Calibración portada

Si pasas muchas horas ante el ordenador o dispones de un buen cine en casa, merece la pena que dediques unos minutos a calibrar tu monitor, proyector o televisor. Más allá de los ajustes predefinidos que traiga, manipular los controles individuales de brillo, contraste, tinte o gamma te permitirá mejorar sensiblemente la calidad de la imagen. Y no es difícil: existen herramientas gratuitas que consiguen resultados brillantes sin exigir experiencia en estas lides.

En este artículo explicaremos tres métodos para calibrar nuestro panel. El primero requiere la herramienta de calibración THX, incorporada en muchos de los DVD y Blu-ray con esta certificación, que resulta ideal para calibrar una televisión o un proyector. Si se trata del monitor del ordenador, exploraremos algunas de las plantillas disponibles en Internet, así como el asistente de calibración que incorpora Windows 7.

NIVEL: INTERMEDIO

Ajusta tu televisor con la herramienta THX

La lista completa de los soportes que incluyen la herramienta de calibración THX podemos encontrarla en www.thx.com/consumer/home-entertainment/thx-certified-releases. Desplaza el ratón sobre las carátulas de los discos para que la página te muestre qué ediciones la incorporan, porque en muchos títulos la herramienta solo se ofrece en la zona americana.

Para nuestro ejemplo hemos utilizado el Blu-ray de Wall-e (casi todos los de Pixar valen), a la que se accede desde la opción del menú principal Configuración/Aprovecha al máximo tu Cine en casa. También está disponible en los DVDs de la serie Star Wars, pudiendo encontrarla en el menú Configuración, pulsando sobre el icono THX. La herramienta es ligeramente distinta según qué disco usemos.

Paso 1. Antes de empezar

Para que los tests funcionen correctamente, ajusta la iluminación de la sala a su nivel normal con el tipo de luz que tenga habitualmente. Además, si tu televisor tiene un control de nitidez (Sharpness), sitúalo en su nivel normal (lo revisaremos en el paso siguiente).

Calibra tu televisor 1

Algunos receptores permiten modificar la temperatura de color; si es tu caso, opta por los colores que te resulten más naturales (la norma para vídeo dice que tendría que ser una temperatura de 6.500 grados Kelvin, pero casi ningún fabricante especifica el valor en estas unidades). El resto de los controles los iremos ajustando a lo largo del test.

Paso 2. Aspecto, brillo y contraste

Se trata de los parámetros más habituales, y los encontraremos en todos los televisores. Las pantallas de bienvenida de la herramienta (en inglés) explican los tests que van a realizarse. El primero consiste en ajustar la relación de aspecto y el efecto overscan. La imagen nos muestra un círculo y tres marcos concéntricos. El primero debe parecer realmente un círculo en la pantalla y deben verse, a ser posible, los tres marcos concéntricos.

Para conseguirlo, manipularemos respectivamente los controles de nuestro televisor relación de aspecto (aspect ratio) y overscan. Esta última es una característica útil en receptores de tubo porque evita el ruido de los bordes que incorpora la señal de televisión. Sin embargo, resulta innecesaria en pantallas LCD y debe eliminarse para no perder parte de la imagen.

Calibra tu televisor 2

En cuanto al contraste, se trata de ajustarlo al máximo valor que nos permita distinguir los 8 tonos de blanco que hay en el cuadrado central. Mientras que para el brillo hay que especificar el mínimo valor que permita diferenciar los 10 tonos de negro de las barras que están por encima y debajo del símbolo THX.

Finalmente, para definir la nitidez ajustaremos el control al mínimo, de forma que las barras verticales más finas no se vean, y lo iremos subiendo progresivamente hasta que se distingan, pero sin que resalten demasiado.

Calibra tu televisor 2-2

Paso 3. Color y gamma

El ajuste de color se puede hacer con gafas especiales THX o una imagen dinámica. Con la primera opción, habrá que ver una imagen similar a la adjunta con gafas azules, de forma que la percibamos con uno de los colores blanco.

Cuando no se dispone de gafas, el ajuste de color se puede hacer con una pantalla de cuadro de colores que cambia rápidamente, de forma que busquemos que el «color medio» de distintas zonas sea similar. De cualquiera de las formas, lo importante es que no predomine ninguna tonalidad, ni fría ni caliente, y esto puede hacerse simplemente a ojo.

Calibra tu televisor 3

Por su parte, el valor gamma de una imagen define la forma en que se tratan las sombras. Un índice alto hace las sombras más oscuras, y uno bajo, más claras. Para calibrarlo se utiliza una imagen como la que veis, en la que intentaremos que todos los cuadrados se distingan de su fondo, si bien los más oscuros deben ser casi iguales al fondo. Después de su calibración, puede ser necesario volver a hacer lo propio con el ajuste y el contraste.

Calibra tu televisor 3-2

Saca más partido al monitor de tu PC

Si de lo que se trata es de ajustar el monitor del ordenador, es recomendable acudir a algunas opciones de calidad disponibles en Internet.

Paso 1. Pruebas on-line

En http://tft.vanity.dk/monitorTest_scale.html encontrarás uno de los tests más completos. No tiene un asistente, pero sí un buen número de plantillas que permiten reproducir las pruebas anteriores y algunas más. Si mueves el cursor por la parte superior de la pantalla, se despliega el menú con las plantillas de prueba disponibles.

Para el brillo y el contraste basta con los gradientes en blanco y negro, pero, además, puedes completar el análisis diferenciando los canales rojo, verde y azul. Las pantallas lisas de un color nos permiten evaluar la homogeneidad de la pantalla y destacar los píxeles que no funcionen bien. La web no dispone de un asistente, por lo que lo más fácil es replicar el proceso indicado para el calibrador THX con las plantillas de esta web.

Calibra tu televisor 4

Algunos de los tests son peculiares. El denominado 1:1 pixel mapping (una trama blanca y negra de 1 x 1 píxeles) suele mostrarse correctamente en los LCDs, pero es todo un desafío para los televisores de tubo, que tienden a mostrar áreas coloreadas. El enfoque de algunas de las pruebas de esta web no está tan orientado a calibrar el monitor, que por supuesto se puede hacer, como a evaluar su calidad.

Paso 2. Otras opciones

Al margen de esta página, hay algunas otras que incorporan plantillas que pueden sernos de utilidad. Por ejemplo, The Lagom LCD monitor test pages contiene una amplia colección de plantillas con algunas orientaciones para los tests. Photo Friday ofrece consejos de calibración y una única plantilla que cubrirá las necesidades más básicas.

Calibra tu televisor 5

Asimismo, existen también alternativas de pago, como Display Mate que, desde 69 dólares, ofrece un software de pruebas con plantillas e indicaciones válidas para cualquier aplicación profesional.

El calibrador de Windows 7

Por último, si utilizas Windows 7, tienes un asistente de calibración para el monitor en Inicio/Panel de Control/Apariencia y Personalización/Pantalla/Calibrar color. El asistente dispone, entre otros ajustes, de una buena plantilla para calibrar el gamma, precedida de unas indicaciones realmente útiles sobre el resultado que debemos conseguir.

Calibra tu televisor 6

Además, al finalizar el asistente de calibración del monitor tendremos la posibilidad de ajustar el Clear Type, que no es más que el acabado (más o menos redondo, nítido, etcétera) que reciben las letras en Windows para facilitar su lectura.

No existe un ajuste de Clear Type universal ni mejor que otros, pues la legibilidad de una u otra configuración depende de cada monitor. Para calibrarlo basta escoger entre diversos ajustes el que mejor nos parece.

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado