Wolfenstein

8 años después de la aparición de la segunda entrega de la saga Wolfenstein llegó su tercera parte, conocida como Wolfenstein 3D.

En esta entrega no solo se cambió de equipo de desarrollo, desarrollado en esta ocasión por id Software, quien en lo sucesivo se encargaría de la saga; si no que cambió el estilo de juego por el del shooter en primer persona.

Tomábamos el papel de William J. Blazcowicz, un espía estadounidense que está atrapado en una fortaleza nazi llena de soldados y perros adiestrados, además de ser ella misma un laberinto lleno de habitaciones secretas, tesoros y un amplio arsenal, vital para escapar del castillo con vida. Pero primero tendrá que eliminar a Hans Grosse, un gigantesco superhombre creado por los nazis.

En la segunda parte del juego debíamos detener los planes del doctor Schabbs, que está creando un ejército de mutantes para Hitler dentro del Castillo Hollehammer. El castillo en sí está lleno de estos engendros, y deberemos derrotarlos en grandes cantidades para cumplir nuestro objetivo.

La tercera parte nos llevaba al búnker de Hitler en el Reichstag, donde debíamos encontrar al Führer y derrotarlo. Pero no será tan sencillo, ya que además de las hordas de enemigos, nos encontraremos con que Hitler va vestido con un traje robótico y está armado con 4 ametralladoras.

Aunque este es el final del juego por así decirlo, se incluían también tres sets de misiones más que servían a modo de precuela a la historia principal, llevándonos a descubrir el proyecto de creación de los mutantes. En total, el juego tiene 60 niveles, uno de ellos secreto y que recreaba un nivel de Pac-Man, con fantasmas incluidos.

El juego levantó una gran polémica, dado la alta cantidad de simbología nazi que poseía, además de que el tema principal del juego era la "Canción de Horst Wessel", himno del partido nazi. En 1994 el juego fue prohibido en Alemania por estas razones, dado que excepto en casos muy justificados, la exhibición de simbología nazi se considera delito federal.

Este título supuso también un modelo a seguir, con un estilo que sería imitado por numerosos videojuegos del género posteriormente, entre los que incluimos al archiconocido Doom, que apareció en el año 1993.

Pasaron 9 años antes de que la saga viera una nueva entrega, hasta que en 2001 apareció Return to Castle Wolfenstein, del cual hablaremos próximamente.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?