Wrath of the Lich King

Hace ya más de un mes que llegó a nuestras tiendas. Tras haberlo probado, aquí va una pequeña muestra de lo que nos podemos encontrar:

Comencemos con el nuevo continente, Northrend (Rasganorte en la versión española), la mejora en el motor gráfico se nota enormemente y todo sea dicho solo hay una palabra que pueda definir los nuevos mapas y paisajes: impresionantes. Su belleza y variedad son altísimas haciendo todo un gozo a la vista pasear por ellos, si bien no alcanzan los niveles de calidad vistos en otros juegos como Age of Conan, hacen que lleguemos a pensar que no es necesario nada más. La mejora de los efectos de luces se hace patente también en muchas ocasiones, sobre todo en los efectos de magia y en algunas instancias. La nueva música que acompaña a los escenarios nos ayuda a meternos aún más en el mundo, amén de gozar de una enorme calidad. Sobresaliente en general en lo que a ambientación se refiere, aunque resulta un poco extraño encontrar tanto bosque en los mapas, dado que lo visto en Warcraft III era en su mayoría nieve y hielo (que también encontraremos en cantidad, pero no tanto como en el título de estrategia).

La nueva clase de personaje, el Caballero de la Muerte, que es además la primera clase de héroe, es un soplo de aire fresco frente a las antiguas clases de personaje, algo manidas a estas alturas. Un nuevo estilo de juego, algo complejo en un principio, pero que hace en conjunto un personaje muy completo y poderoso (en ocasiones demasiado, lo que hace de esperar futuros parches). Un gran detalle el hecho de comenzar a nivel 55, con un equipo decente y la montura terrestre de máxima velocidad, dado que mucha gente renegaría de probar esta clase en caso de que tuviera que comenzarla desde nivel 1. Atención, para acceder a esta clase deberemos tener un personaje a nivel 55 mínimo en el reino donde queramos crear el nuevo Caballero de la Muerte, además de solo poder tener uno por cada servidor de juego.

Sobre el camino a nivel 80, nada que comentar, se mantiene la mecánica clásica para subir de nivel, incorporando 10 nuevos puntos de talento y nuevos talentos en sí, algunos de ellos muy poderosos y que hacen denotar que nuestros personajes ya son héroes consagrados que no se achantan ante cualquier peligro. Se amplían además las profesiones de artesanía a 450 rangos, y se incluye una nueva: Inscripción, centrada en crear glifos que mejoran algunas habilidades de los personajes, además de crear libros para la mano secundaria y pergaminos de mejora de atributos temporalmente.

Respecto a las nuevas, el high-end una vez llegas a nivel 80 se ha vuelto másfácil, ya que ahora todas las mazmorras de raid pueden ser jugadas tanto en modo de 10 personas como de 25, siendo las recompensas para estas primeras un poco más flojas que las raids de 25. Esto es positivo por un lado, ya que permite a los jugadores más casuales poder ver el mayor contenido posible de juego, mientras que los jugadores más duros pueden seguir disfrutando de grandes retos. Gran punto además incluir de nuevo Naxxramas, vieja mazmorra de 40 personas del juego original, trasladada al continente helado.

En definitiva, una diga expansión de su título original que goza de una gran calidad. Como suele ser habitual será ampliada aún más mediante parches, siendo el último de ellos el que nos llevará a enfrentarnos con Arthas, el temido y poderoso Rey Lich.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?