Malavida logo

Las compañías dedicadas a la tecnología no solo nacen en Estados Unidos. España también es cuna de empresas que se centran en el mundo de la tecnología. En nuestra tarea de hacer que nuestros lectores amplíen sus conocimientos sobre informática, nuevas tecnologías e Internet, hemos decidido contar las historias de aquellas empresas españolas cuyo corazón late en código binario. Esta semana, Factoría Digital ha pasado a formar parte de nuestro diario de bitácora.

Los milagros de las redes nos han permitido trasladarnos a Gran Canaria, el hogar de una pequeña empresa que hoy en día se dedica a ofrecer servicios de alojamiento web a los usuarios, pero que ha tenido que modificar su modelo de negocio a lo largo de los años. Lejos de ser una de esas startups con financiación que acaba siendo comprada por una gigante del mundo de la tecnología, Factoría Digital ha nacido del esfuerzo de su fundador y actual director, Juan Carlos Celaya, con el cual hemos podido hablar largo y tendido acerca del actual panorama del universo del hosting, de cómo levantar una empresa desde cero, y de qué pueden hacer hoy en día las nuevas compañías para salir adelante.

Partiendo de cero

Cuando uno hoy en día se para a pensar en lo que es una compañía de tecnología, siempre se imagina las sedes centrales de Google, donde hay toboganes y grandes salas de imaginación para que los usuarios puedan sacar lo máximo de su creatividad; o las futuras oficinas de Apple en Cupertino, con un edificio que parecerá más el vehículo de unos conquistadores extraterrestres que el lugar en el que crean el nuevo iPhone.

Sin embargo, la realidad es otra totalmente diferente. Y sí, es cierto que hablar de empresas que se dedican a la tecnología implica hablar de empresas muy diferentes a las que existían hace siquiera 20 ó 30 años, pero al fin y al cabo, son empresas que parten de cero.

En el caso de Factoría Digital, no podríamos ser más exactos cuando hablamos de "partir de cero". De la nada al... no, no al todo, pero al menos sí a lo suficiente como para ganarse la vida por cuenta propia y ser capaz de estar empleando a otras cinco personas. Factoría Digital no comenzó siendo una compañía que ofreciera alojamiento web, sino una empresa que ofrecía servicios y que comenzó su andadura en el año 2004, no sin que antes Juan Carlos se hubiera encontrado con algún que otro traspiés en su vida profesional. Antes de crear Factoría Digital, tuvo tiempo de trabajar en una compañía que se dedicaba al diseño de páginas web para algunas conocidas cadenas de tiendas de ropa, y de fundar una sociedad con un diseñador que, más tarde, resultó ser un estafador.

Hoy, Factoría Digital se acerca a los 10 años de existencia, pero a lo largo de este par de lustros la empresa ha cambiado mucho. Tuvieron la suerte, o la desgracia, de comenzar a trabajar con algunos clientes de alto nivel. Quién iba a decirles que iban a ser algunos de esos clientes los que iban a impagarles.

Un cambio de mentalidad

La historia de Juan Carlos nos permite ver claramente cuál es la clave de todo emprendedor, su capacidad para cambiar de mentalidad. La capacidad para cambiar el rumbo cuando es necesario es algo vital para sobrevivir en el mercado profesional existente. Nos cuenta que "era mejor tener una gran cantidad de clientes pequeños, a unos pocos grandes", pues así se reducía el riesgo de impago que podían general algunos de esos clientes. Actualmente, los 2.000 clientes con los que cuentan, algunos de ellos con gastos de menos de 10 euros al mes, son los cimientos de una empresa que da de comer a todos los que la componen.

Focalizándose en el objetivo

Factoría Digital es una compañía que actualmente se dedica a ofrecer hosting y soporte para usuarios que quieren iniciar proyectos en Wordpress, Prestashop y Magento. Sin embargo, no siempre han sido lo que son ahora. El mundo de Internet ofrece muchísimo para las empresas que buscan algún tipo de servicio, pero lo cierto es que, aunque parezca mentira, tiene muchas más posibilidades para las empresas que quieren ser las que ofrezcan dichos servicios. Factoría Digital se dedicaba a ofrecer una mayor cantidad de servicios de los que ofrece hoy en día. Celaya nos explica cómo de la colaboración acabó surgiendo la clave de su actual empresa. En un WordCamp, un evento dedicado en exclusiva al mundo de Wordpress, Fernando Tellado, experimentado en la plataforma más conocida del mundo para crear páginas web, puso al día a Juan Carlos de cómo se encontraba el mundo del hosting en España, y qué era lo necesario en un plan de alojamiento para que un usuario pudiera tener un blog creado con Wordpress que funcionara de la manera correcta y no diera problemas.

Después de trabajar aquella idea y de convertirla en un modelo de negocio, Factoría Digital ha pasado a ser una empresa que se focaliza en las tres citadas plataformas, Wordpress, Magento, y Prestashop.

¿Qué diferencia a Factoría Digital de las demás?

Evitando parecer prepotente, Juan Carlos nos dice que consideran que en España no hay ninguna compañía que se acerque a lo que ellos ofrecen, aunque con total humildad reconoce que es posible que exista alguna que él desconoce.

Y lo cierto es que después de que los servicios de hosting de Factoría Digital hayan pasado por los laboratorios de PC Actual, podemos afirmar que, en efecto, el servicio es sobresaliente. Hay cuatro características que hacen que sea de alta calidad.

1.- Wordpress (o la plataforma elegida) preinstalado para poder utilizarlo en cuanto contratamos el hosting, incluyendo plugins y herramientas para configuración SEO, almacenamiento en caché, y todo lo necesario para tener el blog listo.

2.- Un alojamiento que cuenta con las características requeridas para estas plataformas.

3.- Una velocidad de carga del sitio realmente rápida.

4.- Un soporte muy funcional.

Nuestras expectativas han sido superadas con creces, pues además se trata de un servicio de hosting low-cost. Tengamos en cuenta que casi cualquier hosting de menos de 15 euros al mes puede ser considerado como low-cost. En precio no pueden competir con los gigantes del mundo del alojamiento, pero lo cierto es que su servicio supera con creces al de estas compañías.

Los gigantes del hosting les ayudan

Por supuesto, no podíamos evitar preguntarles por cómo les afectaban las campañas publicitarias de las grandes compañías, los gigantes del hosting, que ofertaban servicios de cinco euros mensuales por un hosting que a priori parecía suficiente para crear una página web. La respuesta de Celaya también sorprende. Lejos de verlos como una amenaza para su negocio, los gigantes del hosting son una ayuda.

"Captan a usuarios que no contratarían hosting de ninguna otra manera, y una vez que esos usuarios se dan cuenta de que no les ofrecen lo que quieren, entonces nos buscan a nosotros".

Con esa frase resumía cuál es la situación en la que quedan ellos gracias a los gigantes del hosting. De hecho, Juan Carlos nos decía que son muchos los que rebotan hasta Factoría Digital y que provenían de servicios de este tipo en el que no se les ofrecía lo que buscaban. Salvo las estáticas páginas web de representación, prácticamente ningún otro tipo de página web funciona de manera correcta con los servicios low-cost que ofrecen los gigantes. Las únicas alternativas, aparte de multiplicar el gasto por 10, son las pequeñas empresas como Factoría Digital que sí son una excepción, pues también hay una gran cantidad de compañías de este tipo que ofrecen un mal servicio.

Para emprender, hay que emprender

El caso de Juan Carlos Celaya contrasta mucho con el de muchos jóvenes que se encuentran en el mercado laboral español. Nos explica que comenzó dos carreras universitarias y que acabó dejando ambas, pues no veía claro que fueran el camino a conseguir un empleo. "Si te lo trabajas, lo puedes conseguir", nos dice. Muchos jóvenes españoles con titulación buscan empleo fuera de nuestro país, mientras que otros tratan de ampliar su formación con estudios complementarios. "Un título ayuda, pero hay que continuar", y no se refería a un nuevo título o a un postgrado, sino más bien al esfuerzo de crear algo, de tratar de comenzar a trabajar. "El sector académico está muy retrasado", gran parte de los contenidos de las titulaciones de informática de la inmensa mayoría de las universidades de España están basados en lo mismo que hace 10 años. Algunas asignaturas sueltas, alguna carrera perdida en alguna universidad privada, se convierten en los únicos luceros que brillan en un cielo de diciembre.

"Queremos ser los mejores en unas cosas muy concretas"

"Un bar en la playa", esa era la respuesta de Juan Carlos cuando le preguntábamos qué negocio crearía si pudiera volver a elegir a qué dedicarse. Entre risas, nos decía que no se planteaba ahora mismo ninguna otra cosa aparte de Factoría Digital. De hecho, incluso seguía trabajando en acotar todavía más aquello a lo que se dedicaban, en centrarse todo lo posible en aquello en lo que trabajan. "No acabas de hacerlo todo lo bien que podrías. Queremos ser los mejores en unas cosas muy concretas".

Ese es el objetivo de Factoría Digital, aunque les preocupa, eso sí, que un crecimiento desproporcionado pueda generar un desequilibrio difícil de controlar en sus circunstancias. De momento, barajan nuevas colaboraciones que puedan permitirles mejorar en lo que ya hacen.

Tres claves para el éxito

Finalmente, Juan Carlos nos daba las que para él eran las tres claves del éxito de una empresa tecnológica de nueva generación. Por un lado, nos hablaba del Bootstrapping, o lo del "buscarse la vida con lo mínimo", que decimos por aquí. Por otro lado, destacaba la importancia de tener un pequeño equipo, entusiasmado. El dedicar muchas horas a un mismo proyecto desgasta y agota. El contar con un equipo que se mantiene animado puede ser vital para mantener vivo un proyecto que pasa por un difícil momento. Por último, no se olvidaba de mantenerse centrado en un nicho muy concreto, y rentabilizar eso. Uno no puede ser el mejor en todo, pero sí puede ser el mejor en algo muy preciso.

Sitio web: FactoriaDigital.com

Contacto: Juan Carlos Celaya (http://linkedin.com/in/juancarloscelaya)

 

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado