Programas de Optimización

En los tiempos que corren, quizá no sea el mejor momento para invertir en nuevo hardware para nuestro equipo; ahora bien, existen otras opciones para exprimir el máximo de sus prestaciones sin rascarse el bolsillo. Por esta razón, vamos a realizar un recorrido por los mejores programas de optimización gratuitos que podemos encontrar para nuestro sistema operativo.

Nuestro equipo envejece

Qué usuario de Windows no ha dicho alguna frase similar a: «Ya va siendo hora de formatear el equipo». Esta sentencia es el reflejo de una realidad, y es que el uso de un equipo con el sistema operativo de Microsoft lleva consigo la degradación progresiva del rendimiento y la experiencia de usuario del mismo.

Esto no se debe a factores físicos o mecánicos, es decir, no es que nuestro procesador se vuelva más lento con el tiempo ni que nuestro disco duro necesite engrasarse, ni que nuestra RAM sufra el famoso efecto memoria de las baterías, sino que el problema reside en el software y en el contenido del disco duro

Programas de Optimización

Es normal, más aún con la irrupción de Internet y las líneas de alta velocidad, que gran cantidad de programas y aplicaciones pasen por nuestro disco duro, algunas sin pena ni gloria; ahora bien, cada una de ellas tiene un precio, no económico ni de cantidad de espacio en disco, sino en forma de archivos residuales en nuestro sistema.

Además, cuando descargamos ficheros de la Red, los obtenemos en forma de partes muy pequeñas, lo que puede agravar el problema de fragmentación del disco a la hora de realizar tantas escrituras en el mismo.

La acumulación de estos ficheros, entradas de Registro sin borrar e incluso archivos duplicados hace que el rendimiento de Windows se vea reducido día tras día. Aunque formatear es la solución fácil, ya que indudablemente elimina de raíz todos los archivos, necesarios e innecesarios, dejándonos con un sistema impoluto, este proceso también nos obligará a reinstalar nuestros programas indispensables, salvaguardar nuestros documentos o ficheros personales y volver a aplicar todas nuestras personalizaciones, opciones, complementos… lo que provoca que necesitemos un tiempo para poder sentir que nuestro equipo se encuentra de nuevo a pleno rendimiento.

La ventaja de las aplicaciones que nos ocupan en esta comparativa reside en eliminar todos los elementos innecesarios, de forma automatizada, sin tocar nuestra instalación y dejando el sistema en un estado cercano al que conseguiríamos reinstalándolo.

El camino más corto

Si somos usuarios avanzados, a buen seguro conoceremos un puñado de trucos y estratagemas para conseguir que Windows corra más ligero, desde activar (o desactivar) opciones ocultas bajo una montaña de menús o modificar entradas del Registro de Windows hasta borrar ficheros de carpetas temporales. Sin embargo, se trata de una tarea laboriosa, pesada y poco agradecida, que además es necesario repetir regularmente. En la mayoría de los casos, las tareas que ejecuta el software de optimización no son nada que no podamos hacer por nosotros mismos, armándonos de paciencia y con los conocimientos adecuados.

La gran ventaja de estas aplicaciones es que pueden completar las labores que nos llevarían días en solo unos minutos. Para ello, resulta muy socorrida una opción muy extendida, la llamada Optimización en 1-clic, que, en resumidas cuentas, viene a ejecutar todas sus armas, una detrás de otra.

La parte repetitiva también está cubierta, ya que en los programas más completos se ofrece la posibilidad de activar el Mantenimiento automático, que se encargará de volver a ejecutar esta batería de acciones y de evaluar cuándo el desempeño de la maquina comienza a decaer para relanzarlas.

Tipos de herramientas

Dentro de este tipo de software, podemos encontrar dos grandes divisiones. Los programas de limpieza y los programas de optimización. Los primeros realizan tareas básicas de liberación de espacio en disco, eliminación de elementos residuales de Windows, navegadores web o aplicaciones varias, además de gestionar y eliminar las entradas sobrantes del Registro de Windows.

Programas de Optimización

Los segundos son más parecidos al software todo en uno en el que casi todo vale y cualquier tipo de funcionalidad tiene cabida. Ya que pretenden aglutinar la mayor cantidad posible de herramientas con la intención de ayudar a mejorar en lo más mínimo el desempeño de nuestro equipo. Así, además de todo lo anterior, suelen incluir programas de defragmentación, gestión de los servicios y desactivación de funcionalidades de Windows con un consumo excesivo de recursos y que no resultan necesarias.

Programas de Optimización

Es el caso de los efectos gráficos de Aero, que, a pesar de hacer nuestro escritorio más vistoso, no son el mejor aliado a la hora de hacer funcionar con fluidez un equipo antiguo. También podemos encontrar funcionalidades extra, que a primera vista pueden incluso parecer que pertenezcan a otra rama de software, como es el caso de programas de recuperación de ficheros o de gestión del menú contextual de Windows. Si bien se agradece el esfuerzo por cubrir el mayor abanico de posibilidades, en algunas ocasiones, nos ha quedado la sensación de que se han añadido extras a las apliccaiones sin mucho criterio, y al final lo único que hacen es confundir al usuario.

Versiones recortadas

Muchos de los programas gratuitos analizados son versiones sin coste de herramientas más completas. Tal es el caso de Glary Utilities o IObit Advanced SystemCare de las cuales podemos adquirir una versión extendida por 39,95 dólares y 19,95 dólares respectivamente. Las firmas han adoptado una estrategia de ofrecer estas versiones «reducidas» para ganar una mayor presencia en el mercado, aumentar su popularidad y servir como «gancho» de sus contrapartidas comerciales.

Programas de Optimización

Los mayores beneficiados somos los usuarios, ya que no se trata de las antiguas versiones que se pusieron de moda bajo licencia shareware, realmente limitadas, ya sea en funcionalidad o en el tiempo de uso, sino que hablamos de aplicaciones de pleno derecho.

Y, en este punto, podemos preguntarnos: ¿Merece la pena actualizarse? La respuesta depende de nuestras necesidades. Para el usuario medio, estas herramientas son más que suficientes para «limpiar y desengrasar» nuestro PC, pero, si queremos exprimir hasta la última gota, existen funcionalidades que solo encontraremos en la versión completa.

En el número 237, podéis consultar una comparativa que publicamos sobre herramientas de optimización de pago. En ella, destacaron sobre el resto dos suites sobresalientes: TuneUp Utilities e Iolo System Mechanics, ambas, es justo reconocer, por encima de las alternativas gratuitas.

Conoce las pruebas realizadas por PCA Lab

A la hora de realizar las pruebas, se ha procurado buscar la forma más objetiva y medible dentro de las dificultades que supone comprobar la eficiencia real de este tipo de software. Para ello, se ha utilizado un equipo que no dispone de hardware de última generación, con un elevado estado de fragmentación de disco y con un sistema operativo Windows cuyo rendimiento se ha degradado por el tiempo de uso, es decir, el candidato idóneo para una limpieza a fondo. El equipo es un portátil con procesador Intel Core 2 Duo Mobile a 2,40 GHz (P8600), 4 Gbytes de memoria RAM y 80 Gbytes de disco duro, corriendo sobre Windows 7.

Antes de comenzar las tareas de optimización, hemos realizado una copia de seguridad del disco duro completo, bit a bit (incluso del espacio vacío) y pasado dos tests de benchmarking. De esta forma, tras realizar las pruebas con cada software, hemos vuelto atrás en el tiempo para dejar la máquina exactamente en el mismo estado que se encontraba previamente y hemos vuelto a ejecutar las pruebas de rendimiento.

Para medir el rendimiento, hemos utilizado los programas gratuitos: Auslogics BenchTown y PC Wizard 2010. También hemos medido el índice de experiencia de Windows, sin embargo, este no se ha modificado en las pruebas con ningún producto, al estar más relacionado con el hardware.

A la hora de calificar las herramientas, se han tenido en cuenta otros factores, como el número de utilidades, la interfaz de usuario o la facilidad para ejecutar las tareas. Algunas aplicaciones disponen de herramientas adicionales, como la recuperación de archivos, encriptación o widgets, que también se han tomado en consideración.

Resultados de las pruebas efectuadas

Programas de Optimización

Software de optimización analizado

La opinión de PC Actual

Mejor calidad que cantidad

Programas de Optimización

El objetivo de las herramientas analizadas no pasa por mejorar la potencia de nuestro equipo sino por optimizar su desempeño en tareas concretas. Así, veremos que uno de los primeros síntomas de mejora será la disminución del tiempo de arranque. En esta tarea, encontramos una mejora media de unos 5 segundos, destacándose sobre el resto WinUtilities, con una espectacular mejora de 11 segundos. La nota negativa la pone Slim Computer, ya que tras su uso obtuvimos el mismo tiempo que en la medición previa.

Los Benchmark ejecutados han evidenciado unas mejoras en los números no demasiado espectaculares, sin embargo, estos progresos se traducen en un uso más fluido y ligero del sistema operativo, y en un mejor aprovechamiento de los recursos de la máquina. Es digno de mención que los resultados de las pruebas han sido dispares entre ambos programas de medición, esto se debe a las diferencias tanto en las pruebas como en los algoritmos implementados.

En PC Wizard, la mayor calificación la ha alcanzado TweakNow PowerPack, siendo IObit Advanced System Care la nota más alta en Benchtown. Resulta llamativo que, a pesar de esto, el producto de IObit no haya obtenido una nota especialmente elevada en PC Wizard.

Elige la aplicación correcta

Al decantarse por una aplicación de mantenimiento es conveniente tener en cuenta que ha de ser una herramienta que exija el menor esfuerzo posible por nuestra parte a la hora de hacer un uso regular de ella; de no ser así, lo más probable es que quede olvidada hasta que el equipo comience a mostrar síntomas de agotamiento. Por esta razón, resultan casi estándar los métodos tipo Optimización en un clic, del que solo carecen SlimComputer y nCleaner, lo que hace más tediosa su ejecución.

Un paso más allá en este mismo sentido lo encontramos en las funcionalidades de mantenimiento automático, en las que no resulta siquiera necesaria nuestra intervención. Las herramientas analizadas con esta propuesta son Glary Utilities, IObit Advanced System Care y Argente, que realizan un análisis inteligente de estado, actuando en consecuencia. Como segunda opción, nos quedamos con las tareas de mantenimiento programadas, un método menos avanzado, pero que bien configurado puede resultar efectivo, como demuestra CCleaner.

Las mejores

Las aplicaciones que mejor sabor de boca nos han dejado han sido Advanced System Care y WinUtilities, por su cuidada interfaz, gran cantidad de opciones y resultados en los test de rendimiento. Su punto fuerte es que, a pesar de concentrar gran cantidad de funcionalidades, la práctica totalidad de ellas están enfocadas a aumentar el rendimiento de nuestra máquina. En el otro extremo, encontramos a Argente, que, a pesar de no ser una mala opción, falla por incluir tantas herramientas y sobrecargar al usuario con opciones prescindibles.

En un lugar especial, se encuentran las herramientas enfocadas a limpieza. Las cuales nos han producido sensaciones dispares. Si bien son menos completas y requieren de otros programas, CCleaner ha demostrado ser excelente en su área, mientras que SlimComputer se queda como el «farolillo rojo» del ranking, no habiendo repercutido de forma visible en los test efectuados.

Lo mejor: Una mejora en el uso que es palpable

Programas de Optimización

A pesar de que los resultados de las pruebas de benchmarking realizadas no son espectaculares para ninguno de los contendientes, la mejora de rendimiento es «palpable». Los fríos números no hacen justicia a la mejora de la experiencia de usuario advertida tras optimizar el sistema. Esto se debe a que los métodos de medida están más orientados a determinar la potencia «en bruto» del sistema que la velocidad de respuesta y la agilidad de la navegación entre las distintas aplicaciones.

Lo peor: Un complemento no determinante

Programas de Optimización

Tampoco debemos depositar todas nuestras esperanzas de convertir un ordenador obsoleto en todo un bólido con solo instalar estas herramientas. Empleadas sobre un equipo medianamente actual, nos devolverá la «chispa» perdida con el uso cotidiano. Por otra parte, los informes integrados de este software sí nos pueden ayudar a detectar dónde se encuentra el cuello de botella. A veces, un aumento de la memoria RAM puede cambiar totalmente un equipo a cambio de una mínima inversión.

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado