Seguimos en nuestro viaje a través de los reproductores de audio para encontrarnos con otro de los veteranos: Winamp. Creado por Nullsoft en el año 1997, este reproductor es uno de los más conocidos, y ya contamos con su quinta edición, la cual analizamos hoy.

Nada más abrir el programa nos encontramos con una interfaz dividida en ventanas, las cuales podemos personalizar a nuestro gusto, separándolas, abriéndolas y cerrándolas y cambiándoles el tamaño, cada una con una función específica: desde los controles de la reproducción, la lista de reproducción o la biblioteca de medios. Esto hace que podamos optimizar el tamaño y la velocidad del programa, que ya es ligeramente más ágil que los reproductores vistos hasta ahora.

Winamp

Winamp nos permite ver la ventana de la biblioteca clasificándola por varios criterios simultáneamente, en apartados separados, véase por autor, alfabéticamente, por estilo musical… Además podemos cambiar el aspecto o skin del programa a nuestro gusto, descargándonos nuevas pieles o diseñando las nuestras propias.

Existen tres versiones del programa, la versión Lite que contiene las funciones básicas, la versión Full que además añade la posibilidad de grabar CD’s y extraer mp3 de estos a velocidades limitadas (2x para la grabación y 6x para la extracción), y la versión Pro, de pago, que además de quitar el límite de velocidad, añade la posibilidad de codificar nuestros mp3 a placer, para optimizar su tamaño, por ejemplo.

Además incluye un interesante ecualizador, para modificar el sonido a nuestro gusto; aunque una de sus facetas más interesantes es la posibilidad de expandir las posibilidades del reproductor mediante numerosos plug-ins creados por aficionados gracias a los kits de desarrollo que Nullsoft ofrece.

Como puntos en contra destacaría la existencia de la edición de pago, limitando funciones que otros programas ofrecen de modo gratuito, además en un inicio el sistema de ventanas puede resultar confuso, aunque una vez te acostumbras no ofrece ningún problema.

En resumen, Winamp o Winamp Lite es una muy buena opción a tener en cuenta por su agilidad y sus posibilidades de personalización.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?