Veoh

Veoh es un sitio de distribución de vídeos que, a diferencia de otros servicios como Youtube, respeta la calidad y el formato originales, por lo que se convierte en un sitio ideal para distribuir y compartir vídeos que sean de buena calidad.

Esta circunstancia lo sitúa en la división de aquellos servicios de vídeo online que acercan la televisión a Internet, como Joost y Hulu, con la diferencia de que Veoh solo posee en su catálogo una amplia base de vídeos musicales y el resto son aportaciones directas de los usuarios.

En este sentido recuerda mucho a Stage6, un servicio de vídeo online rápido y de calidad que permitía subir los vídeos que se quisiera, lo cual fue aprovechado para colgar películas y series enteras a las que luego se podía acceder fácilmente a través de índices recopilados por terceros.

Stage6 tuvo que cerrar en 2007 asediada por las organizaciones protectoras de derechos de autor y las deudas de un negocio que no paraba de crecer pero que jamás llegó a ser rentable. En el momento del cierre, señaló a Veoh como su digna sucesora.

Para evitar seguir la estela de Stage6, Veoh practica una política más restrictiva con los vídeos que puedan violar derechos de autor, por lo que éstos suelen durar poco en sus servidores. Además ha impuesto como restricción que para visualizar vídeos de más de 20 minutos de duración se necesite recurrir a un cliente de vídeo que nos facilita la página.

Veoh

Esto no ha impedido que haya gente que le esté dando a Veoh el mismo uso que tenía Stage6, y existen sitios web muy interesantes con listados de películas y capítulos de series listos para ser reproducidos al instante.

También podemos visualizar sin problemas todo tipo de películas que con el paso del tiempo hayan quedado libres de derechos, como la futurista Metrópolis de Fritz Lang o los clásicos del cineasta soviético Sergéi Eisenstein.

Todas estas características hacen que Veoh ocupe un lugar importante en nuestro "dial virtual". La lástima es que, como ocurre en el resto de webs de TV bajo demanda que llevamos analizando en Malavida, la inmensa mayoría de los vídeos están en inglés. El español sólo está en las aportaciones que hacen los usuarios, lo que -tal y como están las cosas- supone un verdadero oasis en el desierto.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?