Cómo funciona Kodi

Kodi es una aplicación código libre. Por lo tanto, cualquiera puede coger su código fuente, modificarlo, y lanzar su propia versión (bajo una serie de restricciones legales, claro). Generalmente es una aplicación, por lo que podemos ejecutarlo sobre cualquier sistema operativo compatible, ya sea Windows, Linux, Android o iOS. El caso de Linux es especial, pues podemos no ejecutarlo como una aplicación, sino de forma nativa. Es decir, podemos ejecutarlo como si Kodi fuese el propio sistema operativo. Esto es muy interesante, por ejemplo, cuando queremos hacer funcionar Kodi sobre una televisión.

Con Kodi podemos hacer casi cualquier cosa si sabemos cómo. Las televisiones, por norma general, no pueden hacer correr ningún sistema operativo (a no ser que monten un hardware muy potente, que no suele ser el caso), por lo que hay que buscar un método alternativo para instalar Kodi o cualquier otro programa sobre ellas. Es por ello que Kodi tiene una versión autoejecutable basada en Linux (es decir, que no necesita ningún SO).

Podemos instalarla, por ejemplo, en una Raspberry Pi y conectarla a la TV por HDMI. El problema viene cuando queremos tener Kodi en cada una de las televisiones que tenemos en casa: tendremos que tener una Raspberry Pi (o el ordenador que usemos) en cada uno de los dispositivos, pues es inviable tener todas las televisiones de casa conectadas al mismo ordenador, principalmente porque los costes del cableado HDMI serían altísimos.

La función que le daremos a nuestro Kodi la elegirá cada uno, pero hay miles de ideas en Internet, algunas muy útiles. Recordad que gracias a los add-ons seremos capaces de instalar casi cualquier cosa sobre el programa.