Qué es la tecnología NFC

Con la llegada de servicios como Android Pay o Samsung Pay las tecnologías NFC se han convertido en algo muy común. La mayoría de dispositivos de las gamas alta y media lo incorporan de serie desde hace unos años; se han convertido en un elemento indispensable en la telefonía móvil e incluso hay reviewers que quitan puntuación a un dispositivo si no cuenta con estas tecnologías. Ahora bien, ¿qué es eso del NFC exactamente? Si tú mismo te estás haciendo esa pregunta no te preocupes: en este artículo vamos a intentar resolver tus dudas.

Definición de NFC

Las siglas NFC significan Near Field Communication o comunicaciones de campo cercano. Como su propio nombre indica, permite que dos dispositivos se comuniquen en distancias cortas. Para poder hacerlo se necesita un transmisor y un receptor; además de esto los dispositivos compatibles con NFC se dividen en pasivos y activos.

En el primer grupo podemos encontrar etiquetas NFC y otros pequeños transmisores, que pueden enviar información a otros dispositivos sin necesidad de una fuente de alimentación propia. Sin embargo, no procesan la información enviada por otras fuentes y no pueden conectarse a otros componentes pasivos.

Como dispositivos activos encontramos aparatos que son capaces de enviar y recibir datos; que se pueden comunicar entre ellos y con componentes pasivos como los antes mencionados. Los smartphones son las máquinas activas para NFC más conocidas, con los terminales de pago compatibles con Android Pay como otro ejemplo muy claro.

Cómo funciona la tecnología NFC

Al igual que Bluetooth, WiFi y toda clase de señales inalámbricas, NFC funciona bajo el principio de enviar información en ondas de radio. Las comunicaciones de campo cercano son otro estándar en las transmisiones inalámbricas de datos, lo que significa que para que los dispositivos se puedan considerar compatibles deben adherirse a ciertas especificaciones.

Las tecnologías NFC toman su inspiración de las comunicaciones RFID (identificación por radiofrecuencia, traducido al castellano). Estas últimas, aunque no lo sepas, las utilizas o las ves aplicadas más a menudo de lo que parece: cuando desconectas la alarma de casa con el llavero, o cuando ves esas alarmas fijadas a la ropa en los centros comerciales, estás utilizando aplicaciones de las tecnologías RFID.

Chips RFID, en los que se basa NFCChips RFID, en los que se basa NFC

Aunque se trata de un protocolo de comunicación inalámbrica, hay una diferencia fundamental de NFC con Bluetooth y WiFi: desaparece la necesidad de una fuente de alimentación como ya comentamos antes, es suficiente con el campo electromagnético producido por un componente NFC activo para que uno pasivo pueda enviar datos. Y no, la carga inalámbrica no se hace usando NFC, sino que se utiliza un protocolo conocido como QI.

La frecuencia de transmisión de datos entre dispositivos NFC es de 13,56 MHz, con velocidades que van de los 106 a los 424 kilobits por segundo; bastante rápido para la mayoría de transferencias de datos que se realizan desde el móvil.

Por si fuera poco, NFC cuenta con tres modos de funcionamiento:

  • Crear una red P2P entre dos smartphones que envían y reciben información.
  • Modo de lectura y escritura, que actúa como una transmisión de datos de un único sentido (el dispositivo activo se conecta a otro del que lee información).
  • Emulación de tarjetas, en el que un dispositivo NFC puede funcionar como una tarjeta de crédito contactless con la que realizar pagos.

Cómo activar y usar NFC en tu teléfono

Primero, debes saber si tu móvil tiene NFC, en la mayoría de teléfonos actuales es tan fácil como desplegar la pantalla de notificaciones y pulsar en el icono que se muestra en la siguiente imagen:

Botón de activación de NFCBotón de activación de NFC

Con casi toda seguridad, al activar NFC de esta manera Android Beam se activará automáticamente. Esta función es la que permite que dos terminales Android puedan compartir datos entre sí. El proceso funciona de la siguiente manera:

  • Necesitamos dos dispositivos con NFC y Android Beam habilitados.
  • Abrimos el contenido que queremos compartir en uno de ellos.
  • Colocamos los dos dispositivos pegados por la parte trasera.
  • Recibiremos una confirmación por audio y vibración una vez se hayan conectado entre sí.
  • La pantalla del emisor se reducirá en tamaño, y aparecerá la leyenda "tocar para enviar" en la parte superior de la pantalla.
  • Toca la pantalla del emisor para que el proceso comience. Cuando lo haga, recibirás un sonido de confirmación.
  • Cuando el proceso termine, recibirás otra confirmación auditiva o la aplicación que lo gestione abrirá el contenido que se ha enviado.

Entre los contenidos que se pueden compartir por NFC encontramos la descarga de aplicaciones enviando la página de Google Play Store, URLs para acceder a páginas web, vídeos de YouTube (el emisor hace que se abra la aplicación de YouTube del receptor con el vídeo que envía), contactos que se guardan automáticamente en la agenda del receptor o fotografías, que se comparten como en cualquier otra conexión inalámbrica.

Etiquetas NFC: una forma diferente de compartir datos y configuraciones del móvil

Todo esto que acabamos de contar está muy bien, pero además se puede usar NFC para configurar los ajustes de nuestro dispositivo con sólo una pulsación. ¿Cómo? Pasando nuestro dispositivo por encima de una etiqueta o tag NFC programada.

Estas etiquetas son chips sin alimentación propia, lo bastante pequeños como para ir incorporados en objetos como posters, entradas de cine, tarjetas de visita, pegatinas, pulseras, llaveros y mucho, mucho más. Estos dispositivos pueden almacenar pequeñas cantidades de datos, que después se leen con un dispositivo NFC activo (como tu móvil, por ejemplo). Entre los datos que se pueden almacenar en una etiqueta NFC podemos encontrar:

  • URLs de Internet.
  • Información de contacto.
  • Órdenes que el dispositivo lector podría ejecutar después del contacto.

Para leer la información almacenada en una etiqueta NFC necesitas una aplicación de lectura y escritura específica. En nuestro caso vamos a recomendar Trigger, que permite programar y leer etiquetas NFC para distintos propósitos. Incluso cuenta con ciertos elementos de seguridad, ya que las tags que se programen con esta app sólo se pueden leer con ella.

Entre las funciones que puedes programar con Trigger encontramos:

  • Ajustes de WiFi y Bluetooth (incluyendo modo avión, autosincronización, encender y apagar el GPS y activar y desactivar los datos móviles).
  • Ajustes de sonido y volumen (perfil, tono de llamada, volumen de llamada y de notificaciones, volumen de multimedia, de la alarma y ectétera).
  • Opciones de pantalla (brillo, rotación automática, apagado de pantalla).
  • Compartir contenidos en redes sociales.
  • Enviar mensajes.
  • Crear atajos de aplicaciones (abrir o cerrar una app, abrir una URL o dictar un texto).
  • Reproducir sonidos o vídeos.
  • Crear alarmas y recordatorios.
  • Hacer una llamada telefónica.
Trigger en ejecuciónTrigger en ejecución

Programar una etiqueta NFC con Trigger es muy sencillo: basta con que tengas una tag en blanco, elijas las acciones que quieras incorporar en ella y pulses en el botón "Guardar y programar". Después, bastará con poner la parte trasera del dispositivo encima de la etiqueta para ejecutar la operación.

Pagar con el móvil usando NFC

La aplicación más conocida del protocolo NFC son los pagos a través del móvil. Actualmente hay distintos servicios que cubren este aspecto, con Google Pay y Samsung Pay como los más populares dentro del mundo Android.

Antes de usar cualquiera de estas plataformas de pago, en primer lugar hay que registrarse en una de ellas. Vale la pena señalar que Samsung Pay sólo es compatible con terminales Samsung, mientras que Google Pay funciona en cualquier terminal Android que ejecute de la versión 4.4 del sistema del robot verde en adelante. Una vez superados estos escollos, ya se puede pagar en cualquier tienda que ofrezca soporte.

Para hacerlo, en primer lugar, asegúrate de que NFC está activado en tu terminal. Después coloca tu dispositivo con la parte trasera cerca del datáfono (como harías con una tarjeta contactless) y listo. Tendrás que introducir un PIN dependiendo de la cantidad que vayas a pagar, pero nada más.

Los trucos e información fundamental para configurar tu Android

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado