Cómo funciona OpenOffice

En OpenOffice el usuario lanza la suite y desde su menú principal elige la herramienta que desea utilizar entre aquellas que tiene instaladas. No funciona como lo hace Microsoft Office, donde se accede a sus herramientas de manera independiente, por accesos directos.

Es decir, que en un primer momento, durante la instalación, se ha tenido que elegir entre instalación típica (con todas las opciones instaladas por defecto) o instalación personalizada, donde el usuario puede escoger qué herramientas instala y cómo se configura en su equipo.

En cuanto al manejo propiamente dicho, se trata de un paquete de aplicaciones de oficina potente pero al mismo tiempo accesible para usuarios principiantes. Todo se mueve a través de ventanas y menús, siguiendo el esquema de interacción de Windows.

En esto es muy similar a Microsoft Office, la suite ofimática por excelencia, puesto que ya no sólo su sistema de menús o ayudas es prácticamente idéntico, sino también la consistencia entre aplicaciones: no se necesita saber qué aplicación es la correcta para abrir un documento; basta con hacer clic sobre el que se quiera abrir y la suite de Apache se encargará de hacerlo con la correcta.

Cuenta con estas seis aplicaciones dentro del paquete y accesibles desde el menú principal mediante accesos directos:

  • Procesador de textos.
  • Hojas de cálculo.
  • Presentaciones.
  • Dibujo.
  • Bases de datos.
  • Fórmulas.

A la vez desde este mismo menú principal se ofrece el acceso directo a plantillas gratuitas para cada una de las aplicaciones así como a la carpeta de documentos del usuario.

Estas seis herramientas funcionan todas exactamente igual. Es decir, que al margen de las propias características que las diferencian, el sistema de menús y flujo de trabajo es el mismo por lo que el usuario no tendrá problema alguno para adaptarse a ellas.