Especial portátiles baratos

No siempre necesitamos la máxima potencia, ni tener lo más avanzado en tecnología. La gama de entrada de los fabricantes de portátiles es una apuesta sobre seguro para renovar nuestro ordenador sin dejar nuestro bolsillo tiritando.

Nunca antes el consumidor ha tenido tanto donde elegir a la hora de comprarse un ordenador. Hasta hace bien poco, las opciones se ceñían prácticamente a dos: sobremesa o portátil. Uno podía optar por construir pieza a pieza su equipo de ensueño o recurrir a máquinas ya montadas en el primer caso, mientras que, en el segundo, la barrera de los 1.000 euros era prácticamente infranqueable.

Pero, entonces, los portátiles comenzaron a ponerse a la par de los sobremesa tanto en prestaciones como en precio, y más adelante llegaron los otrora populares netbooks para acabar de darle una vuelta de tuerca más al asunto: ordenadores móviles de características limitadas, pantallas más pequeñas de lo normal y precio sumamente atractivo. Así, el lento declive de la «torre inmóvil» para el consumidor medio no parecía tener marcha atrás, quedando relegado su uso a empresas y a los usuarios más inquietos y experimentados, y en particular a los que conocemos como jugones.

Para acabar de complicarlo todo más, estalló la revolución de las tabletas y los teléfonos inteligentes para conectarnos a la Red de la mejor forma posible: en cualquier momento y con una facilidad de uso pasmosa. Tanto que, en 2012, pocos quedan alistados ya en el bando de los netbooks, e incluso estos nuevos dispositivos táctiles han pasado a convertirse en la opción predilecta para una legión de usuarios cada vez mayor, por encima incluso del PC de toda la vida.

Especial portátiles baratos 1

Así, ante estas circunstancias, son dos las alternativas que más fuerza cobran a la hora de adquirir un ordenador: lanzarnos a por un modelo que cuente con las tecnologías más recientes y punteras (con la idea de amortizar su compra en un buen puñado de años) o, en su lugar, centrar nuestros ojos en la gama de entrada.

Pero, ¿qué podemos esperar exactamente de este segmento? ¿Estamos obligados a prescindir de potencia y prestaciones por tener que ajustar nuestro presupuesto? Ni mucho menos. Y con la revolución de los ultrabooks dando sus primeros pasos, no parece descabellado decantarse por un equipo que satisfaga nuestras necesidades actuales, pero con vistas a renovarlo cuando estos portátiles extremadamente ligeros, delgados y capaces estén más consolidados y sean más asequibles.

 

Oportunidades de compra

Veamos, pues, cuáles son nuestras cartas para obtener un portátil barato y acertar en la elección. En primer lugar, podemos recurrir a las ofertas puntuales que las grandes superficies y tiendas especializadas lanzan periódicamente. Equipos que están a punto de ser retirados de la primera línea y que son objeto de irresistibles rebajas de precio.

Otra opción es bucear directamente entre los modelos que han sido descatalogados y se encuentran disponibles en muchas tiendas on-line pese a haber sido ya reemplazados por los fabricantes, algo que enlaza también con los productos restaurados: ordenadores que proceden de devoluciones o demostraciones en tienda y que, tras someterse a un proceso de puesta a punto, se venden «como nuevos» y con todas las garantías.

Y también nos queda, como es lógico, la posibilidad de recurrir al mercado de segunda mano. Pero en esta comparativa hemos querido centrarnos en los modelos nuevos que llegan a la vez que los más punteros y que establecen la base de partida de los catálogos de producto de las grandes marcas. Realmente, hay donde escoger y poco de lo que privarse, lo que resulta ideal si necesitamos un buen ordenador pero no nos importa, ni mucho menos, que sea el más potente de su clase.

 

Qué podemos esperar de estos equipos y qué no

Especial portátiles baratos 2

Si nos fijamos en los procesadores a los que podemos aspirar con esta gama de precios, los Intel Core i3 y los AMD Fusion son lo más habitual. Bajo consumo y potencia moderada, ideal para la mayoría de los usos cotidianos y ofimática. En cambio, que la tarjeta gráfica sea dedicada es algo menos probable, y, por lo general, nos veremos limitados a GPUs de rendimiento discreto que, si bien nos permitirán reproducir contenidos multimedia de forma fluida, difícilmente ofrecerán una experiencia satisfactoria con los videojuegos más recientes.

La óptima construcción del equipo es otro de los factores a sacrificar. No pretendemos decir en absoluto que no alcancen la calidad mínima (ni mucho menos), sino que, al recurrir a materiales más baratos, su robustez es menor y el peso total se eleva considerablemente. No obstante, si nuestra intención es no ir siempre con el portátil a cuestas, no tiene por qué ser un impedimento.

En memoria RAM lo normal a estas alturas es partir de un mínimo de 4 Gby­tes, mientras que en discos duros, lógicamente, no tendremos acceso a los recomendables pero todavía caros discos de estado sólido (SSD). La cantidad disponible para el almacenamiento también varía considerablemente, pero con la omnipresencia de los dispositivos de almacenamiento externo y la cada vez más popular Nube, no es algo por lo que debamos preocuparnos en exceso.

 

La otra opción en liza: las tabletas

Con el precio en la mano, no podemos dejar pasar por alto la opción de las tabletas, que no es ni mucho menos una apuesta de futuro, sino de presente. Son abrumadoramente fáciles de usar y transportar, con la interactividad que proporcionan los paneles táctiles y resultan apropiadas para prácticamente cualquier uso cotidiano (y poco a poco también para tareas profesionales).

Hay quien, con bastantes argumentos a su favor, las consideran ya ordenadores plenamente válidos. De hecho, si lo que queremos es utilizarlas con un teclado y conectadas a un monitor externo (pongamos, por ejemplo, para escribir documentos), es algo que ya podemos hacer sin la mayor dificultad.

Por otra parte, tras unos inicios más prohibitivos, al fin su horquilla de precios les permite llegar a todo tipo de bolsillos: desde modelos Android básicos que rondan los 150 euros hasta el ineludible iPad (claro dominador del mercado) o el esperado Kindle Fire de Amazon, pasando por los nuevos «niños mimados» de grandes compañías como Samsung, Acer, Sony, Asus, Motorola y tantas otras.

Especial portátiles baratos 3

 

Glosario de términos

  • Netbook/Ultrabook: Son dos de las variaciones más destacadas que el concepto original de ordenador portátil ha experimentado. Los netbooks son muy básicos y limitados, y están pensados para navegar por la Red (algo en lo que las tabletas se han mostrado ya más capaces). Por su parte, los ultrabooks potencian la movilidad extrema sin renunciar a la máxima potencia.
  • GPU: Unidad de Procesamiento Gráfico, en sus siglas en inglés. Si la tarjeta gráfica es integrada, el consumo del PC suele ser menor, pero su rendimiento también. En cambio, las tarjetas dedicadas son casi imprescindibles si queremos disfrutar los últimos videojuegos.
  • SSD: Tradicionalmente los discos duros han sido mecánicos, con una o varias cabezas de L/E en su interior y leyendo datos. Son más propensos a los fallos y lentos en el acceso. En cambio, los SSD son rapidísimos y mucho más duraderos, aunque siguen siendo caros y su capacidad de almacenamiento es todavía escasa.

Conoce las pruebas realizadas por PCA Labs

Las pruebas a las que hemos sometido a estos ordenadores portátiles son las habituales en estos casos en nuestro Laboratorio. Para asegurar el mejor resultado posible, hemos aplicado todas las actualizaciones de Windows disponibles en el momento de escribir estas líneas y descargado los controladores más recientes, para garantizar la igualdad de condiciones. Los benchmarks que utilizamos se centran en analizar el rendimiento general del sistema, la capacidad gráfica y la duración estimada de la batería. Son los siguientes:

PCMark 7 es uno de los tests ineludibles por excelencia. Con él sometemos al equipo a las más diversas pruebas de rendimiento para cuantificar su comportamiento general bajo tareas reales, que este programa se encarga de simular durante aproximadamente una hora. La exigente emulación abarca desde la recreación de escenarios ofimáticos y multimedia hasta el sometimiento del procesador, la memoria RAM y el disco duro a condiciones intensas. El índice global que arroja nos permite comparar directamente un PC con otro y, cuanto más elevada sea la cifra, mejor.

Especial portátiles baratos 4

Por su parte, 3DMark11 es el homólogo de PCMark para medir la capacidad gráfica y con videojuegos bajo la tecnología DirectX 11. En este caso, la hemos ejecutado en su modalidad Perfomance (valores medios, centrados en un rendimiento equilibrado).

No obstante, como en esta comparativa hemos analizado algunos portátiles cuyos sistemas gráficos solo soportan DirectX 10 (es el caso de los que vienen con gráficos integrados Intel HD), también hemos tenido que recurrir a la versión anterior, 3DMark Vantage. Así, disponemos de información más completa. De cualquier manera, es muy importante aclarar que tanto PCMark7 como 3DMark11 otorgan puntuaciones mucho más restrictivas que sus inmediatos precedesores, con lo que numéricamente nunca debemos cruzar y comparar tales datos.

Para conocer con detalle los componentes que forman parte de un PC, SiSoft Sandra 2011 resulta de enorme utilidad, a la vez que permite ejecutar pruebas personalizadas centradas en los más diversos aspectos. Por ejemplo, podemos conocer en profundidad la potencia del procesador o cómo se desenvuelve este en entornos multimedia. Otro de los apartados que hemos querido analizar con SiSoft Sandra es el relacionado con el rendimiento del disco duro interno, sobre todo en lo que se refiere a la transferencia de datos (velocidad y acceso aleatorio).

Especial portátiles baratos 5

Experiencia en Windows y autonomía

Otro medidor interesante, ya que todos los ordenadores con sistema operativo de Microsoft lo incorporan de serie desde Windows Vista, es la Experiencia en Windows. A grandes rasgos, muestra una cifra general que se corresponde con la menos propicia de las puntaciones en cualquiera de los siguientes apartados: procesador, memoria RAM, gráficos, gráficos de juegos y disco duro principal.

Por último, para ordenadores portátiles existe otra prueba fundamental: la de Battery Eater. Este programa somete al equipo a un uso intensivo desde que la batería se carga al 100% hasta que se queda sin un ápice de energía, con lo que el valor en horas y minutos que nos muestra sería el mínimo posible de autonomía con el que podríamos contar. Lógicamente, la duración será muy superior a la mostrada en este benchmark si solo llevamos a cabo tareas normales, desactivamos ciertos ajustes y bajamos el brillo de la pantalla, pero como dato comparativo resulta siempre interesante conocerlo.

 

Ordenadores portátiles analizados

 

La opinión de PC Actual: asequibles y competentes

A la vista de los resultados, y de que en plena crisis económica el factor precio cobra más importancia si cabe, podemos asegurar que apostar por una máquina de coste limitado es una buena decisión. Salvo en casos muy excepcionales, con ellas tendremos casi todo lo necesario para disfrutar de Windows 7 sin complicaciones, a la espera de que la nueva versión del sistema operativo del gigante de Redmond vea la luz. Así, si no nos decantamos por uno de los tan apetecibles ultrabooks o un potente ordenador de sobremesa, ello no implica que no veamos nuestras necesidades cubiertas en gran medida.

A lo que podemos aspirar en la mayoría de los casos es a discos duros de 500 Gbytes, 4 Gybtes de memoria RAM, conectividad WiFi 802.11n y pantallas de 15,6” con resolución HD (1.366 x 786 píxeles), lo que sin ser algo que nos deje sin aliento, sí basta para una experiencia con aplicaciones multimedia satisfactoria.

Especial portátiles baratos 6

CPU y construcción, claves

Es en el procesador en donde cada equipo puede marcar la diferencia: la apuesta por Sandy Bridge es un valor seguro, mientras que la APU AMD Fusion E-450 puede quedarse algo corta si nuestras inquietudes van más allá de navegar por Internet y trabajar con documentos ofimáticos. Lo que sí recomendamos encarecidamente es que, si tenemos la opción, gastemos un poco más por una CPU mejor si el fabricante permite personalizar el equipo. Por entre 50 y 100 euros, el plus que obtendremos es suficientemente interesante como para amortizar la inversión casi de inmediato.

En la construcción del chasis es donde tendremos que poner todos nuestros sentidos, con lo que el poder ver y tocar el portátil antes de comprarlo es fundamental. En esta gama de precios no nos vamos a encontrar con aluminio ni materiales ligeros, sino mayoritariamente plástico, y su calidad varía enormemente de un modelo a otro.

Es por este motivo, unido a la buena configuración que presenta, que nos decantamos por el Toshiba Satellite L750 como ganador de la comparativa, aunque el Lenovo G570 le pisa los talones. Si buscamos un portátil para videojuegos, el modelo de Medion no nos defraudará, mientras que el mayor activo del de Sony es su incontestable diseño. Para uso profesional, Fujitsu es un buen candidato, mientras que si preferimos un rendimiento equilibrado y máxima transportabilidad, el Samsung de 11,6” resulta adecuado.

 

Resultados

En nuestras pruebas con Battery Eater, los valores han sido bastante parecidos, moviéndose en una horquilla que va de los 70 a los 110 minutos de autonomía máxima. Solo el ultraportátil de Samsung supera las dos horas, al optar por una pantalla de menor tamaño. No obstante, conviene aclarar que todos estos valores, en condiciones normales, nos proporcionarán unas 5 horas y media de uso real.

Por su parte, el apartado gráfico es demasiado comedido en casi todos los modelos, incapaces de superar el exigente test 3DMark11 o haciéndolo con números más bien discretos. A falta de mejores GPUs integradas, decidirse por una gráfica dedicada es siempre un acierto.

 

Lo mejor: Rendimiento a precio ajustado

Según muestran los resultados del benchmark PCMark 7, los recortes en el precio no son sinónimo de rendimiento pobre. De hecho, los portátiles que oscilan entre los 1.000 y los 2.000 puntos no nos dejarán colgados cuando más lo necesitemos. Por otra parte, la pantalla, el teclado y el trackpad también mantienen el mínimo de calidad deseable.

Lo peor: Sin las últimas novedades

Encontrarse con puertos de alta velocidad o construcciones robustas y ligeras es algo a lo que raramente podemos aspirar si buscamos un portátil nuevo a precio de ganga. Pequeños extras como trackpads de una sola pieza y mayor área utilizable, gráficos potentes y refrigeración más eficaz quedan, por desgracia, fuera de nuestro alcance.

Escaparate de equipos

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado