Ultrabook

El mercado de los Ultrabooks comienza a estar repleto de soluciones muy similares. Por ello, es imprescindible estar bien informados para no decantarnos por un modelo que no se ajuste a lo que necesitamos.

El concepto está claramente definido y estos PCs deben cumplir una serie de premisas establecidas por Intel, por lo que el mercado de los Ultrabooks comienza a estar repleto de soluciones muy similares. Por ello, es imprescindible estar bien informados para no decantarnos por un modelo que, quizás, no se ajuste a lo que necesitamos.

Adquirir un Ultrabook no es tan diferente de comprar un portátil convencional. Al fin y al cabo los componentes son muy parecidos, aunque alguna de las tecnologías es más avanzada que en los equipos que hemos conocido hasta ahora. En la parte del grosor y el peso podemos estar más o menos tranquilos, pues los Ultrabooks se ajustan (o al menos deberían hacerlo) a los límites de hasta 18 mm de espesor para equipos de hasta 14 pulgadas de pantalla y 1,8 Kg de peso. Sin embargo, en la parte del hardware las diferencias pueden ser importantes por procesador, memoria y almacenamiento. En el terreno de la lógica gráfica, en cambio, por ahora los modelos presentados recurren al motor Intel HD Graphics integrado en los propios procesadores, por lo que hay pocas novedades.

También es interesante estudiar la pantalla, la autonomía máxima anunciada y, por supuesto, las calidades y estética del propio equipo. Los Ultrabooks son, en muchos casos, auténticas obras de arte de los equipos de diseño, y la utilización de materiales de calidad (como el aluminio) está a la orden del día. Por ello, es importante comparar si tenemos varias opciones, y valorar también este aspecto. Al fin y al cabo, nos interesa que sean ligeros y finos, pero también robustos, resistentes y cómodos de llevar en las manos.

Consejo 1. El procesador

Los Ultrabooks se distinguen por montar microprocesadores de Intel, aunque hay que prestar especial atención a su generación. Los presentados a partir del verano de 2012 integran en su mayoría la nueva generación de CPUs Ivy Bridge, que mejoran el rendimiento, el consumo y la disipación de calor.

 Procesador

Por ello, es muy importante comprobar que el Ultrabook que elijamos monte una CPU de esta nueva generación. Aun así, durante un tiempo todavía encontraremos equipos con Sandy Bridge, bien por existencia de stock, bien porque sean PCs de muy bajo precio donde este elemento supone «rascar» algunos euros al coste. Fijándonos en las familias, los modelos Core i5 representan el punto de equilibrio entre precio y prestaciones, por lo que son la opción más razonable para presupuestos y necesidades intermedias.

Consejo 2. La memoria

La gran mayoría de los modelos a la venta montan de serie 4 Gbytes de RAM. Es una cifra que, si bien es suficiente para ejecutar el sistema operativo y las aplicaciones básicas, recomendamos elevar a 8 Gbytes. Por ello, es importante ver si podemos comprar el modelo que nos interese con dicha cifra o, al menos, cuenta con la posibilidad de ser ampliada a posteriori. Este es un tema importante, pues muchos Ultrabooks cuentan con un único banco de memoria disponible, y otros directamente montan la memoria sobre la propia placa base, como los MacBook Air de Apple, con lo que desaparece la posibilidad de ser ampliados más tarde.

Memoria RAM

Un ejemplo claro es el Portégé Z830 de Toshiba que, a pesar de ser un lanzamiento reciente, solo cuenta con un banco de memoria para ampliaciones en el que podemos instalar como máximo un módulo de 4 Gbytes que, sumados a los 2 integrados en placa, impiden disponer de más de 6 Gbytes en el equipo. Un problema importante si tenemos en cuenta que con Windows 8 los 8 Gbytes serán una necesidad si queremos mover el sistema de una manera fluida y cómoda.

Consejo 3. Almacenamiento

El sistema de almacenamiento más lógico, preferido y recomendable para un Ultrabook es un disco SSD. Esta clase de unidades, aunque son más caras y de menor capacidad, multiplican las prestaciones, reducen el consumo y son prácticamente inmunes a las caídas, los golpes y las vibraciones, por lo que resultan perfectas para equipos de alta movilidad.

Almacenamiento

Sin embargo, en los Ultrabooks de gama más económica veremos discos mecánicos tradicionales. En estos casos, es posible que sistemas como el arranque rápido que debería dejar el equipo listo en menos de 7 s (la cifra que marca Intel), no cumplan las expectativas. Entre otras cosas por ello os recomendamos que, siempre que nos encaje, optemos por modelos con almacenamiento interno SSD.

Ahora bien, hay una excepción interesante. Algunos fabricantes, como Toshiba o Sony, ya están ofreciendo algún modelo con almacenamiento híbrido. Esto significa que incorporan un disco duro SSD de pequeño tamaño para albergar el sistema operativo y los archivos esenciales, y otra unidad mecánica tradicional para almacenar nuestros datos. Se trata de una solución de equilibrio entre el precio y las prestaciones que, aunque ofrece una mayor capacidad final, nos obliga a tener más cuidado con el portátil para que la unidad mecánica no se dañe debido a una caída o un golpe seco.

Consejo 4. La pantalla

La fragmentación y la gran cantidad de oferta que estamos empezando a ver en el mercado de los Ultrabooks (y que todo indica que irá a mayores), hace que podamos encontrar modelos con tamaños y tipos de pantalla muy diferentes. Así, mientras que los modelos más portátiles y de gama más alta se han decantado generalmente por las 11 o las 13,3 pulgadas, el formato de 14 pulgadas vuelve con fuerza como una opción interesante para aquellos usuarios a los que las pantallas de los ultraportátiles clásicos se les quedan algo pequeñas para trabajar.

Ultrabook Acer

La sorpresa es que algunos fabricantes, como Asus, ya han presentado propuestas equipadas con una pantalla de 15 pulgadas que, aunque intentan respetar las limitaciones de grosor estipuladas por Intel, hacen que el peso se dispare por encima de los 1,8 Kg que, como máximo, había establecido Intel para la categoría. En el apartado técnico hay que destacar que, por ahora, Asus y Acer han dado un salto importante, implementando pantallas Full HD en los formatos de 11,6 y 13,3 pulgadas, aunque en los modelos más convencionales las resoluciones son similares a las de otros portátiles vistos hasta la fecha.

El tamaño es una cuestión muy personal, y, sobre todo, va ligada a la necesidad de portabilidad que tengamos. Sin embargo, la resolución nunca sobra. Si dudamos entre varios modelos, los que tengan la resolución de pantalla más alta deberían ser nuestra prioridad. Apostad por ellos y acertaréis.

¿Quién necesita un Ultrabook?

Es muy importante tener presente que estos equipos son fundamentalmente para aquellos usuarios que tienen unas elevadas necesidades de movilidad. Y, sobre todo, para los que dedican buena parte de su tiempo a navegar por Internet, manejar herramientas ofimáticas y utilizar aplicaciones no demasiado exigentes.

Debido a la presencia de motores gráficos integrados y procesadores de bajo consumo, podemos olvidarnos de disfrutar juegos en 3D, aplicaciones de edición y conversión de vídeo u otras herramientas complejas que precisen de un sistema de altas prestaciones. Eso sí, para las personas que se muevan frecuentemente, necesiten cargar con el mínimo peso y tener un tamaño muy manejable, los Ultrabooks son una opción perfecta. Finos, ligeros, dotados de una autonomía que supera las 5 horas y un sistema que permite su activación de una forma casi instantánea, y que nos permite empezar a trabajar o consultar un dato fácilmente y en cualquier parte.

Escaparate de Ultrabooks: los más listos de su categoría

Intel asegura que durante los próximos meses llegarán a las tiendas más de un centenar de Ultrabooks gobernados por los nuevos procesadores Intel Core. Mientras tanto, os proponemos algunos de los modelos más atractivos que podemos encontrar actualmente.

Que los ultrabooks son la «gran esperanza blanca» de los fabricantes de ordenadores parece más claro que nunca si echamos un vistazo a la oferta disponible en el mercado. Prácticamente todos los actores fundamentales del sector cuentan ya con, al menos, un modelo que ofrecer. Los equipos con procesadores Intel de segunda y tercera generación conviven todavía y son, en mayor medida, los responsables de que la horquilla de precios también sea más flexible que hace un año.

Al margen, la presencia o no de discos SSD es otro de los factores que pueden abaratar el precio final, aun a costa de incrementar su peso y perder ese extra de rendimiento que caracteriza a los Ultrabooks. Con distintos grosores y diagonales de pantalla que parten de las 11 pulgadas, estos son algunos de los más interesantes.

Acer Aspire S5

El punto fuerte de este producto premium de Acer es el panel de puertos MagicFlip, una especie de compartimento oculto que se abre al pulsar un botón y alberga un puerto HDMI, conexiones USB 3.0 y un puerto de alta velocidad Thunderbolt. Con batería de litio con hasta seis horas y media de autonomía, pantalla de 13,3 pulgadas, teclado de tipo chiclet y procesadores Ivy Bridge, su grosor es de tan solo 11 milímetros, y pesa 1,2 Kg gracias a la aleación de magnesio y aluminio empleada en su carcasa.

Acer Aspire S5

  • Características: Procesador Intel Core i5-3317U a 1,7 GHz. Pantalla LCD de 13,3” con 1.366 por 768 puntos. 4 Gbytes de memoria RAM. Disco SSD de 128 Gbytes. Intel HD Graphics 4000. Puerto Thunderbolt. Peso: 1,2 Kg. Windows 7 Home Premium
  • Contacto: Acer l www.acer.es l 902 202 323
  • Precio 1.199 €

Asus Zenbook UX31E

El Zenbook fue uno de los primeros Ultrabooks en llegar al mercado y, así, todavía monta procesadores Sandy Bridge. Está disponible con pantalla de 11,6 y 13,3”, y podemos escoger entre discos SSD que van de los 64 hasta los 256 Gbytes. Con un grosor frontal de 3 mm y posterior de 9 mm, su diseño es uno de sus fuertes, así como los escasos dos segundos que tarda en salir del reposo. El modelo de 13” cuesta 999 euros, un precio de producto de gama media para un Ultrabook de categoría premium.

Asus Zenbook UX31E

  • Características: Procesador Intel Core i5-2467M a 1,6 GHz. Pantalla LED de 13,3” con 1.600 x 900 píxeles de resolución. 4 Gbytes de memoria RAM. Disco SSD de 128 Gbytes. Intel HD Graphics 3000. Peso: 1,3 Kg. Windows 7 Home Premium
  • Contacto: Asus l www.asus.es l 902 889 688
  • Precio: 999 €

Dell XPS 14 Ultrabook

Dell ha ampliado su ya recomendable gama de portátiles XPS con dos nuevos modelos de gama media con pantallas de 14 y 15 pulgadas. El XPS 14 es un estilizado Ultrabook Ivy Bridge dotado de un chasis de aluminio de gran duración y una innovadora base de silicona. También incorpora un teclado retroiluminado y una batería de gran capacidad que lo dota de una autonomía de hasta 11 horas. El subsistema de almacenamiento secundario está en manos de un disco híbrido con una capacidad de 500 Gbytes para la parte mecánica y 32 Gbytes en forma de chips Flash. Su grosor es de 20,7 mm.

Dell XPS 14 Ultrabook

  • Características: Procesador Intel Core i5-3317U a 1,7 GHz. Pantalla LED de 14” (900p) con cámara web de alta definición. 4 Gbytes de memoria RAM. Disco duro SATA de 500 Gbytes + SSD mSATA de 32 Gbytes. Intel HD Graphics 4000. Peso: 2,1 Kg. Windows 7 Home Premium
  • Contacto: Dell l www.dell.es l 902 119 080
  • Precio: Desde 1.099 €

Fujitsu Lifebook UH572

La compañía japonesa apuesta por el mercado empresarial con este Ultrabook de gama media y 1,6 Kg de peso, 18 mm de grosor y autonomía de hasta 9 horas. Con pantalla de 13”, procesador Intel Core i5 vPro de tercera generación (Ivy Bridge) y conectividad 3G opcional, se comercializa en color plateado o rojo, y es el hermano pequeño del U722, del que se diferencia también por apostar por la carcasa de aluminio en lugar de magnesio. Entre sus configuraciones, puede optarse por discos duros de 320 y 500 Gbytes o disco SSD de 128 Gbytes.

Fujitsu Lifebook UH572

  • Características: Procesador Intel Core vPro i5-3317U a 1,7 GHz. Pantalla LED de 13,3” con 1.333 x 768 píxeles de resolución. 4 Gbytes de RAM. 320 Gbytes de disco duro. Intel HD Graphics 4000. Peso: 1,6 Kg. Windows 7 Professional
  • Contacto: Fujitsu l www.fujitsu.es l 901 100 900
  • Precio: Desde 999 €

Lenovo IdeaPad U310

Los primeros Ultrabooks para el mercado de consumo que Lenovo ha lanzado en España vienen con procesadores Intel Core de tercera generación y parten de un atractivo precio de 600 euros, para los productos de gama de entrada. Con pantalla de 13,3”, 18 mm de grosor y un peso de 1,7 Kg, en su configuración básica monta un disco duro de 500 Gbytes, y su batería alcanza hasta 7 horas de duración. Además, gracias a la tecnología propia de Lenovo conocida como Enhanced Experience 3, llegan a encenderse hasta un 40% más rápido que equipos similares.

Lenovo Ideapad U310

  • Características: Procesador Intel Core i5-3317U a 1,7 GHz. Pantalla LED de 13,3” con 1.366 x 768 puntos. 4 Gbytes de RAM. Disco duro de 500 Gbytes. Intel HD Graphics 4000. Peso: 1,7 Kg. Windows 7 Home Premium
  • Contacto: Lenovo l www.lenovo.es l 902 181 449
  • Precio Desde 600 €

Samsung Serie 5 Ultra

Dentro de su gama Serie 5, Samsung cuenta con varios modelos que llaman la atención por sí mismos. Además del Ultra Convertible (con pantalla capaz de girar 160 grados y adoptar hasta cinco posiciones diferentes) y el Ultratouch (con panel táctil HD de 13”, idóneo para aprovechar la interfaz Metro de Windows 8), los surcoreanos ofrecen Ultrabooks al uso, como este Serie 5 Ultra de gama de entrada, con procesadores Sandy Bridge de segunda generación, peso comedido (1,47 Kg) y precio ajustado (menos de 800 euros).

Samsung Serie 5 Ultra

  • Características: Procesador Intel Core i5-2467M a 1,6 GHz. Pantalla LED de 13,3” con 1.366 x 768 puntos. 4 Gbytes de memoria RAM. 500 Gbytes de disco duro. Intel HD Graphics 3000. Peso: 1,47 Kg. Windows 7 Home Premium
  • Contacto: Samsung l www.samsung.es l 902 172 678
  • Precio: 799 €

 

Sony Vaio T13

En la tienda on-line de Sony podemos echar un vistazo a los modelos que la compañía japonesa pone a nuestra disposición y configurar al detalle sus características. En cuanto a los Ultrabooks se refiere, destacan las series T11 (con pantallas de 11,6 pulgadas) y T13 (13,3 pulgadas). Esta última parte de los 769 euros en su configuración más básica, con procesador Sandy Bridge y disco duro de 320 Gbytes. No obstante, merece la pena incorporar una CPU Ivy Bridge y un disco SSD de 128 Gbytes, dos componentes que podemos disfrutar por solo 200 euros adicionales. De esta forma, además, tendremos la lógica gráfica HD 4000 de Intel, compatible con DirectX 11.

Sony Vaio T13

  • Características: Procesador Intel Core i5-3317U a 1,7 GHz. Pantalla LCD de 13,3” con 1.366 x 768 puntos. 4 Gbytes de memoria RAM. Disco SSD de 128 Gbytes. Intel HD Graphics 4000. Peso: 1,5 Kg. Windows 7 Home Premium
  • Contacto: Sony l www.sony.es l 917 496 388
  • Precio: 969 €

Toshiba Portégé 830-10F

La serie Portégé de Toshiba fue una de las primeras disponibles dentro del mercado de los Ultrabooks. En concreto, el modelo que nos ocupa, de gama media, puede presumir de ser extremadamente ligero (apenas 1,12 Kg si nos decantamos por un disco SSD), todo ello con una autonomía de hasta 8 horas y procesadores Intel Core de segunda generación (Sandy Bridge). Con puertos USB 3.0, HDMI, D-Sub 15, Ethernet y lector de tarjetas SD, tampoco flaquea en el apartado de la conectividad. Está disponible con una diagonal de pantalla de 13,3”, lo que nos permite disfrutar una resolución nativa de 1.366 x 768 puntos.

Toshiba Portégé 830-10F

  • Características: Procesador Intel Core i5-2467M a 1,6 GHz. Pantalla LCD de 13,3” con 1.366 x 768 puntos. 4 Gbytes de memoria RAM. Disco SSD de 128 Gbytes. Intel HD Graphics 3000. Peso: 1,12 Kg. Windows 7 Home Premium
  • Contacto: Toshiba l www.toshiba.es l 902 122 121
  • Precio: 999 €

La opinión de los expertos

Los Ultrabooks son equipos atractivos y con futuro por delante, aunque también tienen sus pegas. Algunos de los miembros del Laboratorio PCA se mojan y dan su visión personal sobre el concepto y la puesta en práctica llevada a cabo por los fabricantes.

El mercado de los dispositivos móviles se está redefiniendo. La fiebre por los netbooks ultraeconómicos con configuraciones tan limitadas ha pasado y los fabricantes han decidido centrarse en productos algo más caros (y rentables), pero también más sensatos para la gran masa de consumidores (cuestan más pero son más útiles y duraderos). Tablets, Ultrabooks y portátiles conforman la gran apuesta de futuro en lo que a informática móvil se refiere. Los dos primeros, cada uno en un segmento y para un uso muy concreto, pero con un público potencial enorme y unas características que evolucionan a mejor. Los portátiles tradicionales no desaparecerán, pero quizá se centrarán más en especializar su oferta (prestaciones, bajo precio, formatos de pantalla, etc.).

Macbook Air

El resultado es que para los próximos meses vamos a ver cambios interesantes. Para Navidad, la oferta de Ultrabooks seguirá creciendo, convirtiéndolo en uno de los productos estrella en el segmento tecnológico. La llegada de Windows 8 también les va a aportar un plus, sobre todo en el aliciente que tendrán los fabricantes para mejorar la pantalla, motor gráfico e incluso, dotarle de capacidades táctiles. Eso sí, antes será necesario que las configuraciones mejoren un poco, sobre todo en lo que a RAM respecta.

Lo que quizá nos cueste más ver evolucionar son los precios. Nos hemos cansado de repetir que los niveles actuales están algo por encima de lo esperado, pero hay que tener presente que la minituarización no es barata, ni tampoco la mejora de calidad y materiales que han necesitado los chasis de los Ultrabooks o las unidades SSD ahora integradas de manera masiva.

Por ello, aunque ciertos fabricantes (sobre todo los volcados en consumo) ya empiezan a ofrecer una lista de modelos con costes por debajo de los 700 €, el segmento medio seguirá moviéndose en los 1.000-1.200 €. Y no esperemos grandes sorpresas en ese sentido, pues, al menos por ahora, el producto Ultrabook se ha asociado a una gama destinada a usuarios exigentes que buscan movilidad, diseño y calidad por encima de otras prioridades, y el precio lo refleja.

Ultrabooks o el portátil perfecto

Avatar Manu Arenas

Manuel Arenas

El acercamiento a los Ultrabooks como categoría cerrada creo que no es acertado. Intel lo único que ha hecho es dar nombre a lo que desde muchos puntos de vista podría denominarse el portátil perfecto: buen rendimiento, ligero, con autonomía prolongada, se carga rápido, tiene un diseño elegante, es ergonómico, con una conectividad completa y un precio sensato.

El truco ha sido imponer condiciones que diferencien un Ultrabook «oficial» de cualquier otro portátil. El grosor, el procesador o la conectividad inalámbrica son una manera de oficializar una categoría de ordenadores que siempre ha existido: la de los ultraligeros con un rendimiento por encima de la media. No los netbooks, sino propuestas como los Sony Vaio Z, que sin ser Ultrabooks, sí se dirigen a una audiencia similar (aunque a precios aún más elevados). La letra pequeña detrás del truco está en el rendimiento, que aún no es equiparable al de equipos portátiles con procesadores con mayores TDP y gráficas dedicadas.

No quiero desmitificar los Ultrabooks. Cumplen su cometido, pero aún no tienen el precio adecuado para estar al alcance de todo el mundo y hay apartados mejorables, como el rendimiento. De momento, son excelentes ultraligeros, con un rendimiento correcto, autonomía prolongada, buena conectividad, diseños esmerados y óptimos para movilidad. Pero todavía son solo una solución para usuarios que se desplacen con frecuencia sin que el rendimiento sea su prioridad.

Ultrabooks: luces y sombras

Avatar Eloy

Alberto Castro Gallardo

De buenas a primeras, cuesta resistirse a los cantos de sirena de los Ultrabooks: su finísimo diseño gusta a todos, su ligereza nos permite llevarlos allá donde vayamos y están sobrados de potencia y autonomía, a la altura de los mejores ordenadores portátiles. Pero tampoco conviene dejarse cegar incondicionalmente. Algunos son difíciles de ampliar y no permiten utilizar una batería de repuesto (al estar muchos de sus componentes directamente soldados en la placa o el chasis), y su precio todavía es algo mayor de lo conveniente.

Además, en muchos casos (sobre todo si no vamos a sacarlos de casa habitualmente) nos puede venir mejor un portátil al uso, más barato y configurable. Y, en lo que respecta a la movilidad, puede que la batalla ya esté decantada a favor de las popularísimas tabletas.

Sea como fuere, son una herramienta excepcional para quienes busquen un equipo con el que trabajar estén donde estén y, por supuesto, también lo son para el ocio (aunque, eso sí, lo más habitual es que tengamos que conformarnos con tarjetas gráficas integradas en el propio procesador, caso de las solventes pero no omnipotentes Intel HD Graphics 4000 que forman parte de Ivy Bridge).

Prometedores y con futuro

Avatar Edu

Eduardo Sánchez Rojo

No podemos negar que Intel ha impulsado una iniciativa realmente interesante, repleta de sentido y que sin duda va a marcar una nueva etapa en la informática portátil. Digamos que ha ayudado y arropado a los fabricantes para que se metan de lleno en un campo que, hasta ahora, solo Apple había explorado con sus MacBook Air. Y lo cierto es que, aunque los precios han de bajar en el mundo PC para convertirlos en equipos de gran consumo, el camino está marcado y es cuestión de tiempo que problemas como el del rendimiento, la cantidad de memoria o el coste se resuelvan.

De cara al usuario los Ultrabooks son los portátiles del futuro. Mínimo grosor, bajo peso, máxima autonomía y, no debemos olvidarlo, características tan útiles como el encendido instantáneo. Puede que los primeros modelos no sean todo lo que podríamos desear en aspectos como el rendimiento, pero no hay duda de que el futuro se llama Ultrabook y los equipos que ya están a la venta son un gran comienzo. No son perfectos, pero sí un salto importante para todos aquellos que necesiten máxima movilidad y un PC tan cómodo de llevar como una pequeña carpeta.

Me gustan, pero deben mejorar

Avatar Juanky

Juan Carlos López

Los equipos que forman parte de la segunda generación de Ultrabooks me gustan mucho más que los primeros que llegaron al mercado. Gracias a la integración de los microprocesadores Ivy Bridge son sensiblemente más potentes que sus predecesores. Además, incorporan discos SSD de mayor capacidad y pantallas de más calidad. Si tuviese la necesidad de comprar un ordenador portátil, me haría con un Ultrabook de segunda generación. Pero no lo haré. Aunque me parecen los equipos más parecidos a ese portátil perfecto que todos los entusiastas anhelamos, dotado de una autonomía cercana a las 8 horas de trabajo real, con un rendimiento muy digno, una conectividad intachable y una estética muy cuidada, estoy convencido de que aún deben mejorar. Y, dado que no tengo prisa por hacerme con uno, esperaré hasta encontrar el equipo que busco.

No puedo poner ninguna pega a los apartados que he mencionado hasta ahora, pero, aunque soy consciente de que la construcción de los Ultrabooks es mejor que la de la mayor parte de los portátiles convencionales, todavía no he encontrado ninguno cuyo chasis tenga la rigidez y la perfecta mecanización que espero en un equipo de este tipo. Por 1.200 euros exijo un Ultrabook con una construcción perfecta. Quizás alguno de la tercera generación me satisfaga…

 

 

 

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado