Cómo retocar un rostro con Photoshop

Si sigues los pasos que te indicamos podrás eliminar de tu rostro esos antiestéticos granos, esas molestas ojeras o esas manchas de la cara que afean para la posteridad un retrato:

  1. Paso 1: en primer lugar, abrimos la fotografía que queremos retocar con Photoshop. Después, tenemos que duplicar la capa para no trabajar con la imagen original. Para hacerlo tenemos que tener abierta la ventana de Capas, y arrastrar la capa sobre el icono de Nueva Capa. Automáticamente se creará una capa idéntica a la original.
  2. Paso 2: ahora seleccionamos esa capa que acabamos de crear e invertimos los colores pulsando el atajo de teclado Control + I. A continuación cambiamos el Modo de la imagen, y elegimos Luz Intensa. La fotografía se verá toda gris y apenas distinguiremos la silueta del rostro. Para que se note más el relieve de la cara, vamos a aplicar el siguiente filtro: Filtro > Desenfoque > Desenfoque Gaussiano. Subiremos el radio hasta que distingamos todas las partes del rostro.
  3. Paso 3: en el siguiente paso vamos a aplicar otro filtro: Filtro > Otros > Paso Alto. Con este efecto fusionamos la capa gris con relieve con la capa de abajo. Entonces veremos la imagen un poco empañada. Este efecto es el que difumina las imperfecciones del rostro. Para que quede natural tenemos que jugar con el ratio del filtro para que se diluyan las imperfecciones pero no quede demasiado exagerado. Cuando tengamos el nivel adecuado, hacemos clic en OK.
  4. Paso 4: pero ahora tenemos toda la imagen difuminada, y sólo nos interesa retocar determinadas partes, como la piel o las ojeras. Para que sólo afecte a las zonas que nos interesen, vamos a crear una máscara de capa o capa de selección. Seleccionamos la capa de arriba y hacemos clic en el icono de Crear máscara de capa.
  5. Paso 5: a continuación hacemos clic sobre la capa de selección y rellenamos toda la imagen de color negro con la herramienta de cubo de pintura. Veremos que el efecto de difuminado no se aprecia nada. Ahora lo que tenemos que hacer es ir pintando las zonas que queremos retocar. Para ello, elegimos un pincel suave y el color blanco.
  6. Paso 6: ya sólo nos queda ir pintando la piel de la fotografía, las ojeras, los granitos, y veremos cómo van desapareciendo. Podemos ir variando el tamaño del pincel para ajustarnos mejor a las distintas zonas.

Y cuando hayamos pintado todas las zonas que necesitaban retoque podremos observar el antes y después de la fotografía. Tener una cara impecable en las fotografías ya no es sólo cosa de los famosos.