YO, la app inútil ya tiene utilidades

La aplicación Yo, que no hace otra cosa que mandar “Yo” a tus contactos, parece estar convirtiéndose en la aplicación del mes por su supuesta inutilidad y por el millón de dólares invertido en su desarrollo.

Pero puede que sea capaz de mucho más, y ahora que se ha convertido en el nuevo objetivo de los curiosos, veremos en qué puede llegar a convertirse.

Por curiosos, nos referimos a todas las personas que han conseguido o conseguirán mejorar la aplicación o encontrarle usos inteligentes. Por el momento, la aplicación ha interesado sobretodo a la prensa, que ha conseguido grandes reacciones desde que su creador, Or Arbel, consiguiera levantar más de un millón de dólares para financiar el desarrollo de las funciones minimalistas de su aplicación.

El fenómeno Yo

Para empezar, hay que decir que esta inocentada desarrollada en 8 horas no pretendía revolucionar el mundo de las aplicaciones pero, cuando se es una start-up, todas las ocasiones son buenas (y escasas) para sacar rendimiento a un éxito. La única función de la aplicación es enviar un mensaje aparentemente vacío de contenido, un “Yo”. Sólo se puede enviar un "Yo" a los usuarios añadidos a la lista de contactos, ya sea mediante invitación o añadiendo manualmente el nombre de usuario del contacto que se quiera añadir. No permite importar automáticamente todos los contactos de la agenda que tengan la aplicación instalada, como hacen la mayoría de aplicaciones de mensajería.

Esta forma de comunicación minimalista no pretendía tomarse en serio pero, en muchos casos, ha revelado una necesidad por parte del público de hacer intercambios breves pero informativos. Aunque imaginamos que habrá usuarios que se bombardeen de “Yo” hasta la neurosis, puede que otros lo utilicen realmente como una herramienta gratuita de comunicación. Un “Yo” puede, por ejemplo, indicar a unos padres que su hijo ha vuelto a casa.

Un mensaje tan ligero y directo sigue siendo un mensaje y puede ser interpretado de varias maneras. Esta interpretación es la que mantiene a tantos satélites en órbita sobre la aplicación. Puede que una idea brillante aparezca y que un uso extraordinariamente inteligente vea la luz cuando finalice la fase de convicción.

Interfaz de Yo
Nuevos usos de Yo

Actualmente, los "Yo" ya pueden emplearse con finalidades concretas:

  • Se puede seguir la Copa Mundial de Fútbol y recibir un “Yo” cada vez que se marque un gol. Para conseguirlo basta con añadir el contacto “Worldcup”, una cuenta que se dedica a esta importante y efímera tarea.
  • Algún curioso ha descubierto también una opción oculta que envía un mensaje a un amigo aleatorio al emplear el contacto “Yorandom”.
  • El usuario “Yoall”, en cambio, permite enviar el “Yo” a todos los contactos a la vez.
  • El mismísimo Or Arbel emplea el Yo para comunicar la nueva información del evento Hackathon que está organizando para programadores mediante el nombre de usuario “Yohackathon”.
  • Yo acaba de lanzar una nueva funcionalidad que permite a los desarrolladores integrar un sistema en aplicaciones o webs parar enviar un Yo que notifique cualquier novedad.

Este “chatroulette” minimalista podría crear una nueva moda si se descubriera cómo ponerse en contacto con cualquiera que tuviese la aplicación instalada, sin necesidad de encontrarse en la lista de contactos.

El “Yo” puede ser una revelación. Saturado por correos electrónicos eternos, los tuits repetitivos o las notificaciones omnipresentes, el usuario empieza a estar solicitado sin parar para actuar y reaccionar. “Yo” permite saltarse el paso de la acción (contestar el correo, conectarse a Facebook o a Twitter...) y pasar directamente a la reacción.

O bien, todo esto no es más que un gran golpe mediático bien llevado que aguantará hasta que explote la burbuja. Puede que el mes que viene ya nadie hable de “Yo” y de su única función. Esto resume todo el espíritu Start-Up: un producto incendia la red, los inversores se interesan, se multiplican los fondos y empieza la aventura... Y puede acabar tan rápido como empezó, así es el juego.

¿Se os ocurre algún otro uso inteligente para esta aplicación? ¿Qué significado suele tener el YO que enviáis? ¡Esperamos vuestras ideas!

Relacionados

Opiniones de los usuarios

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?