Prince of Persia

No se puede pensar en juegos de plataformas para PC y no pensar inmediatamente en Prince of Persia, uno de los mayores clásicos del género.

Esta saga está muy de actualidad, no solo por el último juego aparecido recientemente gracias a Ubisoft, sino también por la anterior saga en 3D, llamada de las Arenas del Tiempo; pero es nuestro deber retroceder aun más en el tiempo para encontrarnos con el nacimiento del clásico, concretamente hasta el año 1989.

Nacido de la mente de Jordan Mechner, y desarrollado y publicado por Braderbund fue originalmente creado para Apple II, aunque posteriormente contaría con versiones para todas las consolas de la época (e incluso posteriores, pudiendo encontrarnos con versiones remasterizadas para Xbox 360 y PlayStation 3).

El juego nos planteaba una historia situada en la antigua Persia, donde el malvado visir Jaffar ha capturado a la hija del Sultán, quien tiene que casarse con él o morir al cabo de una hora. Nosotros somos un príncipe de una tierra lejana, que va a Persia a casarse con la princesa, pero es capturado por Jaffar. Cuando el juego comienza, escapamos de la prisión donde estábamos encerrados, y tendremos una hora para completar todos los niveles del juego, en los que nos enfrentaremos a diferentes puzzles, obstáculos y enemigos.

Pese a su antigüedad, el príncipe ya mostraba una agilidad muy alta en este título, con unas animaciones muy cuidadas y realistas, no en vano estaban basadas en grabaciones del propio hermano de Jordan Mechner realizando todos los movimientos que más tarde realizaría el príncipe dentro del juego. Veremos a nuestro avatar correr, saltar obstáculos, trepar, dar pequeños pasos y combatir a enemigos armado con una espada.

Aunque el juego debía ser completado en una hora, su vida era bastante más larga, dado que tendremos que coger bastante práctica para resolver los niveles de forma rápida y eficaz, economizando hasta el último segundo.

En definitiva, un gran clásico, de los que crean escuela y que todo el mundo debería disfrutar al menos una vez.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?