Qué son las capas de Photoshop

Las capas de Photoshop son cómo una versión digital de las hojas apiladas de acetato en una imagen. Permiten trabajar con una fotografía de manera no destructiva. Es decir, sin modificar los píxeles originales de la imagen. Su utilidad es diversa: por ejemplo crear una composición con varias imágenes, añadir texto, añadir formas con gráficos vectoriales… además, aplicar un estilo de capa facilita la adición de efectos especiales como sombras paralelas o algún tipo de resplandor.

El trabajo con capas de Photoshop hace mucho más flexible la edición, pudiendo colocar el contenido en ella o cambiar la opacidad para que sea más o menos transparente.

En cuanto a cómo se organizan, decir que cada imagen nueva tiene sólo una capa. Lo que ocurre es que su número, conjunto y efectos que se pueden añadir adicionalmente está limitado únicamente por la memoria del ordenador.

Para trabajar con ellas hay que acceder al panel de Capas. Desde ahí se pueden gestionar los grupos, que permiten organizarlas de una manera lógica que agrupe mejor el trabajo del usuario.

A su vez existen las llamadas capas de ajuste. Estas parecen estar desprovistas de contenido pero en realidad sirven para ajustar colores o tonos que afectan a las que están por debajo. Esto es a lo que nos referimos con edición no destructiva, ya que se pueden modificar ciertos parámetros de la imagen respetando sus píxeles.

También están las llamadas objetos inteligentes, que es un tipo especial de capa que contiene al menos una capa de contenido. Se pueden transformar también sin modificar píxeles e incluso se puede trabajar con ellas como imágenes independientes.