Qué es Telegram y para qué sirve

Telegram es un servicio de mensajería instantánea. Fue lanzado el 14 de agosto de 2013 por Pavel y Nikolai Durov. Sus creadores se pusieron como objetivo que el servicio fuese, ante todo, rápido, seguro y optimizado. Su equipo de desarrollo se encuentra actualmente en Dubái.

Telegram es un servicio totalmente gratuito y sus creadores aseguran que nunca tendrá anuncios. Para mantener la infraestructura, en caso de ser necesario, su plan pasa por ofrecer pequeñas funciones de pago que no son esenciales. No obstante, oficialmente, su objetivo no es generar beneficios.

Todo el funcionamiento del servicio se basa en la nube. A diferencia de su principal competidor, WhatsApp, que no cuenta con aplicaciones nativas para tabletas u ordenador, Telegram está disponible para todo tipo de dispositivos. Tiene aplicaciones en todas las plataformas, incluyendo Android, y cuenta, además, con un extenso catálogo de clientes no oficiales. Éstos han sido desarrollados por terceros gracias a que su protocolo y su API son abiertos.

Aunque por definición, Telegram es una aplicación para enviar mensajes, va mucho más allá de eso. Se pueden enviar fotos, vídeos y archivos de cualquier tipo. Cuenta con un generoso límite de 200.000 personas para los grupos. Por el contrario, los canales, que son muy parecidos a las listas de difusión, permiten enviar contenido a una cantidad ilimitada de usuarios. En los últimos tiempos, esta serie de características lo han convertido en una excelente plataforma donde difundir información a cantidades muy grandes de personas.

Puedes usar Telegram para mucho más que enviar mensajes. Por ejemplo, permite realizar llamadas entre usuarios a través de la conexión de datos de nuestro teléfono. Estas son completamente gratuitas y no suponen un gasto excesivo de datos. Telegram también puede convertirse en un buen lugar donde almacenar archivos. En este sentido, es posible enviar ficheros de hasta 1,5 GB, no solo al resto de usuarios, sino también a nosotros mismos. Como funciona en la nube, lo que enviamos se sincroniza en todos los lugares que tengamos instalado Telegram y no ocupa espacio en nuestro almacenamiento.

Los bots son otra de sus funciones estrella. Estos chats automatizados son poderosas herramientas que se pueden utilizar para la atención al cliente, resolver dudas de los usuarios o compartir información. Telegram pone a disposición de todo el mundo una API específica para bots que los permite adaptar a cualquier uso y, por lo tanto, los convierte en una de las funciones más versátiles del servicio.

Resumiendo: Telegram es mucho más que mensajería instantánea. Lamentablemente, pese a todas sus bondades, no ha logrado sustituir a la competencia en la comunicación directa entre personas. Pese a ello, merece la pena dedicarle algo de tiempo para descubrir todo lo que puede ofrecer.