iPhone 5

El 28 de septiembre se lanzaba en España el nuevo iPhone 5, el primero de la era post Jobs de Apple, y una nueva vuelta de tuerca a una familia de productos que se han convertido en verdaderos objetos de deseo desde su lanzamiento. Os contamos nuestra experiencia de uso en los primeros diez días con el smartphone más deseado.

Día 1

Llegó el gran momento. Una vez recibes la caja del terminal, vuelves a experimentar la sensación que supone abrir un producto de Apple. Puede parecer pedante, pero lo cierto es que ayuda a reafirmar esa percepción de calidad y exclusividad que Apple quiere para todos sus clientes. Dentro de la caja encontramos lo habitual: auriculares, cargador, cable USB y unas sencillas instrucciones.

Una vez retirados los plásticos de protección, lo más llamativo son los 112 grs de peso del nuevo modelo, que supone un 20% menos de peso respecto al 4S. Casi el mismo porcentaje en que se ha reducido el grosor del terminal. El resultado es notable: más ligero y más fácil de sujetar con una sola mano. La otra gran novedad ha sido el aumento del largo (el ancho permanece idéntico) para dar cabida a una pantalla de 4” (antes 3,5”).

4s.vs.5

Quizá lo más sorprendente es el cambio de la carcasa trasera. Desaparece el Gorilla Glass de la generación anterior, y en su lugar domina casi toda la parte trasera una gran carcasa de aluminio. Es evidente que ha sido un cambio necesario para reducir grosor y peso, pero desde un punto de vista más purista, se han perdido el tacto y sensación de robustez del 4/4S y su Gorilla Glass. Probablemente sea cuestión de acostumbrarse.

Antes de seguir adelante me detengo en dos detalles que han llamado mucho la atención: los nuevos auriculares EarPod y el cable USB, en el que se ha sustituido el veterano conector analógico de 30 pines por otro diminuto llamado Lightning. ¡Habrá que probarlos a fondo!

Al final, mientras enciendo el terminal y comienzo a restaurar la copia de seguridad del anterior iPhone desde iCloud (vía WiFi y sin tocar el PC), recuerdo el tema de la NanoSIM. El nuevo terminal precisa de una SIM aún más diminuta que la MicroSIM anterior, y aunque en realidad el chip es el mismo y lo que se elimina es el poco plástico que quedaba alrededor. Habrá que luchar para ver cómo puedo conseguir una de mi operador.

Día 2

No ha habido suerte con la NanoSIM. Mi operador (Pepephone) no ha recibido aún las tarjetas, así que toca hacer algo de bricolaje utilizando para ello una plantilla de recorte. 10 minutos, un poco de paciencia y mucho cuidado, y ya tengo mi antigua MicroSIM recortada para encajar en el terminal. Al final no ha sido tan traumático como pensaba.

NanoSIM

Tras configurar datos como los APN del operador y volver a introducir las contraseñas de mis cuentas de correo, tengo el terminal listo. A simple vista todo se mueve más rápido, y la mayor altura de pantalla no impide que pueda seguir manejándolo todo con una única mano. Es cierto que he de estirar el dedo algo más que antes, pero llegar, llega.

Lo que sí se aprecia inmediatamente es una mayor soltura en la ejecución de ciertas aplicaciones. Todo parece abrirse más rápido y suave, así que toca corroborarlo con utilidades como GeekBench o Linpack, clásico del benchmarking en plataformas móviles. Los resultados, como eran de esperar, sorprendentes: prácticamente el doble de rendimiento que un iPhone 4S.

Dia2-Benchmark

Y es el nuevo chip A6, fabricado por Texas Instruments y Samsung (paradojas de la vida) según los diseños de Apple, es uno de los procesadores móviles más rápidos vistos hasta la fecha. Con doble núcleo, e importantes mejoras en consumo energético y dimensiones (un 22% más pequeño), esta CPU es una de las grandes bazas del nuevo iPhone 5.

Día 3

Superada la fase de emoción inicial, y ya con las novedades más asimiladas y asentadas, toca fijarse en los detalles. Uno que sin duda me dejó muy satisfecho fue comparar las pantallas Retina del 4S y el 5. El año pasado la pantalla Retina nos pareció un avance espectacular respecto al modelo anterior, y la calidad que ofrecía parecía única. Sin embargo, el iPhone 5 ha logrado superarse. La nueva pantalla, además de más alta es también más delgada y con mejor gama de contraste y gama de color.

Dia3-Pantalla

Parte de la culpa la tiene el hecho de que Apple haya reducido capas, e integrado prácticamente el sensor capacitivo con la propia capa TFT. El resultado es una visión nítida incluso en ángulos muy cerrados y, especialmente, un mayor colorido.

La única nota “negativa” podríamos ponerla por que es más sensible a la presión que modelos precedentes. Si presionamos fuertemente en algunas zonas de la pantalla podemos observar ondas o deformaciones en la imagen. Y de hecho, en algún blog internacional ya salió esta crítica, pintándola casi como un problema de fabricación.

Lo cierto es que, tras tres días con el terminal me parecen críticas algo amarillistas. El problema existe, sí, pero como en cualquier otro terminal al que le aprietes la pantalla con todas tus fuerzas. En uso normal, donde la pantalla simplemente la tocas, todo funciona exactamente igual que siempre.

Por cierto, he realizado bastantes llamadas y parece que la gente me escucha incluso mejor que antes. Lo cierto es el que nuevo iPhone integra 3 micrófonos, con lo que en principio la cancelación de ruido (incluso haciendo videollamada frente al teléfono) funciona realmente mejor que antes.

Día 4

Ya los primeros días tuve ocasión de hacer alguna foto, aunque no me paré demasiado en la aplicación, y hoy me he propuesto investigarla a fondo.

De entrada Apple asegura que las lentes se ha reducido de grosor, aunque sin perder calidad y mejorando la luminosidad. Tenía curiosidad y, la verdad es que durante las pruebas quizá sí puedo decir que las imágenes tienen algo más de colorido e intensidad que con el 4S, aunque lo cierto es que son los mismos 8 MPx, y en ambos casos los resultados son realmente buenos.

Sin embargo lo más potente, y lo que más voy a disfrutar son las nuevas fotos panorámicas. Hacerlas es casi un juego (tienes que moverte a la misma velocidad que una flecha y lograr que no se salga de una línea que cruza la pantalla), y los resultados impresionantes. El resultado típico es una imagen de 10.800 x 2.332 puntos, cifra suficiente casi para imprimir un póster.

Foto Panoramica

También me ha gustado la cámara frontal. Ahora ofrece 1,2 MPx de resolución y, aunque no es la trasera, mejora bastante la calidad haciendo videollamadas con Facetime (sobre todo si es a un Mac de sobremesa), y permite hacerse autocapturas con un tamaño mínimo razonable.

Día 5

Hoy tocaba moverse por Madrid e ir a hacer un par de visitas, así que era el día perfecto para poner a prueba los nuevos mapas de Apple, un punto caliente después del aluvión de críticas recibidas durante los primeros días del lanzamiento de iOS 6.

Personalmente soy un fan de Google Maps, y lo cierto es que lleva tanto camino recorrido que Apple aún necesitará tiempo para alcanzarles. Sin embargo, para mí el punto de inflexión es el guiado puerta a puerta (que funciona realmente bien y sin necesidad de apps de pago) y la integración con Siri.

El asistente de voz, que con iOS 6 por fin está en castellano y funciona a las mil maravillas en conjunción con los mapas, siendo la misma voz la que nos guía, incluso con la pantalla bloqueada.

Además, las zonas donde está disponible la vista en 3D tienen mejor aspecto que las de Google Maps, al menos en entorno móvil. He visto algún error moviéndome por Madrid, pero de poca relevancia y que es cuestión de tiempo que se vaya puliendo.

Dia5-Mapas3D

Mi veredicto final es que el salto de Apple probablemente termine valiendo la pena. A medida que se perfeccione la cartografía y crezca la base de datos de establecimientos y puntos de interés, la combinación de Siri y mapas va a ser insustituible para muchos.

Día 6

Durante los días que llevo con el iPhone 5 en el bolsillo todos los días había al menos un par de aplicaciones con nuevas actualizaciones. Ha sido un chorreo constante, y aún así aún tengo bastantes pendientes de actualizar para soportar el iPhone 5.

¿La razón? La nueva pantalla. Las apps que aún no se han actualizado cargan sin problemas, pero muestran dos bandas negras en la parte superior e inferior. No es un problema y todas las que he podido utilizar funcionan sin problemas (incluido WhatsApp), así que parece que el cambio se ha hecho sin traumas ni consecuencias para el usuario. Ahora es solo cuestión de esperar a que los desarrolladores las actualicen.

Dia6-Aplicaciones

Día 7

Hoy toca relajarse. Aún tengo pendiente probar los EarPods y es el día perfecto. Quizá lo más llamativo de los nuevos auriculares es la nueva forma ergonómica, que encaja realmente bien en la oreja pero sin que apenas se note. Esto genera que incluso tengas la sensación de que se van a caer, aunque lo cierto es que permanecen en su sitio incluso mejor que los de toda la vida.

EarPods

Ahora bien, lo que mejor sabor de boca me ha dejado es la calidad de sonido. Apple nos comentó que habían trabajado en mejorar la caja de resonancia interna, y sobre todo en la generación de graves. Me mostré algo escéptico (son unos auriculares tan pequeños…), pero lo cierto es que hay que oírlo para creerlo. Hot’n’Cold de Katty Perry fue suficiente para descubrir que los nuevos EarPods suponen un gran avance en lo que a auriculares se refiere, máxime si tenemos en cuenta que se incluyen en el paquete de venta del iPhone.

Día 8

Pasada la primera semana, hoy me ha dado por reflexionar un poco sobre la autonomía. Y lo cierto es que me doy cuenta de que apenas he notado diferencia con el iPhone 4S, e incluso diría que he logrado mejores cifras.

En mi caso, con uso intensivo de 3G (miro compulsivamente el correo y uso el WhatsApp a destajo a lo largo del día), algunas llamadas a lo largo del día, WiFi siempre activado y el módulo de GPS desactivado siempre que me acuerdo, puedo aguantar día y medio e incluso dos días (apurando al máximo ) sin problemas.

La conclusión es evidente: pesa menos, es más fino y encima más potente, pero manteniendo la autonomía en valores cercanos al 4S e incluso mejorándola en casos como en el de la navegación con GPS.

Día 9

Algo que me ha hecho polvo ha sido el cambio de conector. Hoy he olvidado cargar el móvil en casa y a media mañana la batería ha empezado a flojear. El problema es que mi viejo cable-cargador de mechero que tengo en el coche es totalmente inservible para el nuevo iPhone 5.

Lightning

En la tienda Apple tienen un adaptador del conector de 30 pines al nuevo Lightning, pero a 29 euros, creo que intentaré pasar sin él por ahora y saldrá más rentable comprar un nuevo cargador para el coche.

Aún así, a pensar de las molestias y sobrecoste que acarrea el cambio de conector no estoy molesto con Apple. Creo que el nuevo conector es una excelente solución, pues permitirá conectar más variedad de dispositivos y, sobre todo, resulta mucho más cómodo. Por ejemplo, es indiferente la postura con la que lo conectemos (hacia arriba o hacia abajo), pues al ser digital detecta automáticamente las conexiones e internamente las enlaza adecuadamente. Además, parece más resistente que el anterior de 30 pines (me he cargado más de uno tras caídas, pisotones, etc.) y encima entra a presión sin mecanismo alguno, por lo que recuerda bastante al conector magnético MagSafe de los MacBook.

Día 10

Se cumplen diez días con el nuevo iPhone 5 en el bolsillo. He de reconocer que el nuevo terminal ha mejorado mucho en infinidad de aspectos, e incluso me atrevería a decir que se ha vuelto más práctico, primando peso y grosor por encima de elementos estéticos como las cubiertas de cristal de la anterior generación. Esto, desde un punto de vista comercial es una gran noticia, pues hay que sumarle una mejora notable en rendimiento, en software (con el iOS 6 ya lanzado), tamaño de pantalla, etc….pero sin perder autonomía ni ergonomía de uso.

Aun así, también pienso que la tapa de aluminio trasera rompe un poco con el camino emprendido en los dos últimos iPhone, cuyo diseño y tacto eran inigualables en el mercado. Durante estos primeros días, aunque lo he cuidado con esmero, ya ha aparecido algún desperfecto en la tapa de aluminio. Nada grave, e incluso mejor de lo esperado en un principio.

Me queda por probar el rendimiento de nuevo HSDPA+ de hasta 42 Mbps que, hoy por hoy, mi operador no ofrece, pero que en operadores como Movistar o Vodafone está disponible en determinadas zonas y para ciertas tarifas. Eso sí, el WiFi a 5 GHz que tengo con el AirPort Extreme en casa lo aprovecha sin problemas, aunque no he notado grandes cambios de velocidad respecto al 4S utilizando la banda 2,4 GHz tradicioonal.

Al final, la conclusión final es clara: Apple ha vuelto a mejorar su terminal, primando quizá algo más la practicidad y tecnología por encima del diseño, aunque sin descuidar esto último en ningún momento con acabados y ajustes entre piezas tan perfectos que difícilmente se puede encontrar un fabricante equivalente en el mercado hoy por hoy.

 

Pruebas de rendimiento

Geekbench (Rendimiento global): 1.661

  • Integer: 1.271
  • Floating Point: 2.114
  • Memory: 1.879
  • Stream: 1.009

Quadrant (Rendimiento global): No aplicable

  • CPU: No aplicable
  • Mem: No aplicable
  • I/O: No aplicable
  • 2D: No aplicable
  • 3D: No aplicable

AnTuTu (Rendimiento global): No aplicable

  • CPU: No aplicable
  • GPU: No aplicable
  • RAM: No aplicable
  • i/O: No aplicable

Vellamo HTML5: No aplicable

  • Vellamo Metal: No aplicable

Linpack multi MFLOPS: 570

  • Linpack single MFLOPS: 358

AnTuTu 3D Rating: 11.328

  • AnTuTu 3D Rating Offscreen: 1.357

AnTuTu Tester: No aplicable

Browsermark: 2.337

V8 Benchmark: 1.451

Evaluación (máx. 5):

  • Calidad externa: 5
  • Calidad pantalla: 5
  • Cámara: 5
  • Experiencia de uso: 5
  • Configuración: 4
  • Personalización: 3
  • Autonomía: 3

 

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado