Malavida logo

La compra de los productos en tiendas online es algo muy frecuente para muchos, pero a lo que algunos todavía se muestran reticentes. Sin embargo, hay más motivos de lo que parece para comprar online, siempre y cuando se haga bien.

1.- Información

Parece mentira que sea esto de lo primero que hablamos, porque lo que dicen muchos es que no es lo mismo comprar en Internet sin saber lo que uno compra, que ir a una tienda, y ver lo que uno va a comprar. Sin embargo, la gran información que hay en Internet nos permite conocer a la perfección un producto. El único posible error que puede haber es que nos envíen uno equivocado, pero en tal caso, y según ley, la tienda tiene que hacerse cargo de la sustitución de este producto sin ningún coste para el cliente. Tiendas como Amazon, por ejemplo, cumplen a la perfección con estas exigencias.

2.- Comparativas

Algo que también es posible gracias a Internet es poder comparar varios productos uno al lado del otro, pudiendo encontrar comparativas precisas entre el producto en el que estamos interesados y otros de su categoría. Esto nos permite saber muy fácilmente las características destacables y las carencias del producto que hemos elegido, y puede hacernos cambiar de opinión sobre qué comprar finalmente. Cuando vamos a una tienda física a comprar, es muy difícil que tengan varios productos de la misma categoría, lo que lleva a la mayoría de los vendedores a hablar alabanzas del único producto que tienen, con tal de venderlo.

3.- Opiniones

Y todavía más importante que la opinión del vendedor, es la del comprador. Si hay algo que nos permite saber con precisión si un producto nos va a gustar, es encontrar a otros usuarios que tuvieran las mismas necesidades que nosotros y que ya lo hayan comprado antes. En Internet, y en algunas tiendas online está el sistema integrado directamente: podemos encontrar opiniones sobre usuarios que han comprado el producto en el que nosotros estamos interesados. Estos usuarios cuentan su experiencia, cuáles son algunos puntos positivos y cuáles son algunos puntos negativos. En una tienda física esto sería imposible, y aunque sí pudiéramos contrar con alguna opinión, la cantidad sería muy pequeña y casi despreciable.

4.- Precio

Las tiendas físicas tienen que pagar un local, gastos de mantenimiento, y si son lo suficientemente grande, también el personal. Esto hace que sus productos sean más caros en muchas ocasiones que los que podemos encontrar en Internet. Comprando en una tienda online se puede ahorrar muchísimo dinero, y las ofertas suelen ser muy comunes, con descuentos de un porcentaje notablemente algo. No es un engaño, simplemente gracias a Internet tenemos acceso a tiendas que venden millones de unidades de un producto, o a tiendas que tienen productos que quieren liquidar. Mientras que la tienda de la esquina no está interesada en perderle dinero a unas zapatillas, puede que una tienda online que tenga muchas más zapatillas, sí quiera liquidar unas zapatillas de la pasada temporada.

5.- Atención

Lo más triste es que ni siquiera la atención es ya hoy en día mejor en las tiendas físicas. Por unos motivos o por otros, lo cierto es que el trato del personal de las tiendas físicas acaba siendo peor que el de las tiendas online. Muchas de las tiendas que se han tomado en serio su actividad en Internet, suelen dar mucha importancia a que la imagen dada a los demás sea buena, y el trato excelente. Por contra, las tiendas físicas suelen ser lugares que llevan más tiempo funcionando, y eso hace que los trabajadores se hayan acomodado. Seguro que la mayoría de vosotros os habéis encontrado con el típico dependiente que trata a su cliente como este último fuera un ignorante. En Internet podría pasar igualmente, pero normalmente se da una grandísima importancia al trato con los demás, pues para cualquier tienda online es imprescindible tratar de ofrecer una atención al cliente de calidad. Muchos usuarios ven en las tiendas online el problema de que nadie te esté atendiendo, y por eso los que tienen tiendas online tratan de ofrecer la mejor atención posible, bien por medio de chat, teléfono o correo electrónico.

6.- Desde casa, sin horarios

Además, comprar online nos permite no tener que desplazarnos hasta la tienda a comprar algo. Si necesitamos algo para el mismo día no nos valdrá comprar por Internet, pero si lo hacemos con previsión es mucho más cómodo. Podemos comprar desde el trabajo o desde casa. No hay horarios, por lo que podemos comprar fuera de horario comercial, o incluso en fin de semana. Y lo mejor es que nos lo traen a casa. Unos días después, recibimos el producto en nuestra casa.

7.- Mayor variedad (precio, mejor compra)

Cuando compramos online nos vamos a encontrar con una gran cantidad de productos semejantes, de la misma categoría. En una tienda física, suele haber unos pocos productos de la misma categoría, lo que permite que los precios sean mayores. En una tienda online, al haber una mayor variedad, podemos conseguir algunos modelos que son más económicos. Por otra parte, no tenemos que conformarnos con las pocas opciones de una tienda física, en Internet tenemos exactamente la opción que queremos. Podemos elegir. Eso es algo que a muchos no les gusta, no quieren andar complicándose con qué van a comprar, pero lo cierto es que es una verdadera ventaja.

8.- Productos imposibles

Y todo, por no hablar de los productos que no encontraríamos nunca en nuestra ciudad, o que solo podríamos encontrar a un gran precio en alguna tienda perdida. Esos productos que solo están presentes en Internet, como un sistema de altavoces con Bluetooth, lector de tarjetas, batería, y radio FM por 17 euros, o un cojín para echarse la siesta con forma de jamón de jabugo, son un motivo para comprar online. Es más, es fácil que uno llegue a sorprenderse de todos los productos que existen cuando comience a comprar por Internet.

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado