Código fuente en un entorno de desarrollo

Si has empezado a programar por hobby, o estás empezando a estudiar programación de forma más seria, te habrás encontrado con algunos términos que de primeras te habrá costado ubicar en su contexto: algoritmo, array o matriz, bug, clase, depuración... hay muchos, que se usan mucho más a menudo de lo que podamos pensar. Uno de estos términos tan extendidos no es otro que API, que está muy presente en todos los vocabularios de desarrollo y en Internet cuando se buscan herramientas de programación. En este artículo vamos a dar buena cuenta de qué es una API, de para qué sirve y de alguna cosa más.

Definición de API

Una API o Application Programming Interface (Interfaz de Programación de Aplicaciones) es un conjunto de código que se puede utilizar para que varias aplicaciones se comuniquen entre sí. Realizan una tarea similar a las interfaces de usuario, aunque en lugar de fomentar la comunicación entre el PC y el ser humano, estas interfaces se aplican única y exclusivamente en entornos de software.

Por definición casi parece que las APIs no puedan usarse fuera del entorno de la programación, pero lo cierto es que se utilizan muchísimo dentro del mundo de las redes sociales: son fundamentales para la publicación automática de contenidos en las principales plataformas y para facilitar su difusión entre ellas.

Hoy en día se han convertido en un elemento indispensable en Internet, sobre todo por los nuevos niveles de interacción entre plataformas. Gracias a ellas puedes desde incrustar un vídeo de YouTube o un GIF en una publicación, a comprar en Amazon o cualquier otra tienda online.

Usos de una API

Código fuente JavaCódigo fuente Java

Pues, a tenor de la definición que acabamos de dar, puedes imaginarte que sirven un poco para todo: desde unir una aplicación con el sistema operativo, pasando por conectar con bases de datos y protocolos de comunicaciones, a la finalidad actual de conectar redes sociales y otras plataformas como Google o WordPress (cambiando el marketing digital por completo, ya puestos).

Pero sin embargo, por lo que las APIs resultan valiosas es porque permiten reutilizar funciones ya existentes en otro software, de forma que no sea necesario escribirlas una y otra vez. Dicho de otra manera: si en tu programa quieres incluir una función que te informe de la temperatura que hace en el exterior, con incluir una API será suficiente; no tendrás que programarla de cero.

Otro ejemplo lo tienes en tu ordenador. Cuando un programa que usas en Windows necesita conectarse a Internet, los programadores no tienen que incluir en su código los pasos que tiene que dar para reconocer tu tarjeta de red: una llamada a la API correspondiente basta.

Por resumir, el uso de una API vendría a ser algo así como "contratar" trabajadores externos para tu empresa: han sido formados por otros y trabajan para ellos, pero están dispuestos a echarte una mano donde y cuando lo necesites.

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado