Cómo hackear con Lucky Patcher

Para hackear juegos y aplicaciones con Lucky Patcher no es necesario ser ingeniero aeronáutico ni nada por el estilo. Tan sólo necesitas seguir estos pasos para aplicar parches de hackeo a las diferentes apps que tengas instaladas:

  1. Paso 1: en primer lugar necesitas tener un dispositivo rooteado. Recuerda que esta es la forma con la que se adquieren permisos de superusuario o, lo que es lo mismo, los permisos con los que se pueden modificar aspectos críticos del sistema operativo (aunque es recomendable saber lo que se toca).
  2. Paso 2: ahora tienes que ejecutar la aplicación y buscar en el listado de apps aquella que quieras hackear.
  3. Paso 3: tras seleccionarla podrás abrir el menú de parches. Recuerda que cada aplicación está marcada con un código de colores y aquellas que están en color naranja son aplicaciones de sistema que, a menos que sepas con exactitud lo que haces, no es recomendable tocar si no quieres comprometer el funcionamiento de tu smartphone o tablet.
  4. Paso 4: ahora has de eliminar la verificación de licencias. Se abrirá un menú en el que tendrás que seleccionar el menú automático y tras ello esperar a que se apliquen todos los parches.
  5. Paso 5: una vez terminado el proceso ve a la aplicación en cuestión y comprueba cómo puedes hacer compras in-app sin rascarte el bolsillo.

De todas maneras es necesario que te recordemos un par de cosas: para empezar si lo intentas con juegos o aplicaciones que se conecten a servidores online (como por ejemplo los juegos multijugador) es fácil que seas detectado y baneado del servicio. Por otro lado, lo de las compras in-app es el método por el cual muchos programadores financian el desarrollo de sus aplicaciones o lo que es lo mismo, su trabajo. Y a nadie le gusta trabajar gratis… a ti tampoco.