Cómo funciona Excel

El funcionamiento de Excel se basa en el manejo de grandes volúmenes de datos de manera que estos, sean numéricos o de texto, se organizan en hojas o libros de cálculo, ayudando al usuario a tomar decisiones más informadas en todo lo que a ellos se refiere. Su interfaz está compuesta por filas y columnas. Donde se encuentran cada una de ellas se genera un espacio llamado celda, que es donde se introduce la información. Son estas las que se utilizarán para trabajar con el programa, pudiendo completarse de manera manual o mediante la importación de archivos en diferentes formatos, como por ejemplo CSV. Estos datos, y para presentarlos para que sean analizados, se pueden resumir con vistas previas, gráficas y tablas dinámicas.

Cuenta con un sistema con el que aprende y reconoce criterios para autocompletar la información que introduce el usuario sin necesidad de fórmulas o macros. No obstante, estas son otras de las funciones soportadas por el programa, pudiendo así llevar a cabo operaciones fiables matemáticas automáticamente.

Dependiendo del tipo de valor introducido, se pueden ejecutar las operaciones matemáticas antes mencionadas. Estas son la suma, resta, multiplicación, división y potenciación. De todas maneras soporta el uso de las llamadas funciones, una serie de fórmulas preconfiguradas.

Su forma de funcionar le permite luego ofrecer ciertas ventajas, como por ejemplo diferentes maneras de representar datos, de forma que se pueden adaptar a la forma de mostrarlos que quiera el usuario. También le permite identificar tendencias y patrones e incluso mostrar tendencias futuras de series de datos.