Para qué sirve Word

Es una herramienta ofimática que está integrada dentro del paquete Office de Microsoft desde 1997 y su función es la del procesamiento de textos. Sirve por tanto para escribir textos con cualquier finalidad: académica, profesional, creativa…

Cuenta con un completo paquete de herramientas que permite aplicar y modificar el formato de un escrito. Estas permiten modificar desde el tipo o tamaño de la fuente al diseño de la página, pasando por la inclusión de elementos gráficos como imágenes o tablas. Permite añadir archivos multimedia de vídeo y sonido pero no es de gran utilidad si la finalidad del documento es imprimirlo.

Dispone de un formato de archivo nativo, DOC, que es cerrado. Se ha convertido en poco menos que un estándar gracias a la amplia difusión del programa, haciendo que prácticamente cualquier aplicación cuya finalidad es la de leer o editar textos sea compatible con él. No obstante también es posible guardar los trabajos en otros formatos como RTF, XPS o XML, además de contar con una herramienta para exportarlos a formato PDF.

Su origen se remonta a 1983 y fue desarrollado por los mismos programadores que desarrollaron Xerox bravo, el primer procesador de textos que operaba bajo paradigma WYSIWYG (lo que ves es lo que tienes, lo que consigues). En primer lugar apareció para el sistema operativo MS-DOS y no fue hasta 1989 cuando Windows contó con su propia versión beta, que aparecería como estable con Windows 3.0 en 1990. Desde entonces ha ido evolucionando hasta convertirse en el procesador de textos más popular y utilizado del mundo.