Prince of Persia

La recientemente aparecida última entrega de nos vuelve a poner en la piel de un Príncipe, que en esta ocasión no ostenta más que un apodo, aventurero sin oficio ni beneficio que se verá envuelto en una lucha contra las fuerzas de la Corrupción.

El juego ha sido desarrollado por Ubisoft Montreal, y llegó a nuestros PCs el pasado 9 de diciembre, en él deberemos recorrer niveles con total libertad con el fin de derrotar a las fuerzas del mal de Ahriman y la Corrupción. Pero esta vez no estaremos solos, Elika, la hija del responsable de que Ahriman esté libre nos acompañará y hará uso de su magia para ayudarnos en nuestro empeño.

La dualidad Príncipe-Elika es el pilar central en el que se fundamenta este juego, dado que muchos de los puzles a los que nos iremos enfrentando estarán basados en ella, así muchos obstáculos solo podrán ser superados gracias a los poderes de la chica, la cual además será también nuestra asistente en el combate (muy accesible, por otra parte) y la encargada de garantizarnos la inmortalidad, ya que cada vez que vayamos a caer ella aparecerá para rescatarnos y devolvernos al último punto en que hayamos estado seguros.

El juego se engloba dentro del género de los plataformas de acción y aventura, y de esto último encontraremos en cantidad mientras recorremos los escenarios ambientados en la Persia clásica y diseñados con un cuidado estilo basado en el Cell-Shading, que ofrece unos resultados que recuerdan a dibujos de cómic y que ofrecen un aspecto general de muy alta calidad. Mención especial a los efectos de luces y de la magia, que ofrecen líneas muy suaves y fluidas que ayudan a introducirse aun más en la ambientación.

Aunque en PC resulta un poco complicado adecuarse al control de teclado y ratón, siendo altamente recomendable el uso de un mando, el rendimiento general del juego es bueno incluso a altas configuraciones, aunque seguiremos notando pequeñas ralentizaciones puntuales, que no afectan demasiado al ritmo general del juego.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?