¿Es TutuApp seguro o peligroso?

TutuApp es una aplicación segura porque hasta la fecha no hay noticia de ningún problema con virus o malware. Su instalación no supone la descarga de aplicaciones no deseadas ni la aparición de publicidad en el sistema o durante la navegación. Sin embargo sí puede llegar a ser una aplicación peligrosa. Existen diferentes motivos por los que puede considerarse una aplicación en la que no confiar para instalar aplicaciones, simplemente atendiendo a cuestiones de privacidad del usuario y permisos requeridos en el dispositivo.

Nos encontramos con que la instalación requiere acceder a toda la información de redes wifi a las que nos conectamos, al sistema de archivos de la tarjeta SD, a las funciones de localización del dispositivo, a la agenda de contactos del usuario o a la localización a través del GPS del dispositivo. TutuApp explica en sus condiciones de uso que pueden monitorizar y retener toda la información que el usuario envía hacia sus servidores, incluyendo sus comunicaciones en salas de chat o en mensajería o sus publicaciones en foro.

Al mismo tiempo dicen esforzarse para proteger la información privada del usuario de cualquier acceso o uso no autorizado. No obstante advierten que en este aspecto hay demasiados factores que van más allá de su control y dicen algo que es obvio: que ninguna comunicación a través de Internet es 100% segura. Resumiendo, que cualquier información que el usuario emita hacia TutuApp es a cuenta y riesgo de éste y no del servicio que ellos manejan.

Si pensamos en la distribución de malware, tiendas como Google Play Store o App Store someten a todas sus apps a estrictos controles que evalúan aspectos de seguridad. Tiendas alternativas como este TutuApp no controlan de forma tan exhaustiva las apps que comparten por lo que es habitual tener problemas relacionados con la seguridad o con la integridad de datos e información privada del usuario.

Veamos, que esto es decir en cuanto a privacidad lo que es obvio y que el usuario puede creerse… o no. Todo el mundo sabe que en Internet nunca hay nada seguro y que la información considerada privada puede dejar de serlo en un instante: sobre todo si no se invierte suficiente en seguridad o si hay demasiada gente interesada en la información que un servicio online pueda estar manejando (particularmente si son datos con los que chantajear a un usuario o pueden servir para obtener algún tipo de rédito económico).