auténtica calidad la brindan los componentes de los equipos, ópticas, lámparas y sensores.
  • Velocidad. Está en contraposición con la resolución. Cuanto mayor es la resolución, más tiempo tardará el escáner en barrer el documento o fotografía. La mayoría de los escáneres de calidad, tienen tiempos de barrido muy semejantes. Otro factor a considerar en cuanto a velocidad, es el tiempo que tarda la lámpara en estar en disposición de iluminar el objeto, aunque es de unos pocos segundos y sólo la primera vez si se escanean varios documentos. Existen en el mercado dispositivos de iluminación por LED, que son instantáneos.
  • Accesorios. Es importante según la aplicación ver los accesorios incluidos en el equipo. Así, para tratamiento documental, puede ser muy interesante un dispositivo de alimentación de hojas, incluso con posibilidad de escaneo a doble cara. Para fotografía, accesorios que permitan la utilización de negativos fotográficos o diapositivas.
  • Software. Del mismo modo, hay que fijarse bien en el software que incluye de origen el equipo, ya que nos puede ahorrar un buen dinero posteriormente a la compra. Para el tratamiento de documentos, un buen software OCR (Reconocimiento Óptico de Caracteres) o de conversión de documentos a PDF. Para fotografía, software de tratamiento y retoque de imágenes y anti-arañazos.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?