Gimp 1

Una de las herramientas de código abierto más conocidas por todos los usuarios es The Gimp, una aplicación para la creación y edición de imágenes muy completa y que puede fácilmente hacerle frente a Photoshop. Utiliza un pack de herramientas similares a las de su homónimo de Adobe incluyendo herramientas de dibujo y coloreado con anti-aliasing realmente efectivas. Al igual que Photoshop incluye funciones de script, infinitos procesos de deshacer/rehacer, editor de gradiente y herramientas de combinado avanzadas. En cuanto a las opciones de modificación de imágenes incluye todo tipo funciones de recortado, redimensión y los efectos clásicos de los editores de alta gama.

Gimp 2

Además The Gimp ofrece compatibilidad con .bmp, .gif, .jpg, .pcx, .png, .ps, .tif, o .xpm entre otros muchos formatos, lo que le convierte en una herraminenta versátil para cualquier labor de edición gráfica. La inclusión de plugins de todo tipo también hace ganar peso al programa puesto que lo dota de muchas más funciones para que los usuarios saquen partido de él. Ya existen más de 100 plugins disponibles de todo tipo: desde filtros para simular fotografías antiguas hasta procesos de separación de color por canal para impresión industrial.

Pero no todo es tan bonito en el universo The Gimp: El nombre significa literalmente "el cojo" en inglés (cuestión que no resulta muy atractiva para su popularidad), no integra de forma nativa la compatibilidad con colores CMYK (aunque es posible lograrlo mediante cierto plugin), no soporta gráficos vectoriales (factor que puede echar atrás a muchos profesionales del sector del diseño), no es compatible con el formato RAW (formato nativo para fotografía profesional) y sus pinceles no pueden ser modificados en cuanto a tamaño y rotación. En cuanto al tema de la interfaz (algo completamente subjetivo) muchos usuarios echan de menos el que las ventanas de herramientas resulten completamente independientes de cada imagen.

Gimp 3

A pesar de estos inconvenientes, muchos de ellos se pueden solucionar mediante plugins, sigue siendo mejor opción para los no profesionales que el uso de copias ilegales de Photoshop, entre otras cosas por las herramientas que incluye, por su precio (es completamente gratis) y porque al tratarse de una aplicación de código abierto se encuentra siempre en constante evolución (seguramente integre las mismas herramientas que Photoshop en próximas ediciones). En mi opinión se trata de un programa muy completo, que ningún aficionado a la fotografía o el diseño debería dejar de probar antes de embarcarse con la compra de Adobe Photoshop, ya que está basado en una interfaz similar y, excepto ciertas funciones dirigidas en exclusiva a profesionales, cumple perfectamente con su cometido.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?