Nvidia

Existen ahora mismo en el mercado numerosas tarjetas gráficas de Nvidia, sobre todo de las series 8, 9 y las recientes GTX.

Centrándonos en estas últimas, podemos observar los últimos avances en cuanto a tecnología en tarjetas gráficas para el usuario medio se refiere, representando la gama media-alta de tarjetas de la compañía. Existen dos modelos de esta gama: GTX 260 y GTX 280, siendo esta última la mejor tarjeta gráfica que ofrece la compañía. Y verdaderamente esto se ve reflejado en su precio, siendo solo permisible para los bolsillos más abultados.

Centrémonos un poco más en sus características, el procesador tiene una fabricación de 65nm y alcanza velocidades muy superiores a las de sus competidores: su núcleo ronda los 600 Mhz y su velocidad de shader es de más de 1200 Mhz, alcanzando los 1’1 Ghz en velocidad de acceso a memoria, lo que deja muy atrás a las velocidades alcanzadas, ya no solo por las tarjetas de generaciones anteriores si no también a sus competidores más punteros. Su memoria gráfica DDR3 alcanza los 1024MB.

Estas tarjetas soportan hasta 3-Way SLI, es decir, 3 tarjetas gráficas interconectadas mediante la tecnología SLI. La potencia alcanzable con esto es titánica, pero su coste, tanto económico en lo referente a su compra como el consumo energético que supone tiende a no justificar el gasto. Otro problema de esta gama de tarjetas es la temperatura que puede alcanzar: 105ºC, lo cual requiere de un sistema de refrigeración avanzado incluso poseyendo solo una tarjeta. No resulta complicado imaginar que hará falta para refrigerar 3 tarjetas juntas trabajando a máxima potencia.

¿Pero realmente todo este despliegue de medios, capaz de acelerar sin mayor problema las tecnologías más actuales como Shader Model 4.0 y DirectX 10 y con soporte por hardware para Physx, se ve reflejado realmente en la pantalla? La respuesta es sí, incluso en resoluciones tan grandes como 2560x1600, una única tarjeta es capaz de mover juegos como Crysis a una velocidad más que aceptable, siendo esta velocidad perfecta con un triple SLI.

En resumen, Nvidia de nuevo es capaz de ofrecernos verdaderas bestias para quien esté dispuesto a pagar su precio. Y ese alguien, desde luego no se arrepentirá.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?