Un usuario usando una app

El de la tecnología es un sector económico boyante y con unas previsiones de crecimiento para los próximos años excelentes. Es más, el marketing móvil en particular se prevé que crezca en un 270% a lo largo del 2020. Por tanto, es el sector ideal para montar un negocio y ganar dinero. La revolución de las comunicaciones en la que vivimos, el masivo uso de dispositivos inteligentes y la conectividad total que nos rodea son factores decisivos a la hora de fijarnos en esta idea.

Sin embargo, no habrás pasado por alto la dificultad de hacerlo. Este mundo requiere por norma general de una serie de conocimientos previos y aptitudes que se escapan a la gran mayoría de personas. Programadores, desarrolladores y diseñadores informáticos son perfiles laborales muy demandados en la actualidad precisamente por el alza de Internet como medio de comunicación, por su escasez y por la necesidad que hoy en día tenemos todos de ser visibles y localizables en la red.

Y eso sólo se consigue mediante la creación de páginas web o aplicaciones. Pero ¿te has planteado la opción de convertirte tú mismo en creador de apps para empresas? No existe empresa o proyecto que no requiera de una página web o de una app móvil con la que llegar a sus clientes, ¿por qué no ser tú quien la cree y gane dinero con ello?

Di adiós a las barreras de entrada

Estarás pensando que eso es imposible porque no tienes conocimientos ni experiencia en el desarrollo de apps, pero nada más lejos de la realidad. Existen plataformas y herramientas que permiten a cualquiera idear, diseñar y crear sus propias aplicaciones sin ningún conocimiento previo de programación, aunque te cueste creerlo, y la rentabilidad de un negocio de este tipo está fuera de toda duda como veremos después.

Estas plataformas funcionan con lo que se conoce como tecnología predesarrollada, lo que supone que no verás ni una sola línea de código informático. En su lugar tendrás un entorno intuitivo y extremadamente fácil de utilizar para crear hasta el más mínimo detalle. No importa si quieres crear una app de Android, una de iOS o una web progresiva, es decir, una página web capaz de adaptar su diseño al dispositivo en el que se visualiza.

Imagen de un móvil y un ordenador con gráficos estadísticosImagen de un móvil y un ordenador con gráficos estadísticos

Al acceder a una de estas herramientas crearás rápidamente tu app móvil para todas las tecnologías disponibles (Android, iPhone o Progressive Web App). Además tendrás a tu alcance cientos de plantillas y herramientas para realizar el diseño, pero sin dificultades: una interfaz muy intuitiva te permitirá añadir o quitar elementos mediante la función Drag & Drop. Solo tendrás que arrastrar cada elemento y soltarlo en la posición que quieras. Después, modifica colores, iconos, textos, botones… Podrás definir el aspecto hasta el último pixel para que la app quede exactamente como tú quieres.

Mínima inversión, máximo beneficio

Cualquier negocio requiere de una inversión, es evidente. Crear y vender apps también, pero seguro que la cantidad no será tan alta como estas imaginando. En la actualidad existen plataformas que con una mínima inversión de 2.000 euros al año te dan acceso a todas sus herramientas de trabajo. A eso podrías sumar el ordenador para trabajar y tu tiempo. ¿Pero cuánto podrías cobrar a tus potenciales clientes?

El precio medio de venta de una app está entre los 1.000 y los 2.500 euros. Eso quiere decir que con solo vender dos apps en los primeros meses habrás cubierto completamente la inversión de todo un año y ya estarías obteniendo suculentos beneficios. ¿La empresa de unos amigos necesita mejorar su presencia en Internet? ¿Tu familiar regenta un negocio y quiere montar un comercio electrónico? ¿Formas parte de alguna organización que pretende lanzar su propia app par conseguir nuevos socios? Hay tantas oportunidades de negocio como empresas en el mundo, y tus apps pueden satisfacer sus necesidades de inmediato ya que pueden crearse en muy poco tiempo.

A todo esto podrás añadir además un coste de mantenimiento mensual. Deberás sumar a la cantidad de venta de la app fijada ese coste de mantenimiento: ingresos periódicos y regulares que te ayudarán a redondear tu inversión. Si cobraras 50 euros al mes a cada uno de tus clientes lograrías sumar a la compra inicial 600 euros anuales por cada aplicación que vendas. La rentabilidad es obvia y evidente, una simple regla de tres te permitirá calcular los ingresos en función del número de aplicaciones que seas capaz de vender.

Tan solo con una aplicación vendida al mes (por 1.500 euros cada aplicación y 50 euros de mantenimiento al mes) podría suponerte una facturación anual de 25.200 euros anuales. ¿Te imaginas si vendieses varias apps cada mes?

Ganar dinero creando y vendiendo aplicaciones es una de las mejores ideas de negocio en la actualidad: requiere una mínima inversión, no se requieren conocimientos previos y se consiguen importantes ingresos. Todo lo que tendrás que hacer es centrarte en la búsqueda de clientes que necesiten de tu ayuda. Cuando los encuentres tardarás muy poco tiempo en empezar a ver los beneficios y comprobar la rentabilidad real de tu idea.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado