Chips de memoria RAM

Dentro de un ordenador, ya sea de sobremesa o portátil podemos encontrar distintos tipos de memoria. Algunas son memorias permanentes (como la que ofrecen los discos duros o las memorias flash), otras sólo pueden leerse (memorias ROM) y otras pueden leerse, escribirse y tienen almacenamiento no permanente (también conocidas como memorias volátiles). En pocas palabras, eso último es una memoria RAM. Es uno de los componentes más importantes de un dispositivo electrónico (sí, también smartphones) y juega un papel fundamental en el rendimiento del sistema: su importancia es capital. No obstante, no queremos quedarnos aquí.

RAM: la piedra angular del rendimiento de tu PC

Queremos profundizar en los aspectos más importantes sobre qué hace a una memoria RAM, cuál es su funcionamiento y algunos detalles más que seguro te resultarán útiles, como por ejemplo la cantidad que necesitas para trabajar o los tipos existentes.

¿Qué es la RAM?

La memoria RAM es la "memoria de trabajo" de un computador. Se trata de un tipo de memoria volátil, no guarda los datos que se almacenan en su interior una vez la sesión de trabajo termina. Las siglas RAM hacen referencia a la voz inglesa Random Access Memory, que podemos traducir como "memoria de acceso aleatorio".

El formato de una memoria de este tipo es el de un circuito impreso en forma de pastilla rectangular. En esta pastilla van soldados distintos chips, que contienen distintas cantidades de memoria RAM. Precisamente la cantidad de memoria disponible es lo que confiere valor a estos componentes.

Memoria RAM colocada en una placa baseMemoria RAM colocada en una placa base

Inicialmente la capacidad de las RAM se medía en kilobytes a finales de los años 70 y principios de los 80 del siglo pasado (mi viejo Spectrum tenía 128 KB), para pasar después a los megabytes y finalmente a los actuales gigabytes en el sector doméstico. Distintas voces apuntan a que ya se habla de terabytes de RAM en según qué entornos.

¿Para qué sirve la RAM?

Su principal función como memoria de trabajo es la de almacenar datos e instrucciones, que quedan allí hasta que la sesión termine o hasta que necesite sustituirlos por otros nuevos. La memoria RAM se instala en la placa base; se inserta en unos slots plásticos alargados, desde donde se comunica con distintos componentes del sistema.

De esta manera se consigue agilizar el proceso de comunicación entre el procesador y el resto del ordenador. Imagina que tienes delante un escritorio, en el que puedes colocar distintos objetos: documentos importantes, herramientas de escritura o de cálculo, de entretenimiento… en un vistazo puedes observar todo lo que tienes a tu disposición.

Al tener todo al alcance de la mano, tardas muy poco tiempo en pasar de escribir un documento para tu trabajo a, por ejemplo, revisar tus últimos mensajes en tu bandeja de entrada. Y puedes hacerlo sin necesidad de abrir los cajones que hay en tu escritorio que sí, son muy cómodos para organizarlo todo, pero dificultan acceder a todo lo que necesitas.

Detalle de chip de memoria RAMDetalle de chip de memoria RAM

Ahora traslademos la misma idea a términos informáticos: la memoria RAM coloca los datos y las instrucciones que nombramos antes en un lugar preferente al que el procesador puede acceder fácilmente. Si tuviese que ir a buscar todos los datos al disco duro, las tareas más simples como escribir un documento en Word serían increíblemente lentas. Los ordenadores serían casi, casi inutilizables.

¿Cuánta RAM necesitas?

La cantidad y capacidad de la memoria RAM es fundamental. De hecho, a la hora de configurar o comprar un nuevo equipo debería ser de lo primero que tengamos en cuenta por una sencilla razón: si no tenemos la cantidad mínima exigida por los programas o aplicaciones que vamos a usar, no podremos utilizarlos.

Es cierto que los Windows actuales han incorporado para el particionado de discos duros sistemas de archivos transaccionales al estilo de los sistemas Unix y su famosa Swap, que hacen las veces de RAM si la instalada se queda corta. Sin embargo, contar con este colchón no obra milagros: o llegas a la cantidad mínima, o nada. Dicho esto, la cantidad de memoria RAM que necesitas para trabajar varía en función de para qué vas a usar el equipo. A continuación encontrarás una pequeña lista con consejos sobre memoria RAM y casos de uso:

  • Trabajo básico, contenidos multimedia y navegación sencilla por Internet: debería ser suficiente con entre 2 y 4 GB de RAM.
  • Trabajo con documentos complejos, contenidos multimedia, multitarea y navegación con varias pestañas: de 4 a 8 GB de RAM en adelante.
  • Trabajo con aplicaciones multimedia y videojuegos: recomendable tener al menos 16 GB de RAM disponibles.

