Trucos para iTunes

Truco 1. Maximiza la calidad en iTunes

Si introduces un CD de audio en la unidad lectora de tu equipo, un cuadro de diálogo te ofrecerá la posibilidad de abrir iTunes y extraer automáticamente las canciones.

Observa que, puesto que la aplicación consulta una base de datos de Internet, los temas aparecen ya debidamente etiquetados. Pulsa el botón Ajustes de importación y utiliza el desplegable Importar utilizando para seleccionar el tipo de codificación.

 iTunes

El formato Apple Lossless cuenta con la ventaja de ofrecer una compresión razonable sin pérdida de calidad, aunque los archivos pesan más y no son tan compatibles como sería deseable. Si lo que quieres es obtener la máxima compatibilidad, opta por MP3.

El apartado Ajuste te permite escoger entre una serie de valores por defecto. No obstante, dado que las capacidades de los actuales discos duros y los dispositivos reproductores son muy elevadas, en general es preferible incrementar los 192 Kbps que se establecen como máximo. Para ello, selecciona Personalizar.

En el nuevo cuadro de diálogo que se abrirá define un bitrate de 320 Kbps y selecciona Normal en el campo Modo estéreo. En Frecuencia de muestreo reemplaza el valor Automático por 44.100 KHz. Valora decrementar estos valores y optar por Joint-stereo únicamente si deseas ahorrar espacio en disco.

Truco 2. Unifica formatos con Transcoder

GermaniX Transcoder te permite unificar el formato de audio de los archivos de tu disco duro o hacerlos compatibles con tu reproductor portátil.

Tras instalar la aplicación, utiliza el botón Add files para explorar tus unidades de disco y agregar al listado los ficheros que deseas convertir. Como alternativa, puedes arrastrarlos directamente desde una ventana del Administrador de archivos de Windows.

GermaniX Transcoder

La aplicación soporta infinidad de formatos de entrada (entre ellos MP3, MPC, WMA, FLAC, APE y Ogg) y permite también elegir entre más de una docena de formatos de salida. Selecciona el que más te convenga desplegando el campo Addin/Plugin, y acto seguido pulsa el botón Config para perfilar el nivel de calidad.

Luego, haz clic en Start para que la conversión dé comienzo. Los ficheros se depositarán en la carpeta que hayas definido en el campo Output Path.

Truco 3. Divide los archivos desde .Cue

Si acostumbras a descargar canciones, habrás observado que en ocasiones los álbumes de música al completo se encuentran compendiados en un solo fichero (en formatos como MP3, WAV o APE) y que se adjunta un archivo con extensión .cue.

Este, a menudo, queda asociado al software para la grabación de discos predeterminado (Nero Burning Rom, por ejemplo), de tal modo que, al hacer doble clic sobre el fichero .cue, ofrece la posibilidad de tostar un CD que quedará dividido en distintas pistas de audio.

Medieval Cue Splitter te ofrece la posibilidad de fraccionar el MP3 del álbum en canciones independientes sin tener que grabar un CD, lo cual resulta casi imprescindible si deseas agregarlo a tu biblioteca.

Medieval Cue Splitter

En primer lugar, deberás instalar la aplicación. La primera vez que la abras te solicitará permiso para asociarse con los archivos .cue. Concédeselo y la próxima vez que hagas doble clic sobre un fichero se mostrarán en pantalla las canciones que contiene el archivo de audio asociado.

Ten presente que éste deberá encontrarse en el mismo directorio y estar correctamente etiquetado. De no ser así, puedes editar el archivo .cue con el Bloc de notas o tu editor ASCII favorito y modificar tanto el nombre del fichero como el formato para que la asociación se complete con éxito.

Además de contener información sobre el punto en el que se inicia y finaliza cada pista, el archivo .cue acostumbra a incluir las etiquetas correspondientes al intérprete y los temas. De no ser así, haz doble clic sobre cualquiera de las canciones para editar estos campos.

Cuando todo esté a tu gusto, pulsa el botón Split y elige la carpeta de destino. Al término del proceso conservarás tanto el fichero original como las pistas en las que se ha dividido.

Truco 4. Reproduce tu librería tal cual

En ocasiones, es posible que prefieras no unificar los formatos de fichero de tu librería. Esta opción cuenta con la ventaja de conseguir un nivel óptimo de calidad de los archivos, pues no olvidemos que durante la conversión de un formato con pérdida a otro también con pérdida se produce una nueva disminución de la calidad.

librería

En consecuencia, valora la posibilidad de instalar AIMP, un excelente catalogador y reproductor de música que soporta, entre otros, los formatos CDA, AAC, AC3, APE, DTS, FLAC, It, MIDI, MO3, MOD, M4A, M4B, MP1, MP2, MP3, MPC, MTM, OFR, Ogg, RMI, S3M, SPX, TAK, TTA, UMX, WAW y WMA.

Este programa te permitirá, además, administrar tus listas de reproducción y perfilar el etiquetado de las canciones mediante la opción denominada Etiqueta rápida.

Truco 5. Etiqueta en bloque tus canciones

Si lo que deseas es modificar de una sola vez el etiquetado de una serie de temas, pulsa Ctrl + T o haz clic en el tercero de los iconos que se muestran en la esquina superior izquierda de la interfaz de AIMP.

El área superior del Advanced Tag Editor, que se incluye con este software, te permitirá seleccionar las canciones cuyas etiquetas deseas modificar. Luego, en el área inferior, activa la casilla del campo que deseas modificar, de modo que podrás editar su contenido.

 Bloqueo de canciones

Si marcas el parámetro Carátula del álbum y, acto seguido, haces doble clic en el recuadro que se muestra bajo ella, podrás seleccionar una imagen que se incrustará en el fichero o los ficheros de audio correspondientes. Para ello, activa Escribir a archivo y haz clic en Guardar para que los cambios se apliquen.

Truco 6. Todas las pistas al mismo volumen

Buena parte de las aplicaciones de reproducción de audio actuales y, de hecho, también muchos dispositivos portátiles, implementan la posibilidad de nivelar automáticamente el volumen de reproducción para que no se produzcan altibajos entre temas.

Utiliza esta opción siempre que te sea posible, pues la normalización de los ficheros de audio comprimidos comporta una recodificación que, una vez más, hará que la calidad resultante se resienta.

En iTunes puedes activarla entrando en las Preferencias, accesibles a partir del desplegable Edición, y haciendo clic en la pestaña Reproducción. Una vez allí, pulsa sobre Ajuste de volumen.

En AIMP deberás desplegar el menú del ecualizador pulsando sobre su esquina superior derecha, abrir el apartado Efectos DSP y activar Normalizar según amplitud. No obstante, si prefieres que los cambios se efectúen en el propio fichero, puedes utilizar mp3DirectCut.

 mp3DirectCut

Tras ejecutar la aplicación, despliega el menú Archivo y haz clic en Proceso por lotes. Una nueva ventana te permitirá seleccionar los ficheros y aplicarles la normalización.

Truco 7. Más calidad en los archivos

Para terminar, ten presente que aplicaciones como Audacity te permiten manipular ficheros de audio para, en la medida de lo posible, mejorar su calidad de sonido.

Audacity

Tras instalar la aplicación y abrir un tema, despliega el menú Efecto. Gracias a sus numerosas opciones, podrás reducir el ruido de fondo, potenciar los graves o reparar ficheros.

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado