¿Cómo configurar Skype?

La configuración por defecto de Skype hace posible que cualquiera pueda iniciar sesión en el programa y ponerse rápidamente a chatear y hacer videollamadas con él. No obstante se puede ajustar su configuración para personalizar las diferentes opciones y hacer que el programa rinda de acuerdo a las preferencias del usuario.

Una vez hayas creado tu perfil, donde has de introducir una mínima información (apellido, nombre, lugar de residencia…) y, si quieres, añadir una foto, puedes modificar los siguientes aspectos de la configuración del programa:

Administrar contactos: envía tu nombre a todos tus contactos invitándolos a unirse a Skype o busca los ya existentes desde la pestaña Contactos, añade los tuyos mediante su dirección de correo electrónico o agrégalos a través de Facebook.

Comprueba micrófono y cámara web: si quieres hacer videollamadas tendrás que asegurarte de que funcionan correctamente. Dispones de un contacto que se llama “Llamada de prueba de Skype” que aparece en la lista. De hecho es el primer y único contacto que aparece al instalar el programa. Te servirá para comprobar el funcionamiento de este hardware, ajustando el sonido y la voz si fuera necesario.

Menú de Herramientas: desde este menú podrás acceder a Opciones, donde es aconsejable que eches un vistazo. Aquí se encuentran las diferentes opciones a configurar del programa, como las alertas de sonido, el vídeo y el audio de las llamadas, el traductor de la aplicación, la recepción de chat y SMS, las notificaciones o la privacidad, entre otros. Para muchos usuarios es importante revisar este apartado puesto que permite ajustar los diferentes parámetros de Skype a gusto del usuario.