Cómo descargar música en MP3 con SnapTube

Descargar música en MP3 con SnapTube es muy sencillo. Lo primero que debes hacer es localizar la canción que deseas obtener. Puedes hacerlo en cualquier sitio de Internet que cuente con un reproductor desarrollado en HTML5, como, por ejemplo, YouTube. Por eso, abre SnapTube y pulsa en su icono.

Abrir YouTubeAbrir YouTube

Usa la búsqueda para encontrar aquella canción que quieres descargar.

Buscar en YouTubeBuscar en YouTube

Pulsa sobre el resultado más adecuado para iniciar la reproducción.

Abrir un vídeo para iniciar su reproducciónAbrir un vídeo para iniciar su reproducción

Acto seguido, toca el botón de descarga amarillo que aparecerá en el lateral derecho de la pantalla.

Botón de descargaBotón de descarga

Bajo el enunciado Download video as encontrarás un apartado llamado Music. Desde aquí puedes escoger la calidad del archivo MP3. Recuerda que, al seleccionar una calidad inferior, el fichero descargado pesará menos. Por el contrario, si descargas música en alta calidad, agotarás antes el almacenamiento de tu terminal.

Selecionar la calidad de descargaSelecionar la calidad de descarga

Después de escoger la calidad, la descarga empezará inmediatamente. Puedes consultar el historial de descargas en el apartado My Files, accesible desde la barra de navegación inferior.

Sección de descargas de SnapTubeSección de descargas de SnapTube

Para abrir o manipular tus descargas, usa el explorador de archivos o un reproductor musical compatible. Las descargas de SnapTube se alojan, por defecto, en la carpeta Downloads, situada dentro de snaptube.

Descargas en el explorador de archivosDescargas en el explorador de archivos

Antes de descargar cualquier canción utilizando esta herramienta, recuerda que solo es posible hacerlo si se trata de música libre de derechos o contando con el permiso expreso de su autor. De lo contrario, puedes violar las leyes de propiedad intelectual de tu país. Por otro lado, no inicies una descarga desde un sitio web sin verificar que sus términos y condiciones lo permiten. Muchos de estos servicios limitan la distribución de los contenidos alojados en sus servidores, incluso si los subiste tú mismo.