Además de estas recomendaciones, ten en cuenta que cada placa base admite una cantidad máxima de memoria RAM. Es decir, si tu placa base sólo admite 4 GB de poco sirve que te empeñes en intentar ampliarla. Comprueba siempre la cantidad máxima de memoria RAM que puedes poner en tu PC.

Memoria SO-DIMMMemoria SO-DIMM

Tipos de memoria RAM

Aquí el asunto empieza a ponerse peliagudo. En primer lugar tenemos que diferenciar las memorias por el tipo de construcción: DIMM y SO-DIMM. Las DIMM son las que montan los ordenadores de sobremesa, mientras que las SO-DIMM son de tamaño más reducido y son las que se pueden encontrar en los ordenadores portátiles (que en los modelos actuales no suelen ser ampliables).

Dicho esto, realmente sólo existen dos grandes tipos de RAM de los que se derivan todos los demás:

  • SRAM: es capaz de mantener los datos almacenados en ella mientras haya una fuente de alimentación activa, el acceso a los datos es considerablemente rápido.
  • DRAM: a diferencia de la anterior utiliza condensadores para almacenar los datos, que van perdiendo potencia progresivamente. Necesita un circuito de refresco que incorpore nueva alimentación a estos condensadores cada cierto tiempo para que la información no se pierda, con lo que el acceso a los datos es más lento que en el caso anterior.

De aquí salen los siguientes subtipos:

  • VRAM: memoria RAM de vídeo. Permite que dos dispositivos puedan acceder a ella al mismo tiempo, lo que hace posible el trabajo gráfico y que veamos el resultado en el monitor.
  • RAM Disk: se refiere a memoria RAM que ha sido configurada para funcionar como un disco duro, aunque su velocidad es muy, muy superior. También pierde su contenido al apagar el ordenador.
  • RAM Caché: se trata de una memoria del tipo SRAM (un sistema de almacenamiento de alta velocidad), que permite acceder en un PC a datos que usa habitualmente de forma muy rápida.
  • EDO: es un tipo de memoria RAM dinámica que funciona con el acceso ordenado a los datos por filas y columnas. Fueron muy comunes durante los años 80 y 90 del siglo XX.
  • SDRAM: es el tipo de memorias que se usan desde finales del siglo XX hasta la actualidad. Mejoran el rendimiento de las memorias EDO en un 20%. Funcionan mediante matrices de datos que se generan en nanosegundos y de forma constante.

Este último tipo es, además, el que ha dado lugar a las actuales memorias DDR. De hecho, el nombre completo de estas memorias es DDR SDRAM. Las DDR se clasifican de la siguiente manera:

  • DDR1: es la versión más antigua. Se utilizaban en equipos que montaban procesadores Pentium 4 y las generaciones más vetustas de los Athlon de AMD.
  • DDR2: la segunda generación de estas memorias todavía está bastante extendida a pesar de su edad. Funcionaba con los zócalos LGA775 de Intel y AM2 de AMD.
  • DDR3: aunque DDR4 ya la ha superado, todavía se comercializa y cuenta con una presencia bastante importante. Se monta en equipos con sockets LGA1150 de Intel y AM3+ de AMD.
  • DDR4: es la generación actual, dirigida a la última generación de procesadores de Intel y AMD, y la que más rendimiento ofrece por ahora.

Conviene señalar que las memorias RAM tienen una frecuencia de funcionamiento que sirve para determinar su potencia. A mayor velocidad, mayor será el ancho de banda del que dispondrá el bus de datos para realizar transferencias con el procesador. En las generaciones actuales esta frecuencia se sitúa entre los 2,4 y los 3 GHz.

También, a mayor cantidad de RAM, mayor cantidad de datos e instrucciones se podrá almacenar en la memoria, facilitando muchísimo el acceso del procesador y agilizando muchísimo la ejecución de operaciones en nuestro ordenador.

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado