Malavida logo

Después de jugar durante mucho tiempo con el televisor de casa, ocurre que los usuarios deciden comprar un monitor específico para la videoconsola. También es posible que los usuarios de ordenador decidan comprar un monitor optimizado para jugar a videojuegos. Sea cual sea el caso, es fácil que nos estemos enfrentando a una tarea complicada. Vamos a tratar de facilitar el camino de la compra de un monitor para jugar.

El Big Two

¿Qué diferencia a un monitor de videojuegos de uno normal o de uno optimizado para los diseñadores? Dos características. Cuando elegimos un monitor para jugar queremos que se comporte de una manera determinada. No es lo mismo dedicarse todo el día a escribir artículos, o a diseñar páginas web, que querer utilizarlo para jugar. Las características de uno a otro pueden ser diametralmente opuestas. Hay dos especificaciones en las que hay que fijarse a la hora de comprar un monitor para jugar a videojuegos.

El tiempo de respuesta es una de esas características. Un monitor está compuesto por pequeños puntos luminosos que cambian de color, llamados LEDs, que digitalmente son denominados como píxeles. El tiempo de respuesta mide lo que tarda un determinado punto en cambiar de un color a otro. Los fabricantes nos suelen dar este dato en milisegundos. Cualquier monitor de videojuegos que se precie no puede tener un tiempo de respuesta superior a 5 milisegundos. Las televisiones suelen tener tiempos superiores, que en ocasiones llegan a los 12 milisegundos, por lo que no son las mejores opciones para jugar a videojuegos. Por su parte, podemos encontrar fácilmente algunos monitores con tiempos de respuesta de 1 milisegundo. No obstante, mientras estemos en 5 milisegundos o menos será suficiente.

La frecuencia de refresco es el otro aspecto a tener en cuenta. Mide la cantidad de imágenes que muestra el monitor en un determinado plazo de tiempo. La unidad de medida es el hertzio, y es fácil que la inmensa mayoría de monitores o televisores que tengamos en casa tengan una frecuencia de refresco de 60 Hz. Bien, es una frecuencia suficiente para jugar, pero si quieres ir al siguiente nivel, tendrás que optar por los 120 Hz. Al mostrar el doble de imágenes en el mismo tiempo, vemos los vídeos con más detalle. Podremos ver con más precisión cómo se acerca un jugador a quitarnos el balón. Digamos que contamos con más detalles. En juego online, podría ser un elemento determinante. Y si vamos a jugar en 3D, como es necesario el doble de imágenes, como mínimo el monitor tendrá que ser de 120 Hz, para conseguir un equivalente a los 60 Hz normales.

¿Dan los datos los fabricantes?

Sí, pero con particularidades. Normalmente, podemos fiarnos de la frecuencia de refresco que aparece en la hoja de especificaciones del fabricante. Siempre tiene que ser la frecuencia de salida, que es la que nosotros podremos ver. No nos importa que la frecuencia de entrada sea mucho mayor si al final la de salida es inferior.

Sin embargo, no es tan fiable el tiempo de respuesta. Lo mejor es que el fabricante nos dé el dato del tiempo de respuesta GTG, o G2G. Significa “gris a gris”. Básicamente, mide el tiempo que tarda un LED de ir de gris a negro o blanco, y volver al gris. Y es que, el tiempo que tarda en ir y volver no es simétrico. Con esta medida tenemos un dato completo. Algunos fabricantes dan el tiempo que tarda el LED en ir de blanco a negro. El tiempo de ida es menor que el de vuelta, y así nos encontraremos con un dato que es falsamente mejor que el de otro monitor que, en realidad, es mejor. Confiemos siempre en los monitores cuyas hojas de especificaciones incluyen un tiempo de respuesta GTG. Los demás es mejor evitarlos.

Tipos de pantalla

Dentro de los monitores, nos vamos a encontrar con diferentes tipos. En realidad, esto lo podéis obviar, pues las características anteriormente citadas os llevarán siempre a un tipo de monitor. Aun así, vamos a analizarlos.

Las pantallas TN son las más comunes del mercado actual. También son de las más económicas. Y además, suelen tener tiempos de respuesta más altos, y pueden tener alta frecuencia de refresco. Como habéis deducido, son los mejores para los jugadores. Pero tienen sus contras. Los colores son menos precisos, y el ángulo de visión es menor. Si quieres un monitor para jugar tú solo, no hay problema, pero ten en cuenta que cuatro personas jugando en un monitor de 21 pulgadas con una pantalla TN será una combinación imposible, pues lo más probable es que ninguno de los cuatro lo vea bien. Es una opción muy recomendable para los que quieran un monitor de escritorio para jugar a videojuegos, y lo vayan a poder ver siempre de manera totalmente frontal.

Las pantallas IPS, por otro lado, son más caras, y también están siendo muy frecuentes ahora. Cuentan con colores muy precisos y el ángulo de visión es muy amplio. El problema es que el tiempo de respuesta suele ser mayor, y la frecuencia de refresco suele ser menor. Buscar un monitor IPS con un tiempo de respuesta menor a 5 milisegundos, y con una frecuencia de refresco que supere los 100 Hz es posible, pero lo que nos encontraremos es un precio muy superior. No obstante, si además vamos a utilizar el monitor como el principal de nuestro ordenador, por ejemplo, entonces quizás sea una buena opción tratar de buscar algo que combine las dos cosas, aunque suponga tener que pagar más.

Consejos finales

Da prioridad a tres cosas. La resolución, que debe ser siempre 1080p o superior, es algo esencial. Es fácil que encontremos modelos económicos que reúnan muchas de estas características, pero que sean HD, y no Full HD. No son una opción. El tiempo de respuesta debe ser siempre inferior a los 5 milisegundos. Y la frecuencia de refresco lo más alta posible. 60 Hz es suficiente si no vamos a jugar en 3D, pero siempre es bueno tratar de conseguir un monitor mejor.

Quiero el monitor más económico para jugar solo

Si este es tu caso, busca un monitor TN de entre 21 y 24 pulgadas. Por menos de 200 euros podrías conseguir un monitor con tiempos de respuesta de 1 milisegundo, y una frecuencia de refresco de 60 Hz. Full HD, por supuesto.

Quiero jugar con amigos

En tal situación, tendrás que ir al menos a las 27 pulgadas, y buscar un IPS o un TN con un gran ángulo de visión horizontal, aunque es complicado encontrarlo. Es fácil que el precio ya supere los 500 euros.

Quiero jugar solo y utilizarlo como monitor principal

Si quieres jugar solo y tampoco es vital que sea la mejor imagen para jugar, la búsqueda se complica, y se encarece un poco con respecto a un panel TN. Pero puedes optar por algún monitor que esté entre las 21 y las 24 pulgadas, sea IPS, y tenga un tiempo de respuesta que ronde los 5 milisegundos. Si sueles jugar con una televisión normal, tampoco tendrás problemas si el tiempo de respuesta llega a los 10 milisegundos.

Haz pruebas y toma referencias

Antes de comprar, si es posible, realiza todas las pruebas que puedas. Elige un monitor que se adapte a lo que quieras, y ve a una tienda a probarlo. Si no está ese, puede que sí haya uno de la marca con características parecidas en tiempo de respuesta y frecuencia de refresco. Si ya juegas en casa con otro monitor o con otra pantalla, busca los datos en Internet de esta. Podrías descubrir que tiene un tiempo de respuesta de 12 milisegundos y para ti es suficiente. Eso te permitirá saber si unas características se adaptan a los juegos y a las modalidades a las que juegas o no. Tengamos en cuenta que no es lo mismo jugar al FIFA 14 que al Gran Turismo 6, y que no es lo mismo jugar de manera individual, que en competición online.

 

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado