Mastodon

Desde hace más de una década las redes sociales son una constante en nuestra vida digital. Hay muchas de ellas; algunas muy conocidas y otras no tanto. Algunas de ellas presentan aproximaciones innovadoras sobre cómo los usuarios interactúan, mientras que otras se basan en modelos ya conocidos. Uno de estos casos es el de Mastodon, una red social de reciente aparición con un funcionamiento similar al de Twitter que ha experimentado un crecimiento espectacular en el último año. Sin embargo, antes de que empecemos a hablar en profundidad de las bondades de esta plataforma conviene mirar un poco al pasado.

La historia tiene un protagonista: Eugene Rochko, un usuario de Twitter que había desarrollado cierta desafección hacia la plataforma. Se habían aprobado una serie de cambios que, a su juicio, perjudicaban la experiencia de usuario. Por ejemplo, se limitaban las aplicaciones de terceros y se implementaba un algoritmo que controlaría la línea de tiempo (lo que alertó a muchos “anti Facebook”).

Muchos se limitaron a escupir su ira en unos pocos tuits y volver a lo suyo, pero no Rochko. Su objetivo era reconstruir Twitter desde cero. El resto, como se suele decir, es historia.

Qué es Mastodon, la cara utópica de Twitter

Twitter en un teléfono móvilTwitter en un teléfono móvil

Quedándonos con la explicación más simple, podemos definir a Mastodon como una especie de versión de Twitter vitaminada: comparte los mismos elementos de microblogging, cuenta con limitación de caracteres (a 500 en este caso, frente a los 280 de la red social del pájaro azul) y su interfaz se parece mucho a la de TweetDeck (una aplicación para gestionar distintas cuentas de Twitter desde un mismo lugar).

Las similitudes, sin embargo, se acaban ahí. Las diferencias empiezan en su arquitectura: Twitter es una plataforma centralizada (toda la infraestructura la mantiene el proveedor del servicio), pero Mastodon funciona como una red social distribuida (también conocida como “red social federada”). Esto significa que la infraestructura de la plataforma está repartida entre distintos proveedores. De esta manera se pueden crear una especie de redes independientes que se comunican entre sí, pero que dan al usuario la sensación de estar utilizando una única plataforma.

Esto es más que evidente en el funcionamiento de Mastodon. Los usuarios se pueden inscribir en una instancia (grupos de usuarios con los que comparten intereses), y se pueden comunicar sin problemas con los de otra. Por ejemplo, un usuario de una instancia de comics puede enviar mensajes a usuarios de instancias de películas de Marvel. Actualmente hay unas 1.500 de ellas.

Además de usar el modelo distribuido, Mastodon también permite que los usuarios puedan marcar como privados tuits individuales, se pueden marcar como públicos para determinadas instances o privados para los seguidores. Y, por cierto, los tuits aquí tampoco se llaman tuits: se llaman toots.

Código abierto aplicado a redes sociales

GNU Social, la red social de la FSFGNU Social, la red social de la FSF

Mastodon se lanzó en 2016, con la instancia original mastodon.social y desarrollado a partir de GNU Social. Este proyecto de la Free Software Foundation de Richard Stallman busca crear redes sociales descentralizadas a través de un estándar abierto conocido como OStatus, que en este caso permite la comunicación abierta entre instancias.

Tampoco existen mecanismos de censura o reglamentos generales. Cada instancia se gobierna a sí misma y establece sus reglas. Por ejemplo, en comunidades de anime pueden no permitirse imágenes de contenido adulto o político, mientras que en otras los administradores pueden permitirlas e incluso alentar a que se compartan.

Vale la pena señalar que para unirnos a cada uno de estos grupos de usuarios tendremos que registrarnos. Como cada uno es una especie de república independiente, Mastodon no puede operar bajo un registro único; si quieres publicar en una comunidad que no sea mastodon.social tendrás que aportar tu correo electrónico, tu contraseña y un nombre de usuario.

Unirse a una instancia de Mastodon es, en principio, gratuito. La plataforma también permite a los administradores de cada una adoptar la forma de financiación que prefieran (por ahora Rochko se financia a través de Patreon). No hay una junta central de accionistas, no hay publicidad y su creador ha asegurado que no habrá ninguna de estas cosas en el futuro.

Mastodon no está solo: bienvenidos al Fediverso

Tim Berners-Lee, padre de la WWWTim Berners-Lee, padre de la WWW / John S. and James L. Knight Foundation editada con licencia CC BY-SA 2.0

Mastodon forma parte de Fediverso, una especie de asociación de redes sociales libres y descentralizadas, comprometidas con el usuario y su libertad de expresión, que quieren derrocar al modelo actual de redes sociales. Fediverso está compuesto por miles y miles de servicios, como PeerTube (una alternativa a YouTube), PixelFed (un Instagram libre) o Funkwhale (el Spotify de los servicios descentralizados) cuya cara más visible es Tim Berners-Lee, padre de la World Wide Web.

Al mismo tiempo, Berners-Lee está trabajando en una versión descentralizada de la web que se conoce con el nombre de Solid. Con ella espera devolver a los usuarios el poder sobre la web y revertir los procesos centralizadores a los que se ha visto sometida.

Para qué sirve Mastodon: más allá de Twitter

Timeline de mastodon.socialTimeline de mastodon.social

La utilidad de Mastodon va más allá de las características que comparte con la red social del pájaro azul. De hecho, quienes se han acercado a ella lo han hecho más por motivos filosóficos que por sus bondades técnicas.

Dicho de otra manera: en los medios de todo el mundo se habla de ella como “Twitter sin nazis”; sin acoso o discurso de odio. Al pensar en el Twitter que censura contenidos, que utiliza algoritmos para mostrar tuits en las líneas de tiempo y que está hasta el cuello de problemas para atajar el ciberbullying es fácil comprender por qué resulta tan atractiva para un buen número de usuarios.

Es más, al ser Mastodon una plataforma creada por un ciudadano alemán, el nazismo y cualquier manifestación en pro de esta ideología está totalmente prohibida. Asimismo, cualquier tipo de conducta discriminatoria por raza, género o condición sexual se ganará la expulsión de la red social.

Instancia de Mastodon dedicada a MotoGPInstancia de Mastodon dedicada a MotoGP

Siguiendo con el tema de la seguridad, cuando se toman acciones para atajar ataques de distinta índole que la red social sufre (hace poco el digital El Confidencial informaba sobre un "ataque coordinado" de trolls españoles) su naturaleza descentralizada hace que la respuesta sea mucho más ágil. Según Eugene Rochko es más fácil mantener la plataforma íntegra y libre de elementos indeseados de esta manera.

En definitiva, aunque en el fondo puede que Mastodon sirva para lo mismo que Twitter (la posibilidad de compartir mensajes cortos, imágenes o enlaces con el resto del mundo), lo más importante de todo es que permite mantener un debate limpio a la par que el usuario tiene control total sobre sus datos y su actividad.

Vale la pena señalar que Mastodon no es única en su especie. A lo largo de los años han habido otros proyectos de redes sociales libres que no han acabado de cuajar, como Diaspora. Muchas han ido y han venido; es imposible predecir el futuro de la red social del mamut. A pesar de su crecimiento espectacular, sólo nos queda por ver qué le deparará el futuro.

Algunos clientes para entrar en Mastodon

¿Te interesa probarlo? Pues lo único que tienes que hacer es descargar clientes de Mastodon para poder acceder a la red social y comprobar tú mismo las bondades de la plataforma. Como te hemos comentado, no existe un cliente oficial por lo que toca recurrir a las soluciones de terceros desarrolladores y empezar a indagar tú mismo entre las instancias que te interesan. Quién sabe, igual tú también le dices adiós a Twitter después de probar el nuevo mundo que se abre ante tus ojos.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?